Maserati MC20 Cielo: el Supercar se descapota

30 mayo, 2022
JORGE FERNÁNDEZ
Con techo rígido escamoteable

El Maserati MC20 estrena versión Spyder, al que han bautizado como MC20 Cielo, y que incorpora un sofisticado techo duro retráctil con cristal panorámico y tecnología inteligente PDLC, capaz de pasar de transparente a opaco en un momento.

Desde el A6G 2000 de 1952 al GranCabrio de 2009, la marca del tridente ha ido lanzando a modo de cuentagotas hasta 8 descapotables que han ido representado la mayor exclusividad a cielo abierto del constructor italiano a lo largo de 7 décadas. Ahora, el nuevo Maserati MC20 Cielo recoge de nuevo el testigo, combinando la deportividad y las prestaciones de la versión coupé con la frescura de un descapotable.

Se fabrica en la misma factoría de Modena que la carrocería coupé, y solo pesa 65 kg más que este (1.540 kg en total), gracias a un exhaustivo trabajo de diseño y ensamblaje. Su techo rígido escamoteable cuenta con un cristal desarrollado por Webasto con tecnología Polymer-Dispersed Liquid Crystal, que puede opacarse con solo pulsar un botón en la pantalla central, y es de los mejores en aislamiento acústico y térmico, tardando solo 12 segundos tanto en la operación de apertura como en la de cierre. 

Otro de los detalles que hace aún más exclusivo este descapotable, es la adopción de puertas con apertura de mariposa, las mismas que en el coupé, con un fácil acceso a los asientos y dejando la parte trasera de las ruedas delanteras al descubierto. Por cierto que estas últimas emplean llantas de aleación diamantadas de 20″, pudiendo montar de manera opcional otras exclusivas realizadas en fibra de carbono que consiguen ahorrar 30 kg de peso.

El color de la versión de la presentación es el Acquamarina, un color metálico de tres capas que se puede pedir dentro del programa de personalización Maserati Fuoriserie. Si bien, también se ofrece en la misma gama de 6 colores que los de la versión Coupé.

Y si nos fijamos en su interior, su exclusivo acabado combina tapizados de Alcantara y cuero de color hielo, tanto en los envolventes asientos como en los paneles de las puertas, que aportan un toque más luminoso. Como complemento, entre la personalización de su programa Maserati Fuoriserie se puede contar con el tridente de los reposacabezas bordado a mano.

El salpicadero es de corte minimalista y muy estético, presidido por un volante deportivo achatado forrado en Alcantara con levas de cambio, un cuadro digital y una pantalla táctil central con revestimiento antirreflectante, ambas de 12,25″. Como opción para este Maserati MC20 Cielo se puede pedir el sistema de sonido Sonus faber Hight Premium, el mismo del coupé, pero adaptado a las características acústicas y la diferente configuración del habitáculo (debido a la capota) de este Spyder.

En cuanto al túnel de transmisión, monta una sencilla consola acabada en fibra de carbono con el selector de los 5 modos de conducción (WET, GT, SPORT, CORSA, ESC OFF) que actúan sobre la potencia del motor, la sensibilidad del acelerador, el cambio de marchas, el control de tracción, la suspensión y las válvulas de escape activas (que se abren por encima de las 3.500 rpm).

También se ubican dos botones para las marchas, los mandos de los elevalunas y el del volumen del sistema de infoentretenimiento, así como una cavidad para un smartphone con base de carga inalámbrica. El resto de los mandos se desplazan al volante, con el botón de encendido a la izquierda y el control de arranque (Launch Control) a la derecha.

Motor y aerodinámica superlativas

El rendimiento superdeportivo de esta versión Spyder está asegurado, con las pertinentes pruebas realizadas en el túnel de viento, tanto con la capota abierta como cerrada. El chasis de fibra de carbono es el mismo que en el coupé, y también que el de la versión eléctrica que se presentará en el futuro. Ubicado en posición central, monta un compacto propulsor V6 de 3.0 litros bi-turbo que desarrolla 630 CV y 730 Nm de par motor, con el que es capaz de acelerar de cero a 100 km/h en torno a los tres segundos y sobrepasar los 320 km/h de velocidad máxima (cifras pendientes todavía de homologación final).

Asociado a este espectacular propulsor encontramos una transmisión automática por doble embrague bañada de aceite con 8 marchas. Las 6 primeras están orientadas a transmitir a las ruedas traseras el máximo rendimiento del motor, mientras que las 2 últimas garantizan el cumplimiento de la normativa sobre emisiones, con un desarrollo ligeramente alargado.

Y en materia de seguridad, el Maserati MC20 Cielo monta un completo dispositivo paquetizado, que incluyen los sensores de aparcamiento, cámara de visión trasera y otra de 360°, aviso de ángulo muerto, lector de señales de tráfico y freno de emergencia, entre otros.

 

 

Galeria de fotos