Skoda Citigo (Primer contacto)

28 agosto, 2012
MARIO CHAVALERA

El tercer trillizo del trío VW Up / Seat Mii / Skoda Citigo llega al mercado desde este verano, ofrecido en tres niveles de acabado: Active, Ambition y Elegance (frente a los dos del Seat Mii, Reference y Style) y se sitúa en la línea del VW Up (también con tres niveles) a un precio superior al esperado (desde 9.190 euros, por encima de los 8.690 del Seat Mii) y con el mismo “target” de clientela.

La verdad es que estos “tres mosqueteros” del grupo VW (el alemán, el español y el checo) lo van a tener difícil frente a los tres mosqueteros rivales, los del grupo PSA/Toyota que también se fabrican en la república eslovaca, así como frente a la competencia coreana e italiana (Fiat Panda). Primero, porque del bajo precio anunciado (se dijo que el de Skoda no llegaría a los 8.500 euros) salvo ofertas y promociones puntuales queda poco (aunque el Citigo no va mal servido: mil euros de descuento por promoción de lanzamiento en los Ambition y Elegance y 500 en el Active), y segundo porque el equipamiento se ha simplificado mucho, aunque al menos este Citigo trae el ESP desde el nivel básico Active (una aportación muy importante que también sirve para aumentar el precio).

Fabricado como los demás en la planta eslovaca de Bratislava, todos caminan con el mismo motor tricilíndrico de 999 cc en gasolina, declinado en dos versiones de 60 y 75 CV. Por supuesto los tres comparten plataforma, lunas y carrocería, con mínimos cambios cosméticos (parrilla y grupos ópticos), y el Citigo ya nace de entrada con sus dos carrocerías en 3 y 5 puertas (el Up y el Mii llegaron primero con sólo 3), con un módico sobreprecio (300 €) en la de 5. puertas. Mide lo mismo que sus hermanos (3,56 m de largo por 2,42 de batalla) y nace en principio sólo para 4 plazas y a un precio no tan competitivo para un coche de su segmento, que deberá enfrentarse a la dura competencia asiática del mismo. Pesa lo mismo que sus hermanos (854 kg en vacío y 929 con los teóricos 75 kg que se le atribuyen con conductor a bordo), lo que le permite su mismo consumo combinado de 4,5 y 4,7 lts/100 km en cada versión (60 y 75 CV), con 105 y 108 grs/km de CO2 respectivamente y 98 con el paquete Green Tec (con “Start & Stop” y demás, lo que rebaja su consumo combinado a 4,2 lts/100 km). O sea lo mismo que el Seat Mii Ecomotive…

Con 160 y 171 km/h de velocidad punta en cada versión, (y sendos 14,4 y 13,2 segundos en el 0-100 km/h), las prestaciones también repiten las de sus hermanos, lo mismo que su capacidad para 4 plazas, lo que también rebaja las anteriores expectativas de que el “mini” de Skoda tendría 5 plazas (o un pack opcional que las incluiría) para mejor competir con el Fiat Panda. Unas cosas con otras, y con la rebaja por oferta de lanzamiento, la realidad es que este Skoda completa la oferta del trío sin ventaja sustancial de precio. Por lo demás, el maletero es el mismo (251 litros con 4 plazas y 951 con 2) y también como sus hermanos incorpora el asistente a la frenada de emergencia activo también a baja velocidad (menos de 30 km/h) puesto a punto por Bosch para el grupo VAG, que Skoda llama “City Safe Drive”. Pero lo mejor de todo es que el ESP (al fin y al cabo obligatorio ya en la UE desde octubre de 2011 para todos los coches de nuevo diseño fabricados en ella) es de serie desde el nivel Active, lo mismo que las llantas de 14”, calzadas con neumáticos de 165/70 R14.

Las diferencias estéticas se limitan al frontal y la zaga: en el primero encontramos la parrilla Skoda ahora con 19 lamas verticales, y detrás varía algo la configuración de los grupos ópticos, y poco más. El cambio es manual de 5 marchas para todos, con la opción (730 euros más) del cambio automatizado ASG también de 5 relaciones.

Para mejorar la espartana dotación inicial, el Citigo Active dispone por 620 euros de un pack opcional que incluye el aire acondicionado y el equipo de radio CD. Luego en los Ambition y Elegance hay varios pack más que rematan el equipamiento con llantas de aleación (y de hasta 15”), ordenador de a bordo, control de crucero Tempomat, sensores de aparcamiento, techo panorámico… El nivel Ambition trae de serie manillas de puerta y carcasas de retrovisores en color carrocería, distinto tapizado (con zona superior de salpicadero acolchada), insertos cromados, acceso Easy Entry con memoria de posición en los 3 puertas, asiento de conductor regulable en altura, cierre centralizado con telemando, elevalunas eléctricos, aire acondicionado, asientos traseros plegables 60/40 (señal de que quizá haya más adelante un pack para 5 plazas), bocina de doble tono y radio CD+MP3 (e iPod). Y ya el Elegance (sólo disponible con el motor de 75 CV) trae además de serie llantas de aleación (14”), faros antiniebla, tapizado bitono, retrovisores eléctricos… ¡Ah! Y todos con una rueda de repuesto normal, todo un detalle.

Skoda espera que con esta su primera incursión en el segmento A (en concreto el A00, o sea el de los más pequeños) que suma un 10% de todas las ventas mundiales (casi 6 millones de coches en 2011) logre aumentar su mercado, creciendo algo más del 2% en nuestro país (ya lleva hasta mayo un 2,2%) y llegando a cubrir unas 2.500 unidades del Citigo en 2012, lo que unido para el año que viene a las de los futuros Rapid (noviembre 2012) y Octavia (marzo 2013) permitiría a la marca recuperarse en el maltrecho mercado español y consolidar internacionalmente su proyecto de llegar a los 1,5 millones anuales de vehículos para 2018. Con tres años de garantía, el Citigo es una buena baza para ello, con una atractiva oferta también de venta a crédito (dentro del pack Trébol, con 1.500 euros de descuento y una financiación mínima del 76% de 3 a 8 años) y hasta con una próxima versión a gas natural que rebajaría a 79 grs/km su emisión de CO2.

Versiones del modelo: 'Citigo'