Volkswagen Taigo 2022, el nuevo SUV coupé alemán

5 agosto, 2021
J. ROBREDO
Solo con motores gasolina

La marca nuclear del grupo germano presenta el Volkswagen Taigo 2022, un nuevo SUV compacto tipo coupé que se suma a la oferta existente de los T-Cross y T-Roc, desarrollados respectivamente a partir de los Polo y Golf.

Sorprende este exceso de oferta en un segmento ya muy competido, con el riesgo de que canibalice a sus hermanos, pero también es verdad que a la marca no le cuesta apenas este lanzamiento (es la versión europea del Volkswagen Nivus brasileño) que le sirve para presumir de oferta tipo SUV coupé en el segmento más comercial del mercado.

Desarrollado sobre la plataforma MQB, la plataforma modular del grupo para motor transversal y tracción delantera, aquí en su versión menor A0, este Taigo nace como “crossover” subcompacto polivalente y deportivo, con 4,27 m de largo por 1,76 de ancho y 1,49 de alto, con una batalla de 2,56 m, apenas un par de mm más que la de los Polo y T-Cross de los que deriva. Su alto grado de piezas en común con ellos ha animado a la marca a lanzar este Nivus europeo, que se fabricará en la planta navarra de Landaben donde estos se producen, por lo que asistimos al tercer Volkswagen “made in Spain” producido simultáneamente en la misma.

Diseño sin estridencias, marca de la casa

Estéticamente hay que decir que el Taigo resulta bastante agraciado, con una estampa realmente mixta entre turismo y “crossover”. El frontal resulta bastante sobrio y equilibrado, con un paragolpes que resalta su anchura y una vista lateral donde se aprecia una cintura no demasiado alta, con grandes pasos de rueda y un deflector de techo ampliado respecto al del T-Cross para mayor aerodinamismo y funcionalidad. Detrás, tenemos una zaga con grupos ópticos partidos entre portón y aletas, horizontales y unidos por un perfil luminoso continuo que acentúa la anchura del vehículo y refuerza su aspecto deportivo.

El portón, dominado por su inclinada luneta, baja bastante y libera un maletero de 438 litros de volumen útil pese a su silueta tipo coupé, casi el mismo del T-Cross (470). Su diseño es obra de Marco Pavone, jefe de diseño de exteriores de Volkswagen y responsable de su nueva zaga con los pilares traseros C muy inclinados para proporcionarle ese aire de SUV coupé de 5 puertas. Frente al T-Cross resulta más bajo y largo, repitiendo su misma altura libre al suelo (18,5 cm), al tiempo que frente al Polo ofrece una mayor amplitud y altura interna (más de un metro libre al techo delante y casi 95 cm detrás).

Su tren rodante recurre a llantas de 16” a 18” (éstas últimas opcionales) y se ofrecerá en nada menos que 8 colores de carrocería (de ellos sólo dos lisos normales, siendo los demás metalizados (5) más uno perlado, pudiendo combinarse todos con el techo negro a contraste (salvo lógicamente el negro) en el denominado “Roof Pack”.

Niveles de equipamiento

Volkswagen anuncia 4 niveles de acabado, uno básico –Taigo– que sin embargo incorpora de serie el paquete Taigo con Front Assist (la frenada autónoma de emergencia) y el Lane Assist (el aviso por salida involuntaria de carril), además de faros de diodos, aire acondicionado y cuadro digital (el Digital Cockpit básico de 8”, con pantalla multimedia de 6,5”). Y de propina, ajuste eléctrico de retrovisores externos y cuatro alzacristales eléctricos.

Pero sin duda el siguiente nivel Life será el más comercial y demandado, ya que refuerza su imagen son detalles como las barras de techo negras, el frontal con parrilla transversal metalizada, llantas de aleación de 16” y mejoras internas como el volante multifunción forrado en piel, una toma extra USB-C y refinamientos tales como la proyección lumínica al suelo del logo del modelo desde las luces en los retrovisores externos, junto a la posibilidad de contar con techo panorámico practicable (opcional).

El salpicadero del nuevo Taigo presenta un ligerísima variación respecto del T-Cross

A continuación vienen los dos acabados máximos, el de lujo Style y el deportivo R-Line, que la marca sitúa al mismo nivel, con uno con el acento puesto en el confort y el otro en la deportividad. Los dos equipan el segundo nivel de faros de diodos matriciales (Matrix LED IQ-Light), de intensidad variable y cambio automático de cruce y carretera, llantas de 17” de diámetro (específicas en cada uno), faros antiniebla de diodos y el cuadro digital superior, el Digital Cockpit Pro (con pantalla de 10,25” para el cuadro y 8” para la multimedia central), distintos asientos y tapicerías (Art Velours, con una mixta opcional) y líneas extra de equipamiento (Black Style o Roof Pack) pudiendo subir las llantas hasta los 18” de diámetro -de serie vienen con 17”-.

Hay que decir que además de la pantalla multimedia de 8” (con el sistema Ready2Discover o el superior Discover Media) ésta puede subir hasta las 9,2” con el sistema Discover Pro. Y el climatizador Climatronic de serie puede añadir en opción mandos táctiles Climatronic Touch… Lo mismo como el paquete de diseño «Black Style» en el nivel R-Line o el equipo de sonido «Beats» (con 300W y 6 altavoces).

El control de crucero inteligente (IQ.DRIVE Travel Assist) se ofrece también en opción, y permite una conducción semiautomática hasta los 210 km/h, y dentro del Travel Assist tenemos además sistema de aparcamiento asistido, sistema de mantenimiento en el carril, frenada de emergencia con detección de peatones (hasta 85 km/h), frenado multicolisión para evitar que el coche no sufra un segundo choque tras un accidente o protección activa de los ocupantes (cerrando techo y ventanillas en su caso y tensando cinturones si el coche detecta un choque inminente), etc. Pero un detalle peculiar de los nivel Style y R-Line, como guiño a los Volkswagen ID, así como a los nuevos Golf, Arteon, Tiguan y Polo es que también puedan lucir en opción el perfil luminoso frontal de diodos como luz diurna, como fina banda horizontal en la parrilla.

De serie, todos los Taigo montan el sistema multimedia MIB3 con funciones a la carta (dentro del WeConnect y WeConnect Plus) y compatible con los entornos Android Auto y Apple Car Play, cuya tercera generación incluye una unidad de control online (eSIM) y «App ConnectWireless» (según nivel). Funciones como el acceso a servicios de “streaming”, el control por voz y la personalización basada en la nube mediante «Volkswagen ID» se incorporan dentro de los últimos servicios MIB3.1.

Motorizaciones conocidas

En el capítulo motriz, la oferta es la ya conocida en los Polo y T-Cross, sin opciones híbridas ni diésel: tres motores TSI de gasolina, con el tricilíndrico 1.0 turbo en 95 y 110 CV, y el 4 cilindros turbo 1.5 en 150 CV. El 1.0 TSI de 95 CV, viene de serie con un cambio manual de 5 velocidades y anuncia una velocidad máxima de 183 km/h, mientras que el 1.0 TSI de 110 CV monta de serie una caja manual de 6 marchas, pudiendo montar en opción un cambio automático DSG de 7 velocidades), y anunciando una velocidad máxima de 191 km/h. La opción más prestacional, el TSI 1.5, se presenta como el más potente del Taigo, con sus 150 CV, montando de serie el cambio DSG7 con el que anuncia una velocidad punta oficial de 212 km/h.

Dotados de tracción delantera exclusivamente, se supone que serán capaces de competir por precio con la competencia europea y asiática de este segmento, con precios de venta situados entre los 20.000 y los 25.000 euros. Volkswagen ya admite pedidos desde este verano, aunque todavía no hay precio oficial, y las primeras unidades no se entregarán hasta enero de 2022.

Galeria de fotos