Prueba: Renault Clio 1.0 TCe 100 CV Zen

9 septiembre, 2020
J. ROBREDO
Polivalencia racional
A FAVOR EN CONTRA
Habitabilidad y maletero al alza Ausencia de 6ª marcha
Buen nivel de prestaciones Consumo no tan bajo
Confort y silencio de marcha Tren rodante excesivo
Relación precio/equipamiento
   

Como la competencia dentro del sector más comercial del mercado, el de los utilitarios polivalentes urbanos, sigue siendo máxima, Renault lanzó el año pasado la quinta generación de su popular Clio, un modelo totalmente nuevo aunque visualmente muy próximo al anterior, que estrena plataforma (la CMF-B de la alianza Renault/Nissan) ya diseñada para motorizaciones convencionales e híbridas, buscando revalidar el éxito de un coche del que se han vendido 15 millones de unidades desde 1990, entre las cuatro generaciones sucedidas hasta hoy. Lo hemos probado en su versión más interesante en gasolina (la 1.0 TCe de 100 CV) en su máximo nivel Zen, a la venta por 17.209 euros.

Aunque se presenta bajo un diseño muy continuista (hasta el punto de parecer que se trata de un “restyling”) esta quinta generación Clio es un modelo totalmente nuevo, cuya mayor novedad externa estriba en su frontal, evolución del anterior y ahora más similar al de sus hermanos más recientes. Se ofrece en 11 colores de carrocería, de ellos tres nuevos (azul Celedon, marrón Vison y sobre todo, el atractivo Naranja Valencia de la unidad probada) y tres paquetes de personalización opcionales (en rojo, naranja y negro). Su tren rodante monta llantas de 15” a 17” (estas últimas caso de nuestra unidad en nivel Zen, con neumáticos opcionales de 205/45 R17).

Prueba Renault Clio 1.0 TCe 100 CV Zen: Más grande por dentro

Sus medidas externas apenas cambian: mide 4,05 m de largo, (1,5 cm menos), ganando sobre todo en anchura (1,80 m, casi 7 cm más) sin apenas variación de altura (casi un cm menos, 1,44 m), sobre una plataforma con una notable distancia entre ejes (2,58 m, una batalla muy considerable -y eso que es casi un cm más corta que antes- para su categoría y superior a la de sus principales rivales (Opel Corsa, Peugeot 208 o Seat Ibiza). Pese a ello y aunque mejora sus cotas de habitabilidad, no le saca tanto beneficio en las plazas traseras, cuyo espacio para piernas resulta algo limitado.

Pero ofrece espacio suficiente para que 4 adultos de buena talla viajen cómodamente, y con un buen maletero (340 litros en la versión probada, que se queda en 315 en los diésel por culpa del depósito del líquido AdBlue del sistema de catalización selectiva SCR). En todo caso es una ganancia notable que le sitúa entre los mayores de su clase, al que hay que añadir de propina otros 26 litros extra que suman los diversos huecos portaobjetos del habitáculo, lo que tiene su mérito sobre todo cuando no se crece de tamaño.

Renault ha cuidado igualmente la insonorización interior, con un aislamiento muy mejorado tanto del ruido del motor y rodaje, como del aerodinámico, (2 dB menos hasta 130 km/h), fruto también del carenado de bajos y el nuevo rediseño de las tomas frontales de aire que rebaja su coeficiente Scx de 0,67 a 0,64.

Pero sí se debe resaltar la mejora en habitabilidad de este nuevo Renault Clio, máxime sobre una carrocería 1,5 cm más corta con una plataforma de igual batalla que antes (incluso casi un cm menos). Así, aumenta mucho su cota de anchura interna, ya por encima de la media de su segmento, y el espacio trasero para piernas alcanza los 64 cm (como el del Dacia Sandero), con una anchura posterior de 1,37 m, que aunque sigue siendo algo escasa para acoger tres adultos, resulta suficiente para el quinto pasajero en trayectos medios y cortos.

También tiene mérito que un coche 1 cm más bajo mejore su altura libre al techo (casi un metro delante y algo más de 94 cm detrás), para acoger adultos de buena talla sin problemas (sobre 1,95 m delante y 1,85 m detrás). También es digno de elogio que los 40 litros más (VDA) de ganancia del maletero se obtengan manteniendo bajo su piso una rueda de repuesto convencional (que aunque no sea igual a las 205/45 R17 del nivel Zen, es una 185/60 R15, con más agarre que una de emergencia), con la posibilidad de dividir mediante una placa divisoria su volumen en dos alturas, creando un doble fondo en la superior que además enrasa con la superficie de carga de los asientos posteriores abatidos.

El único reparo es un umbral de carga algo alto, debido sobre todo a que el portón no baja demasiado. Y todo con una gran calidad de revestimientos y ajustes, y con huecos portaobjetos más grandes (guantera incluida, que a su tamaño añade el estar iluminada). Y de propina, posibilidad de soporte de recarga inalámbrica de móviles al pie de la consola, con piso antideslizante de goma.

Prueba Renault Clio 1.0 TCe 100 CV Zen: Interior optimizado

Por dentro, el diseño del salpicadero es muy distinto al del anterior Clio, con mayor calidad percibida y revestimientos de mejor tacto y más fáciles de limpiar, sobre todo en el nivel Zen probado, con materiales tacto suave en salpicadero, paneles de puerta y contorno de la consola central. El cuadro es mayor, con pantallas de mayor tamaño (de 9,3” la multimedia central, mayor incluso que la de 8,7” del Espace y Talismán) y el freno de mano eléctrico por tecla (a nuestro juicio un paso atrás, pero la moda es muy tirana; por suerte es sólo opcional).

La pantalla central de 9,3” –o mejor dicho, de 23,6 cm- es de serie con el pack Multi Sense en el nivel Zen, y con ella viene también de serie el navegador con conexión gratuita a Internet durante 3 años (y actualizaciones de software y mapas, búsquedas a través de Google Search, localización de puntos de interés, información del tráfico y del tiempo, etc. También permite la elección de tres modos de conducción). Bajo esta pantalla multimedia central Easy Link de Renault, compatible con Android Auto y Apple CarPlay, hay una serie de botones para el acceso directo a varias funciones (climatización, calefacción de asientos, bloqueo de puertas, asistente de aparcamiento, cámara de visión exterior…) y las del sistema Multi-Sense, que permite elegir entre varios programas de conducción, así como la iluminación ambiental (8 colores disponibles).

Y a la derecha de la columna de la dirección está el mando de control del equipo de audio (selección de emisoras de radio, volumen, etc), integrado en el habitual “satélite” de Renault, de uso sencillo e intuitivo, ya que se maneja bien al tacto sin dejar de mirar la carretera (lo que no es posible desde la pantalla, y eso que al estar en la zona alta de la consola y ligeramente orientada hacia el conductor no hay que apartar mucho la vista para consultarla).

El cuadro es también digital en este nivel Zen (con pantalla de 7”, pudiendo incluir los datos del navegador) con ajustes “multi sense”. El volante es un poco más pequeño y de aro más grueso, con resaltes para los pulgares y un airbag central más compacto para mejorar la visibilidad del cuadro, y la palanca del cambio es más corta y situada en una posición un poco más alta. La consola puede personalizarse con los packs interiores y luce un borde exterior iluminado, ofreciendo por abajo los huecos portaobjetos y el soporte para la recarga por inducción del teléfono.

En general, el puesto de conducción está bien resuelto para todas las tallas gracias al amplio recorrido de asientos y volante, aunque respeta la configuración esencial de turismo, o sea sentado no muy alto y con las piernas más bien estiradas. Puestos a poner algún reparo, la visibilidad podría ser mejor con un salpicadero menos sobresaliente y unos pilares de parabrisas más finos (van muy inclinados e interfieren en el campo visual, sobre todo en las curvas a derechas) y con una superficie acristalada algo más generosa (sobre todo por detrás). Al menos podemos contar con una cámara de visión trasera y hasta perimétrica a 360º.

Prueba Renault Clio 1.0 TCe 100 CV Zen: Mecánica solvente

En cuanto a motor, hemos elegido el 1.0 TCe 100 CV como acceso lógico de gama en gasolina, con un motor turbo de 3 cilindros y un litro, con suficiente par (16,3 mkg) como para permitir una conducción cómoda en todo tipo de uso. Cierto es que el 1.0 SCe de 72 CV (disponible desde 13.117 euros) ha sido actualizado con inyección directa, pero su carácter atmosférico con sólo 9,7 mkg de par le limita mucho. Además de no ser el mismo bloque (monta el tricilíndrico del Twingo, con distintas cotas de cilindros).

El TCe 100 CV es el mismo motor del 1.33 TCe 130 CV con un cilindro menos, a partir del mismo bloque de 4 cilindros que ya montan los Mégane y Scénic y la Clase A de Mercedes, y también este nuevo Clio con el cambio EDC7 de doble embrague y 7 relaciones, inyección directa y las mismas cotas de cilindros del TCe 100 CV pero con un cilindro más, hasta cubicar 1.333 cc. Pero a cambio de pagar 2.700 euros más (aunque con caja automática EDC, claro), mientras que con 101 CV a 5.000 rpm este TCe 100 se muestra mucho más ágil que el anterior 0.9 TCe de 90 CV, y sus 16,3 mkg a 2.750 rpm (con más de 15 mkg hasta las 4.000 rpm) le confieren una elasticidad muy agradable, pese a ir alimentado por inyección indirecta.

Pero es un motor moderno, todo de aleación ligera, multiválvula y con distribución por cadena; ciertamente vibra un poco más a bajo régimen y exige una cierta sensibilidad en el pedal al acelerar (parece que acusa un poco más el “gap” del turbo), y su único reparo sería un consumo no demasiado bajo (en relación sobre todo al de su hermano de 4 cilindros que probamos en el Mégane), quizá por culpa de un cambio de sólo 5 marchas en vez de las 6 ya generales.

Por lo demás está muy bien filtrado y resulta claramente más brioso que el anterior 0.9 TCe. Renault anuncia para este 1.0 TCe 100 CV los 187 km/h de velocidad punta y 11,8 segundos en el 0-100 km/h, unos registros casi al nivel del 1.5 Blue dCi turbodiesel de 116 CV (que gasta menos pero es más caro, ya con cambio de 6 marchas). Nuestra unidad ha hecho los 11,5 segundos en 0-100 km/h y superado los 180 km/h (en modo Sport y 5ª rozando ya las 5.000 rpm, señal de que no va muy corto de desarrollos), y nos ha satisfecho mucho su respuesta entre 2.000 y 4.000 rpm, el abanico de uso más corriente. A cambio su apetito no es tan bajo, ya que ha gastado en modo Eco casi lo mismo que el 1.33 TCe de 140 CV en el Mégane; un poco menos en el crucero turístico de carretera (4,8 lts/100 km, por 5 el Mégane), casi lo mismo en autovía (6,1) y dos décimas menos en ciudad (7,2 lts/100 km por 7,4 el Mégane).

Siguen siendo consumos muy discretos, pero a menudo nos hacen pensar si merece la pena bajar de 4 cilindros para esto… También es verdad que una 6ª ayudaría a disminuir un poco el consumo en autovía (pero no el urbano) y que los neumáticos de 205 son algo excesivos por peso y prestaciones, pero en todo caso no hay milagros: la potencia, venga de un litro de cubicaje o de litro y medio, sale siempre del consumo de energía. En todo caso un consumo medio de 6 l/100 km nos parece de lo más razonable para un polivalente de gasolina…Habrá que ver cuánto gasta este Renault Clio TCe 100 CV Zen cuando llegue el X-Tronic automático, y sobre todo las versiones bi-fuel (a gasolina y gas GLP, muy interesantes por su etiqueta ECO). Aunque quienes apuesten por el mínimo consumo quizá deban pensar en la versión híbrida E-Tech (no enchufable).

Prueba Renault Clio 1.0 TCe 100 CV Zen: Comportamiento sano y sin sombras

A nivel de chasis, Renault ha procurado mejorarlo partiendo de las suspensiones ya conocidas, por eje anterior independiente Mac Pherson y posterior semiindependiente torsional, mejorando su progresividad de reacciones dentro de un buen nivel de confort sin merma de su capacidad de maniobra, con más calidad de rodaje y mayor aislamiento exterior, haciendo de este Clio un coche más rutero. Y todo sin exagerados trenes rodantes (desde ruedas de 15” y 16” con neumáticos de 185/65 R15 y 195/55 R16, a las de 17” con 205/45 R17 en el nivel Zen probado, con el pack Look Zen), ni tampoco de frenos (discos delanteros ventilados de 280 mm y macizos de 260 mm detrás).

La dirección presenta un buen diámetro de giro (10,4 m, 20 cm menos) siendo suficientemente rápida (2,7 vueltas entre topes), con un peso final bastante contenido (1.178 kg en el nivel Zen probado) a pesar de haber ganado 80 kg más sobre el de su antecesor de similar motor (el 1.0 TCe de 90 CV). Primer Renault con la plataforma CMF-B (que ahora compartirá con el nuevo Captur y el nuevo Nissan Juke), tiene un 85% de piezas nuevas sobre su antecesor, más chapas de acero UHL (ultra alta resistencia) y muchas de ellas soldadas y pegadas con adhesivo estructural.

A nivel dinámico, este nuevo Clio ha ganado bastante, con más aplomo de rodaje, mejor amortiguación y una mayor sensación de seguridad y estabilidad en vías rápidas, propia de modelos más grandes. Está al nivel de un Ford Fiesta, por ejemplo, que es ya mucho decir, aunque quizá sin llegar a la rapidez de reacciones de los Volkswagen Polo o Seat Ibiza. Y si no llega no es tanto por bastidor como por una dirección que no acaba de transmitir del todo el tacto del piso y un cambio de recorridos algo largos.

A cambio, esa suavidad de cambio y dirección le permite un alto nivel de confort, que sería mayor si en vez de las ruedas de 205/45 R17 montara las originales de 195/55 R16. Ya hemos criticado más de una vez los neumáticos de 205 en perfil 45 (a nuestro juicio este perfil exige como mínimo 225 de ancho) porque reducen mucho la altura del cojín de aire y perjudican el confort sobre mal piso. Pero como la moda de las ruedas “gordas” sigue en auge, pues a aguantarse tocan (o mejor mantener la monta original de 195/55 R16, más adecuada para un uso turístico, incluso rápido). Las llantas de 17” forman parte del pack Look Zen, que aunque barato (por 350 euros trae las ruedas de 205/45 R17 y las lunas sobretintadas) es perfectamente prescindible.

Por lo demás, este Renault Clio TCe 100 Zen se muestra muy noble y manejable en todo tipo de conducción, con unas reacciones al volante muy similares a las de su predecesor lo que le hace fácil de conducir para todo tipo de usuarios. Con una gran seguridad activa con sus ayudas de conducción (trae de serie control de crucero activo con programador y limitador de velocidad, lector de señales de tráfico, frenada de emergencia con sensor de peatones y ciclistas, y hasta faros de diodos), la suavidad de pedales, dirección y cambio permite hacernos muy pronto con el coche, y el cambio al final resulta bastante preciso incluso en uso deportivo, con el único reproche de la ausencia de una sexta para cerrar un poco más entre sí las 3 marchas superiores. Pero al límite balancea poco, se apoya en curvas cerradas de una vez, sin cabeceos, y sólo los rebotes sobre mal piso llegan a descolocarlo un poco, fácilmente corregibles a golpe de volante, con trazadas limpias y sin sorpresas. Probado al límite sobre mojado y con un calzado no muy de nuestro gusto (las Continental EcoContact), la verdad es que hemos quedado satisfechos.

Prueba Renault Clio 1.0 TCe 100 CV Zen: Buen precio para lo que ofrece

Finalmente, de los tres niveles de equipamiento Intens, Zen y RS Line (no contamos el Life ya que va unido a la motorización de acceso SCe 75), el Zen nos parece el más completo y racional (el RS Line tiene más sentido con el motor TCe 130), siendo al fin y al cabo el propio de un alto de gama. Trae de serie además de lo ya citado, climatizador (no bizona), sensores de lluvia y luz, equipo de sonido, cuadro digital de 7”, volante multifunción en piel, Bluetooth, USB, sensores de aparcamiento traseros, 4 elevalunas eléctricos, acceso y arranque sin llave, faros antiniebla (por diodos), retrovisores térmicos con mando y plegado eléctrico, llantas de aleación de 16”, etc.

Luego en opción puede equipar la alerta activa por cambio involuntario de carril, el control de crucero inteligente con asistente en atascos (Stop & Go), sensor de presencia de vehículos en ángulo muerto, y el Multi Sense con cámaras de ayuda en maniobras (de visión trasera y perimétrica). Y todo ello sin olvidar que desde el nivel Intens ya viene de serie con 6 airbags, ESP+TCS y ayuda al arranque en cuesta, aire acondicionado (manual), alerta de distancia de seguridad, asistente de carril, control de velocidad, cuadro digital, frenada de emergencia asistida, llamada SOS (e-Call), luces diurnas de diodos, retrovisores eléctricos, sistema Easy Link con pantalla multimedia táctil de 7″ y volante regulable en altura y profundidad.

Si pensamos en todo lo que ofrece este Renault Clio TCe 100 Zen por 17.209 euros, es lógico pensar que toda esta completa dotación en un coche para todo y para todos resulta muy competitiva frente a sus rivales. Incluso con algún pack opcional (el Multi Sense o el Navegación) podemos movernos en el precio de salida (que ya cuenta con un descuento promocional de 1.250 euros). En resumen, un coche muy racional y atractivo para quienes buscan funcionalidad y confort sin deslumbrarse por la moda SUV.

CARACTERISTICAS TECNICAS  
MOTOR: Posición Delantero transversal
Combustible Gasolina 95 NO
Nº de cilindros y disposición 3 en línea
Cilindrada (cc.)-Diámetro x carrera (mm) 999 – 72,2  x 81,4
Relación de compresión 10,5 a 1
Potencia máxima (CV a rpm) 100 a 5.000
Par máximo (mkg a rpm) 16,3 a 2.750
Material bloque-culata Aleación – Aleación
Distribución: Árbol de levas En culata (2)
Accionamiento Por cadena
Válvulas (número) En culata (16)
Refrigeración Líquido anticongelante
Alimentación (inyección) indirecta multipunto + Turbo GVT
Encendido Electrónico integral
TRANSMISIÓN: Tipo de tracción A las ruedas delanteras
Embrague Monodisco en seco
Desarrollos cambio (Km/h a 1.000 rpm)  
1ª-2ª-3ª-4ª-5ª 6,8-12,9-20,5-28,0-38,3
SUSPENSIÓN  
Delantera: Independiente por eje pseudo MacPherson, muelles helicoidales, amortiguadores hidráulicos telescópicos de gas y barra estabilizadora (– mm).
Trasera: Semiindependiente, por eje torsional programado, muelles helicoidales y amortiguadores hidráulicos telescópicos de gas.
FRENOS: Disposición doble circuito En diagonal
Servofreno – Antibloqueo ABS Sí-Sí
Delanteros (diámetro en mm) Discos ventilados (280)
Traseros (diámetro en mm) Discos (260)
DIRECCIÓN: Tipo (asistencia) De cremallera (sí)
Diámetro de giro (m) –Vueltas de volante 10,4– 2,7
RUEDAS: Llantas (medida en pulgadas) Aleación (6,5 x 17)
Medida neumáticos 205/45 HR17
Marca neumáticos Continental Eco Contact
CARROCERÍA: Tipo (nº de puertas) Berlina (5)
Longitud – anchura – altura (m) 4,05 – 1,80 – 1,44
Batalla – Vías delantera/trasera (m) 2,58 – 1,51 / 1,50
Peso en vacío (kg) 1.178
Capacidad depósito – maletero (lit.) 42 – 340 / 1.220

PRESTACIONES

   

Procedencia de datos

Motor Mundial

Oficial

Velocidad máxima (km/h)

182

187

Aceleración (seg.)

   

De 0 a 100 km/h

11,5

11,8

400 m. salida parada

16,2

1.000 m. salida parada

31,9

Recuperación (seg.)

   

Desde 50 km/h en 4ª

   

400 m.

15,7

1.000 m.

32,5

     

Desde 50 km/h en 5ª

   

400 m.

16,8

1.000 m.

34,6

     

CONSUMOS

 

Datos oficiales de la marca (WLTP)

 

Urbano

6,8

Extraurbano

4,9

Mixto

5,2

Emisiones CO2 (g/km)

117

   

Datos de Motor Mundial

 

Promedio a 90/100 km/h

4,8

Promedio a 120/130 km/h

6,1

Ciudad

7,2

Medio

6,03

   

PRECIO DE VENTA AL PÚBLICO:

17.209 euros

GARANTÍA:

2 años ó 100.000 km

Galeria de fotos