CUPRA Born: Coche Deportivo del Año 2022

31 marzo, 2022
M. M.
Impulso vital y emocional

El nuevo CUPRA Born es un vehículo 100% eléctrico que, como todos los modelos de la marca española, resulta desafiante y lejos de lo convencional y que además ofrece una conducción realmente dinámica para aportar emoción al segmento de los eléctricos. Todo se puede esperar de la marca que más creció en España en 2021. Abrazada también al éxito fuera de nuestras fronteras.

Se titulaba la canción de los 80 “Born to be alive”. No sería demasiada licencia traducirlo como “nacido para estar lleno de vida” o “para vivir la vida”. Precisamente este pensamiento parece hecho para el Born. Desde que uno se pone al volante del CUPRA Born, parece hecho para disfrutar. Sí, ya han pasado más de 40 años desde la canción de marras, pero podríamos decir que el espíritu de este CUPRA resulta ser el mismo, o bien que difiere muy poco.

Trabajo en equipo

El desarrollo del CUPRA Born se ha diseñado y desarrollado en la planta de la compañía en Martorell, Barcelona, y se fabrica en la planta alemana de Zwickau. La puesta a punto del chasis es específica para el Born que, a diferencia de los modelos del Grupo Volkswagen, ha rebajado el chasis 15 mm en el tren delantero y 10 mm en el trasero. Es un vehículo de propulsión trasera, e incluye una suspensión más deportiva, con amortiguadores de firmeza variable gracias al sistema DCC, la Dirección Progresiva, el sobredimensionado de los frenos y los neumáticos opcionales, entre otros detalles técnicos. Como resultado, el CUPRA Born mantiene el dinamismo propio de la marca española, y está destinado a emocionar a quien lo conduce.

No solo hay diseño en el Born, el Centro Técnico de CUPRA tiene precisamente “eso”, técnicos capaces de dar el carácter deseado a un coche. En concreto, para un CUPRA, esa marca que simboliza deportividad (CUP-Racing), se necesita imperativamente dinamismo. Las características del motor eléctrico se adaptan perfectamente a esa necesidad.
Por otra parte, el enfoque de CUPRA hacia la conciencia ambiental no tiene que ver solamente con la energía que impulsa a sus vehículos, ya que además de los materiales del habitáculo, el nuevo CUPRA Born es el primer vehículo que responde a un concepto CO2 neutral neto en su producción, gracias al empleo de fuentes de energía renovables en la cadena de suministro y logística, así como en su producción. Las emisiones que no se pueden evitar se compensan con proyectos ambientales certificados.

Asimismo, el diseño interior ofrece una sensación de deportividad, refinamiento y calidad, también con un toque ecológico, ya que emplea de serie materiales sostenibles tanto en el salpicadero y el guarnecido de las puertas delanteras, como en los asientos de tipo Bucket de serie, que emplean en su tapizado el tejido SEAQUAL hecho a base de plásticos marinos reciclados, así como la tapicería de los asientos opcionales, también fabricados con materiales sostenibles.

La conducción

Apenas inicia sus primeros giros, ofrece toda la potencia máxima de manera instantánea si se pisa a fondo el acelerador. No hace falta subir de vueltas el motor y llegar a la zona roja para que el motor eléctrico dé todo de sí. Ofrece un rendimiento que los responsables de CUPRA consideran electrizante con toda razón. Los 204 CV que se anuncian -perdón, los 150 kW- están ahí, ya se circule a 30 km/h o a 120 km/h. Esto ayuda especialmente en maniobras como adelantamientos o cambios de carril, además de favorecer la seguridad. Con el pack opcional e-Boost, aún ofrece 20 kW extras, para mejorar aún más la prestación, situándose en 170 kW (231 CV).

La conducción resulta emocional en lo longitudinal, pero también de forma transversal. Su componente básico es una dirección progresiva, con una desmultiplicación variable. Ofrece una conducción precisa, con escaso manoteo al volante, porque la dirección se hace más rápida cuanto más se gira el volante. Tanto la asistencia a la dirección, como la respuesta al acelerador la puede ajustar el conductor a voluntad.

Con varios modos de conducción, la respuesta dinámica del Born se puede modificar desde la pantalla central. Esto significa que se pueden regular también los sistemas DCC Sport y ESC Sport, como en otros modelos de CUPRA dotados de motor de combustión.

Como en sus hermanos de marca, se favorece el agarre con neumáticos de gran anchura (hasta 235 mm) que van montados sobre llantas de aleación que pueden ser de hasta 51 cm (20 pulgadas). El ESC Sport del Born permite al conductor acercarse a los límites de adherencia, conservando siempre la seguridad. Por su parte, el sistema DCC se encarga de regular electrónicamente la firmeza de la amortiguación, pero no en un modo dual, duro-blando, sino con un ajuste fino y amplio, con hasta 15 escalones a elegir.

El Born lo mismo admite rodar como un coche hiper-confortable, que podría entrar a rodar en un circuito. Para esto último, cuenta con unos ajustes de amortiguación dignos de un súperdeportivo, elegidos para hacer al Born merecedor del apellido Sport añadido a su sistema DCC. Y lo mejor está en la propia base del Born: la batería bajo los asientos propicia ese centro de gravedad bajo y un equilibrio que le confiere un comportamiento de deportivo, gracias a un reparto de pesos prácticamente idéntico 50:50. ¿Quién creía que el impulso de CUPRA, por tratarse el Born de su primer eléctrico, no iba a ser de pura vitalidad?

Deportivo por derecho propio

El CUPRA Born es un coche deportivo que, además, abre la puerta al máximo nivel de electrificación. Y lo hace con el enfoque dinámico de la marca española, en el que son tan importantes aspectos como el rendimiento dinámico que aportan sus sistemas de propulsión, como la puesta a punto específica del chasis o el aprovechamiento de las ventajas de cara a la conducción más emocional que puede aportar una plataforma dedicada tal cual es la MEB del grupo Volkswagen.

El Born es un eléctrico en el que el conductor se convierte en el eje central en torno al que gira todo y que puede disfrutar de una experiencia emocional, pero también digital y conectada, pero sin perder de vista atributos como el confort o la seguridad, esta última respaldada también por un considerable número de efectivas ayudas a la conducción basadas en la utilización de radares, cámaras, señales del GPS o sensores de ultrasonido.

El Born, un coche compacto con carrocería de cinco puertas y 4,32 de largo, es el primer eléctrico de CUPRA, la marca en cuya gama se integrarán durante los próximos años los modelos con la máxima cuota de electrificación. CUPRA lo ha desarrollado a partir de la plataforma MEB del grupo Volkswagen, una base que permite diversas configuraciones de motores y baterías.

Los primeros pueden ser de 204 CV o 231 CV este último si cuenta con el pack e-Boost que aporta una dosis extra de prestaciones; mientras que las baterías de iones de litio son de 58 kWh capacidad útil, aunque pueden alcanzar los 77 kWh en el caso de contar con ese “kit de potenciación” con el añadido del también opcional pack Range.

Estas combinaciones permiten al CUPRA Born no sólo ser muy rápido desde su versión básica, con un 0 a 100 km/h de 7,3 segundos en el caso de la versión de 204 CV y que con las versiones de 231 CV, según use una u otra batería -la más capaz, más pesada-, se rebaja aún a 7,0 s, e incluso acelera en solo 6,6 s con la batería de 58 kWh; sino que también le dan pie a abarcar un amplio rango de autonomía con una carga: desde los aproximadamente 420 km hasta los 540 con la batería de 77 kWh. Gracias a este alcance, con el Born, la ansiedad por autonomía está descartada; mientras que sus prestaciones son capaces de poner en jaque a más de un compacto deportivo de postín.

Excepcionalmente dinámico y ecológico

Pero el dinamismo en el Born no sólo está ligado a sus motores potentes y con un par instantáneo -310 Nm- a disposición del acelerador desde el mismo momento en que se inicia el movimiento, sino que también se asocia a los recursos que aporta esa plataforma MEB.

Así, la estructura de aluminio que contiene las baterías está atornillada a la carrocería y aumenta la rigidez del Born, un activo de cara a conseguir mejorar el comportamiento. Otro tanto ocurre con su situación, baja y centrada, que reduce el centro de gravedad y limita los movimientos de la carrocería; o que permite que cada uno de los ejes sustente la mitad de la masa, de modo que el CUPRA consigue un objetivo ansiado por todo deportivo que se precie: un reparto equilibrado del peso.

A disposición del conductor está elegir como quiere aprovechar todo ese potencial mediante los modos de conducción; de manera que con el Range reducirá el consumo para aumentar el alcance, o con el Confort, que también regula el trabajo de la suspensión con sistema DCC, logrará la mayor comodidad por autovía, mientras que con los Performance y CUPRA -este último sólo con el pack e-Boost- se amplificará al máximo la disposición del Born para ser lo que pretende: excepcionalmente dinámico configurando la respuesta del motor al acelerador, dirección o esa amortiguación sobre el más rígido de los quince posibles niveles.

Además, con ese enfoque deportivo, este CUPRA recurre a muelles 15 mm más cortos en el eje delantero y 10 en el trasero que otros eléctricos del grupo Volkswagen; muelles que se integran en columnas de tipo McPherson y una arquitectura multibrazo, respectivamente.

El resto lo pone una dirección progresiva de serie, un control de estabilidad (ESC para la marca) específicamente puesto a punto y desconectable por completo, los neumáticos de 215 mm de sección en llantas de 18 a 20” que pueden llegar hasta los 235 mm en llanta de 20”, o un sistema de recuperación de energía que permite alcanzar deceleraciones de hasta 0,3 g sin necesidad de pisar el freno, sólo dejando de acelerar cuando está seleccionado el modo B en lugar del D.

La elección de esta frenada regenerativa se hace desde un mando en un satélite de la pantalla digital de la instrumentación, de modo que es posible alcanzarlo con tan sólo extender la mano, sin descuidar el volante, multirregulable y de aspecto deportivo que puede tener dos botones: uno para seleccionar los modos de conducción y otro para activar el modo CUPRA o el Boost.

Esa pantalla del Digital Cockpit aporta un diseño simplificado, con la información más relevante, aunque puede complementarse con un head-up display con realidad aumentada que proyecta datos e indicaciones sobre el parabrisas.

En la zona central la pantalla táctil de 12” de serie da cobertura al equipo de sonido, navegación 3D, conexión inalámbrica con teléfonos Android o Apple, ayudas a la conducción, comunicación, etc, y está apoyada por mandos físicos capacitativos en el volante o control por voz. Se orienta ergonómicamente hacia el conductor, al igual que lo hacen todas las líneas del salpicadero en torno a él, definiéndose así una zona diferenciada de la del acompañante. Entre ambos, una consola central funcional y tapizada en un material parecido al neopreno añade percepción de calidad, del mismo modo que lo hacen los tapizados de los asientos, en cuya zona central se utiliza el Seaqual, un tejido reciclado a partir de plásticos marinos.

La microfibra reciclada que se emplea en los paneles de las puertas o esa tapicería, además, puede personalizarse con tapicerías opcionales, también sostenibles en distintos colores, azul o gris; asientos Bucket de serie que, en opción, pueden ofrecer calefacción y masaje.

Porque ser deportivo no implica renunciar al confort, pero tampoco al espacio, de modo que la habitabilidad del CUPRA Born permite que los pasajeros viajen holgadamente e, incluso, sin renunciar a equipaje habida cuenta de los 385 litros de volumen del maletero.

Impulso eléctrico

No estamos en una carrera al esprint. La electromovilidad es otra cosa. Tampoco se trata de hacer demostraciones, de lanzar un coche impactante para lograr brillar en acciones publicitarias y, luego, dejarlo morir en el intento. La transición hacia el coche eléctrico se está forjando porque el vehículo eléctrico se quedará mucho tiempo entre nosotros. Organismos internacionales, países, municipios, pero también los ciudadanos se van concienciando por la descarbonización del planeta.

Antes de 2020 ya se sobrepasó el punto de máxima producción posible de petróleo y lenta y gradualmente se sentirá que es un producto en extinción. Antes, deberíamos tener esa sustitución en la movilidad que sea sostenible. Y la solución encontrada ha sido el coche eléctrico.

El eléctrico ha llegado cuando tenía que hacerlo. Además del CUPRA Born, entre la gama de modelos de la marca encontramos el León 5 puertas, el León Sportstourer, y el Formentor, con versiones híbridas eléctricas de 204 y 245 CV, también con etiqueta CERO emisiones. Y en dos años llegará, el CUPRA Tavascan, en segundo eléctrico de CUPRA. Un año más tarde, el eléctrico urbano, un rebelde urbano, aunque seguramente no tan volcado en los rallies como el concepto CUPRA UrbanRebel. O quizá sí: ¿no es CUPRA la marca que quiere romper con lo establecido?

Precios

Versión P.V.P. (€) *
150 kW (204 CV) 58 kWh 39.930
170 kW (231 CV) 58 kWh e-Boost Pack 40.220
170 kW (231 CV) 58 kWh e-Boost Pack & Battery Pack Launch Edition 47.320

(*) El P.V.P. incluye los posibles descuentos comerciales del concesionario, pero no las ayudas incluidas en el plan estatal de ayuda a la compra de vehículos electrificados Moves III.

Galeria de fotos