Seat El-Born Concept

18 marzo, 2019
J. ROBREDO
Objetivo: enamorarse del coche eléctrico

La marca española mostró en Ginebra, todavía a título de «concept», el que será su primer modelo eléctrico puro basado en la plataforma MEB del Grupo Volkswagen, bautizado como Seat El-Born, haciendo un juego de palabras con el popular barrio barcelonés y su significado en inglés equivalente de “nacer” o «nacido».

Lo cierto es que hay también quien identifica a este Seat El-Born aludiendo a su naturaleza eléctrica (“borne”), el cual tomará la misma base del ya cercano I.D. Neo de Volkswagen, primer polivalente eléctrico compacto de la marca alemana anticipado por el híbrida eléctrica enchufable (PHEV), como continuación del Volkswagen I.D. Concept. El Seat El-Born será el segundo modelo eléctrico de la nueva era del grupo germano, y llegará al mercado a finales de 2020 o principios de 2021, poco después del I.D. Neo, con el que comparte plataforma (la modular MEB, común para todos los eléctricos de las marcas del grupo), motor y componentes.

Diseñado en Barcelona, en el centro de I+D de Seat, no se fabricará allí sino en la planta alemana de Zwickau, donde Volkswagen pretende concentrar su producción de coches eléctricos. De allí saldrá junto a su primo, el I.D. Neo, y más tarde también el híbrida eléctrica enchufable (PHEV), como continuación del Skoda Citigo eléctrico (y el propio híbrida eléctrica enchufable (PHEV), como continuación del Seat Mii eléctrico). Una concentración necesaria para una producción masiva que reduzca costes, en una planta ultramoderna y digital “4.0”como la sajona, en donde ahora Volkswagen monta el Golf, pero pronto dispondrá del triple de automatización actual y podrá fabricar hasta 330.000 coches anuales (repartidos entre 6 modelos de tres marcas del grupo, todos eléctricos), de modo que para 2021, cuando este Seat El-Born esté en plena producción, pueda llegar a fabricar 1.500 coches diarios.

Líneas cóncavas y convexas definen a este Seat El-Born

Seat El-Born Concept: diseño monovolumen atractivo

Su diseño, tipo monovolumen, nos recuerda inevitablemente a la segunda generación del Seat León, aunque con más aristas (como su original frontal con huecos cóncavos y convexos). Como ya viene ocurriendo en otras marcas, este Seat El-Born no lleva parrilla frontal (no la necesita siendo eléctrico, aunque también necesita refrigeración para las baterías, que deben trabajar entre 2º y 40 grados). Pero sí lleva ventiladores bajo la parte anterior para este fin, luciendo un frontal en dobles triángulos que quizá marque la pauta para futuros Seat.

En cuanto al lateral, presenta pasos de rueda con remate circular, ventanillas de custodia delanteras (como en un monovolumen), grandes ruedas de 20” y la zaga se remata con un marcado escudo difusor inferior, alerón final de techo –abierto en el centro- y unos grupos ópticos horizontales unidos por una banda central de diodos. Los pilares C van decorados en negro con un dibujo de rombos (lo mismo que la parte baja del frontal), buscando dar la impresión de “techo flotante”, junto al alerón de doble abertura y los grupos ópticos rectilíneos.

El gran difusor inferior, junto con la luz antiniebla central, son detalles más bien “concept” que probablemente no veremos en el coche de producción final. Luego, hay detalles como el nombre del modelo, a modo de firma en medio del portón, bajo el logo de Seat, que quizá se introduzca en futuros modelos de la marca, o el logo FR, que podría extenderse como variante deportiva también a los futuros eléctricos de Seat.

Pasos de rueda dimensionados para albergar llantas de hasta 20”

Seat El-Born Concept: carácter deportivo

Los directivos de la marca reclaman también la deportividad para este Seat El-Born, anunciando una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos (no hay datos de velocidad máxima ni de peso), gracias a una motorización eléctrica de 150 kW de potencia (204 CV) alimentada por unas baterías de alta densidad y 62 kW/h de capacidad, compatible con los supercargadores de corriente continua (CCS) de hasta 100 kW, con los que puede lograr un 80% de carga en unos 45 minutos. Pero nada se dice del tiempo normal de carga desde un enchufe doméstico (en todo caso, calculando a 7,2 kW/h máximo, no bajará de las 8 horas).

La autonomía anunciada es de 420 km bajo el ciclo WLTP, y como no podía ser menos, este El-Born se presenta también como capaz de un nivel 2 de conducción autónoma (pero sin soltar las manos del volante) con las diversas ayudas de conducción como control de distancia de seguridad, frenada automática ante peatones y ciclistas, control de trayectoria entre marcas delimitadoras de carril, asistente de aparcamiento semiautónomo, arranque y parada automáticas en retenciones, etc. Y como detalle novedoso, incluye un avanzado sistema de gestión térmica interior por bomba de calor, capaz de aumentar la autonomía en las condiciones ambientales más extremas. La bomba de calor reduce el consumo de la calefacción eléctrica, llegando a ganar hasta 60 km de autonomía en entornos especialmente fríos.

Seat ha trabajado mucho en la mejora de la eficiencia aerodinámica, tanto de la carrocería como del tren rodante, con unas llantas altas y estrechas (20”) con diseño de efecto turbina periférico, no tanto para refrigerar los frenos (que maldita la falta que hace en un coche eléctrico) como para evitar turbulencias.

El minimalista salpicadero del Seat El-Born está presidido por una enorme pantalla táctil central de 10″

Seat El-Born Concept: amplio interior de monovolumen

Luego, en el interior, predomina un diseño limpio y minimalista para resaltar la amplitud que permite un diseño más bien monovolumen, con el habitáculo muy adelantado dado que no hay un motor de combustión bajo el capó y las ruedas se ubican en las esquinas de la carrocería para aprovechar al máximo el espacio. Los ocupantes van sentados sobre la batería de iones de litio, que ocupa la parte baja del piso, liberando el máximo espacio funcional, incluso desde el salpicadero, liberado del sistema de climatización, colocado en el vano motor.

Al volante, el conductor se encuentra ante un generoso cuadro digital tras un volante deportivo achatado (tipo FR), mientras que una gran pantalla táctil flotante de 10″ corona el salpicadero, en cuya base se sitúan los mandos de la climatización. El resto queda libre, con un gran hueco en la consola central entre los asientos, suficiente para alojar una bolsa de la compra. La botonera del cambio se sitúa ahora a la derecha del cuadro, integrada en el mismo (similar a la del BMW i3), ubicándose a la izquierda los mandos del cuadro de luces, en una posición más alta de lo habitual en los modelos de Seat.

La pantalla de infoentretenimiento central controla casi todo: audio, navegación, conectividad telefónica, gráficos y gestión de la energía, etc. Seat ha buscado un diseño relativamente práctico y funcional, bajo la idea de ofrecer un coche eléctrico “divertido de conducir”, en palabras del director de diseño de la marca, Alejando Mesonero-Romanos, quien afirma: “Tenemos que hacer que nuestros clientes se enamoren de la idea del coche eléctrico”.

Galeria de fotos

foto: SEAT el-Born_01.jpgfoto: SEAT el-Born_02.jpgfoto: SEAT el-Born_03.jpgfoto: SEAT el-Born_04.jpgfoto: SEAT el-Born_05.jpgfoto: SEAT el-Born_06.jpgfoto: SEAT el-Born_07.jpgfoto: SEAT el-Born_08.jpgfoto: SEAT el-Born_09.jpgfoto: SEAT el-Born_10.jpgfoto: SEAT el-Born_11.jpgfoto: SEAT el-Born_12.jpg
Seat
Seat

Tno. 93 487 88 55
Garantía: 2 años sin límit