Hyundai Kona EV: revisión por riesgo de incendio

11 noviembre, 2020
GONZALO NAVARRO

El grupo constructor coreano ha anunciado que se dispone a triplicar el número de coches eléctricos Kona llamados a revisión en el mercado debido a los riesgos de incendio de las celdas de sus baterías.

Su objetivo es el de llamar a visitar taller oficial a unas 77.000 unidades en Europa, Norteamérica y China. El anuncio se hizo tras la llamada a revisión voluntaria de 25.564 Hyundai Kona EV en el mercado local coreano, y que ahora se amplía a otras 37.366 unidades en Europa, 11.137 en EE.UU., más un número aún no cuantificado de unidades en China.

Según el Ministerio de Transportes surcoreano el fallo se debería a un posible cortocircuito provocado por un proceso de fabricación defectuosa de las celdas de alto voltaje de la batería, lo que podría dar lugar al riesgo de incendio, aunque la multinacional coreana LG, proveedora de las baterías, ha negado que este sea el motivo. Su filial LG Chem ha llevado a cabo en colaboración con Hyundai un experimento para reproducir las posibles causas del incendio, y parece ser que las celdas de las baterías no son las culpables.

Esta llamada a revisión comenzó después de que se reportaran varios incendios en Corea del Sur localizados en la batería del Kona EV, fabricada a partir de polímero de iones de litio y refrigerada por agua. El pasado verano un Kona EV explotó en el interior de un garaje en Montreal (Canadá), y desde entonces ha habido alrededor de una docena más de incendios de este modelo, con un total de 16 casos registrados en varios países, incluyendo un ejemplar que ardió en un aparcamiento subterráneo en la ciudad surcoreana de Daegu, con otros incendios señalados en Canadá y Australia durante 2019.

A primeros del pasado septiembre, el presidente de Hyundai Motor, Seo Bo-Shin, dijo que la compañía “admite los defectos en los vehículos” y que “ha encontrado una solución para arreglarlos, aunque no sea perfecta”. Solución que pasa por una actualización del software y la sustitución de la batería, en caso necesario. Se ignora si el problema afecta a los dos tipos de batería que monta el Kona EV (una de 39,2 kWh asociada a un motor de 100 kW y otra de 50 kWh con un motor de 150 kW), pero lo que es seguro es que según la consultora KB Investment&Securities, el reemplazo de baterías para las casi 77.000 unidades llamadas a revisión podría costar a Hyundai más de 500 millones de dólares (unos 420 millones de euros).

Hyundai mantiene que ésta llamada a revisión “es una respuesta proactiva a una supuesta producción defectuosa de baterías de alto voltaje utilizadas en los vehículos, que puede haber contribuido a los incendios registrados”. Pero insiste en que no todas las unidades del Kona EV están afectadas (solo en 2019 se vendieron más de 96.000 unidades en todo el mundo), y defiende que no hay evidencia estadística de que los coches eléctricos se incendien más fácilmente que los vehículos de combustión interna.