El Renault Arkana ya se vende en España

7 abril, 2021
J. ROBREDO
Llega el SUV deportivo

Para completar su oferta SUV, ya presente en tres segmentos muy definidos cubiertos con los Captur, Kadjar y Koleos, Renault lanza ahora el Arkana, un SUV de diseño coupé de 5 puertas con imagen deportiva y motores hibridados.

Realizado a partir de la plataforma modular CMF-B de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, que también utilizan los Clio, Captur, Mégane, Kadjar y el Nissan Juke, en realidad esta plataforma escalable es muy elástica, pudiendo estirar su batalla hasta los 2,72 m, para hacer de este Arkana un SUV del segmento C mayor que los del segmento compacto, con sus 4,57 m de largo (10 cm menos que el Koleos), aunque sin llegar a los grandes SUV familiares del segmento D con tres filas de asientos.

Fabricado en la planta coreana de Busan, que Renault mantiene con Samsung, este Arkana se basa en el “show car” del mismo nombre que ya anticipó la marca francesa en 2018, conformando una nueva oferta de SUV coupé, con motores de gasolina híbridos (el E-Tech y el híbrido ligero a 12V) y ofrecido en tres niveles de acabado: Intens, Zen y R.S. Line, contando este último con un color de carrocería exclusivo (naranja Valencia metalizado) con insertos en negro a contraste, llantas específicas (Shadow), doble salida de escape, y parachoques con perfiles decorativos en rojo.

Diseño fluido y aerodinámico

Mide 4,57 m de largo por 1,82 de ancho y 1,57 de alto, lo que le sitúa entre el Kadjar y el Koleos, pero con una silueta muy distinta, con su zaga inclinada tipo coupé. Su estampa es, salvo por detalles, casi igual a la del Renault Arkana que la marca del rombo presentó en 2018 para el mercado ruso. Pero aquél era una evolución superior del Dacia Duster, mientras que este nuevo Arkana utiliza la plataforma CMF-B, común a todos los últimos SUV de Renault.

Estéticamente no deja de ser una apuesta atrevida, ya que con el Arkana un constructor generalista como Renault se mete de lleno en un segmento hasta ahora coto de las marcas “premium”, pero es una muestra de la voluntad de la marca gala en seguir los gustos del mercado más allá de los nichos más elitistas, con una oferta dirigida a todos los públicos. Este SUV de 5 plazas se mueve en un hueco de mercado sin muchos rivales directos, ya que la oferta se concentra en SUV normales como los Citroën C5 Aircross, Peugeot 3008/5008, Toyota RAV4 o Nissan X-Trail, aproximándose más a los que tienen un aspecto más coupé como el Mazda CX-30 o el Cupra Formentor, que en su misma horquilla de precio son algo más pequeños.

En todo caso presenta una estampa propia y distintiva, manteniendo las señas de identidad frontal de los SUV Renault, con su gran rombo central. Aunque no tiene tracción total cuenta con una notable altura libre al suelo (20 cm) y la sensación general de altura, con su alta cintura, es bastante notable, incluso desde la zaga pese a los grupos ópticos horizontales, unidos por una banda central. Su diseño es sin embargo bastante clásico y armonioso, lejos de los trazos y aristas angulosas de algunos de sus rivales, completado por una oferta de colores muy lograda, desde el blanco Glaciar (el único sólido) a los metalizados blanco Universal, negro Sport brillante, gris Tornado, azul Zanzíbar, rojo Deseo y el ya citado naranja Valencia, exclusivo de los Arkana R.S. Line, pudiendo llevar el techo en negro, a contraste. Su tren rodante puede llevar llantas de 17” (Intens) o de 18” (Zen y R.S. Line).

Interior muy amplio

El Arkana presenta un habitáculo bastante amplio, con una notable altura al techo y para piernas, incluso en las plazas traseras a pesar de la pronunciada caída del techo. Su salpicadero incluye un cuadro de instrumentación digital (de 4,2”, 7” ó 10,2”) y una pantalla central multimedia (de 7 ó 9,3”), en vertical la mayor de las dos. Tenemos 4 tomas USB (dos delante y dos detrás) y soporte de recarga inalámbrica de móviles (por delante del selector del cambio).

Destaca el llamativo acabado interno del nivel R.S. Line, con salpicadero y paneles de puerta en símil fibra de carbono, pedalier metalizado, detalles en rojo (hasta en los cinturones de seguridad), volante exclusivo y tapicería mixta en textil y piel. Por lo demás, el diseño coupé no está reñido con la funcionalidad, con más de 26 litros de volumen útil por todo el habitáculo incluyendo portabotellas de litro y medio en puertas, soporte de carga inalámbrica del móvil o una red portabolsas junto al asiento del acompañante delantero.

Los 513 litros de volumen de maletero (480 l en los híbridos E-Tech), pueden llegar a casi 1.300 (1.296 y 1.263 en el E-Tech) con los asientos traseros plegados (1,87 m de fondo útil), y el piso puede fijarse a dos alturas.

Hibridación en dos niveles

En cuanto a la mecánica, de momento hay dos versiones a la venta con motores de gasolina y apoyo eléctrico: una microhíbrida a sólo 12 voltios (TCe 140 CV) y otra híbrida no enchufable (E-Tech, con 143 CV). A nuestro juicio y dado que ambas dan acceso sólo a la etiqueta medioambiental ECO, para los que hacen pocos kilómetros al año y no pisan la ciudad, nos parece más interesante la TCe (que también se ofrecerá en breve en versión de 160 CV), dado que parte del motor 1.33 que Renault comparte con Mercedes (el 4 cilindros de 1.333 cc, turbo y de inyección directa) que ya montan los Megane y Captur, junto a una hibridación ligera a 12 voltios.

Resulta extraño que Renault se haya quedado con este voltaje, el normal de servicio del coche, para una hibridación motriz, en vez de elegir los ya casi universales 48 voltios, o por lo menos a 24… Con sólo 12V de tensión, la ayuda eléctrica se reduce mucho y dificulta un uso intensivo del sistema (no hay desconexión del motor de combustión hasta que no se rueda a menos de 7 km/h). Aún así homologa un consumo mixto de solo 5,8 l/100 km. Los TCe además llevan filtro de partículas de gasolina y cambio EDC automatizado de 7 relaciones.

El Arkana E-Tech sin embargo ofrece el mismo tren motriz híbrido del Clio E-Tech híbrido, y que también se ofrece en los Captur y Mégane. Es el conjunto híbrido no enchufable (más adelante quizá venga el enchufable) bajo la arquitectura híbrida llamada «serie-paralelo». Monta un 4 cilindros 1.6 de gasolina de origen Nissan con 91 CV al que se suman dos motores eléctricos, uno de 36 kW y otro de 15 kW que sirve también de motor de arranque de alta tensión HSG (High-Voltage Starter Generator). Y en lugar del cambio EDC tenemos la famosa caja multimodo de «crabots» que prescinde de embrague, completando el grupo motopropulsor.

La batería es la de ion-litio de 1,2 kW/h (230V) y sólo 11 kg de peso, y la suma de los motores eléctricos y esta peculiar transmisión (unida al segundo motor eléctrico) suaviza los cambios de marchas, sin pausas de uno a otro, fruto según Renault de su experiencia en la Fórmula 1. El primer motor eléctrico actúa siempre al arrancar (por eso no llevan embrague), de modo que el arranque es siempre 100% eléctrico, y ya tenemos una autonomía en modo eléctrico más notable, aunque insuficiente para gozar de la etiqueta medioambiental “Cero”. Con todo, el consumo combinado ponderado es de 4,9 l/100 km.

Por lo demás, tenemos las ayudas a la conducción que ya disfrutan los últimos Renault, dentro del conjunto Renault Easy Drive, como el control de crucero inteligente con función de frenada y arranque automáticos (Stop&Go) hasta los 160 km/h (combinado con el asistente de mantenimiento de carril, para mantener el coche centrado en el mismo), frenada de emergencia con reconocimiento de peatones y ciclistas, sensor de presencia en ángulo muerto, lector de señales de tráfico, alerta de tráfico posterior cruzado, cámara de visión periférica…

También puede contar con asistente de aparcamiento semiautomático (Easy Park Assist), para entrar y salir de huecos en batería o en línea, conexión 4G de suministro de datos en tiempo real, actualización de cartografía vía internet, control remoto de funciones del coche vía teléfono móvil… y tiene un nivel 2 de conducción autónoma. En resumen, un atractivo SUV deportivo, actual y competitivo para quienes no necesitan lucir marca “premium”.

Los precios del Renault Arkana

Versión

P.V.P. (€)

P.V.P. * (€)

Intens 1.3 TCe 140 CV EDC

27.080

25.745

Intens E-Tech 140 CV

28.480

27.075

Zen 1.3 TCe 140 CV EDC

29.180

27.740

Zen E-Tech 140 CV

30.580

29.070

R.S. Line TCe 140 CV EDC

31.780

30.210

R.S. Line E-Tech 140 CV

33.200

31.559

* Con promoción de lanzamiento

Galeria de fotos