Renault Arkana E Tech (Primera prueba)

30 junio, 2021
J. C. BERGER
Un SUV ecológico y deportivo

Llega la versión E Tech del Renault Arkana, la variante híbrida del tipo autorrecargable, que inicia su comercialización desde 25.745 euros, incluyendo descuentos.

Tras la llegada hace unos meses del Arkana con motor de combustión 1.6 de gasolina y microhibridación a 12 voltios, Renault lanza ahora el Arkana E Tech con el motor 1.6 de 94 CV y dos motores eléctricos de 36 y 15 kW cada uno, uno delante acoplado al 1.6 y otro detrás sobre el eje posterior, que juntos entregan una potencia de 145 CV. La caja de cambios es la multimodo de Renault ya experimentada en la Fórmula 1, que puede tener hasta 15 relaciones. Es lo más parecido a una CVT y no permite el uso secuencial de las marchas, aunque dispone de modo Sport para agilizar el cambio si es necesario.

Por fuera seguimos teniendo el mismo SUV coupé conocido, con su marcada caída posterior del techo, pero las diferencias estéticas con su hermano “mild hybrid” son mínimas, por lo que hay que recurrir al emblema E Tech posterior para reconocerle. Sus medidas no varían, con 4,57 m de largo, 1,58 de alto y 1,82 de ancho, manteniendo una considerable altura libre al suelo (20 cm) que delata su mayor vocación campera.

Se ofrece en acabados Zen y RS Line, con una apariencia más deportiva en este último, con unos paragolpes más marcados, distintos detalles externos (con algunos en negro) y unas bonitas llantas diamantadas de aleación y 18” de diámetro. El maletero ve ligeramente mermada su capacidad (de 513 a 480 litros) al llevar alojada bajo el mismo la batería de tracción, lo que no se nota mucho dado su notable volumen original y gran anchura de carga. El suelo se puede ajustar a dos alturas, permitiendo cierto juego con el almacenamiento.

La habitabilidad se mantiene inalterada, con más de 21 cm para las rodillas de las plazas traseras, lo que no está nada mal si pensamos que a pesar de su tamaño este coche no utiliza la plataforma del Kadjar sino la del Captur, compartiendo el mismo esquema de tracción del Clio E-TECH, con el bloque 1.6 de 94 CV y los motores eléctricos complementarios, alimentados por una batería de ion-litio de 1,2 kW/h oficiales (y 0,85 kW/h reales) que es la que le autoriza sus 5 km de autonomía en modo totalmente eléctrico.

Esta pila se regenera en frenadas y retenciones, aprovechando la energía sobrante del motor de gasolina, y jugando con los modos ‘D’ y ‘B’ de su cambio multimodo es posible mantener cifras de consumo no lejanas a las de su consumo oficial WLTP (4,8 l/100 km) y hacer hasta el 80% del recorrido en modo eléctrico, pudiendo llegar a rebajar el consumo en un 40%. En el interior encontramos el cuadro de instrumentos digital de 10,25” con la información relativa a la conducción, y otra pantalla multimedia vertical de 9,3” en la consola central reúne las funciones operativas y de comunicación, con el mismo funcionamiento táctil y gestual del Arkana de combustión.

El Arkana E Tech siempre arranca en modo eléctrico, lo que influye de forma decisiva en su bajo consumo, para permitir luego que su motor de gasolina empuje de forma progresiva, apoyado por los dos eléctricos que aparecen para complementarle cuando hace falta, con la ayuda de un cambio que actúa de forma igualmente progresiva y gradual. El freno ofrece también un buen tacto, bastante progresivo y potenciado por la recarga eléctrica de los motores, de forma que en ciudad y en conjunto no hay una gran diferencia de dinamismo frente al Arkana hibridado a 12V.

Comportamiento equilibrado

No hay que olvidar que frente al Arkana “mild hybrid” debe acusar un peso superior (un centenar de kilos más) alcanzando los 1.435 kg, lo que a igualdad casi de potencia le penaliza en su respuesta motriz, con unas prestaciones ligeramente menores (pierde un segundo en aceleración de 0 a 100 km/h al hacerlo en 10,8 s) y una mayor pereza en los cambios de apoyo en curva y en su comportamiento rutero. A cambio, en ciudad reacciona mejor, con una respuesta al acelerador suave y progresiva, similar a la de los híbridos convencionales, que permite una conducción urbana rápida y fluida. La suspensión presenta el buen compromiso del Arkana “light hybrid” entre comodidad y firmeza, y la dirección ha mejorado en tacto y precisión, algo más directa y con una asistencia que facilita más sentir el piso bajo las ruedas.

En carretera se aprecia su buen aislamiento acústico y su alto aplomo de rodaje, y sólo en zonas de montaña o muy viradas se le nota levemente inferior en su respuesta dinámica a su hermano microhíbrido, siendo las aceleraciones las que se ven más penalizadas en maniobras rápidas (adelantamientos, incorporaciones de autopista, etc), sobre todo si la recarga de la batería que alimenta los motores eléctricos está baja (si baja de un cuarto del total, apreciable por el indicador en el cuadro, el apoyo eléctrico desciende mucho, lo que se nota sobre todo en la aceleración). Entonces el apoyo eléctrico puntual aguanta, pero el sostenido se resiente (falsos llanos, pendientes pequeñas pero largas, etc).

En todo caso, su consumo real es menor del de su hermano microhíbrido, pudiendo mantener en carretera promedios de 5 a 5,5 l/100 km a cruceros normales y subiendo a 6-6,5 si se rueda rápido, y en torno a 5 en ciudad, con una diferencia a su favor tampoco excesiva frente al Arkana TCe, del orden de uno a medio litro. En resumen, un híbrido sensato y racional, a un precio final bastante competitivo y que al menos da derecho a la etiqueta “Eco” de la DGT, lo que facilita su uso urbano en las grandes ciudades más congestionadas.

Los precios de la gama Renault Arkana

Versiones D Full P.V.P. (€) P.V.P. con descuento (€)
Intens TCe 140 CV EDC Micro Híbrido 27.080 25.745
Zen TCe 140 CV EDC Micro Híbrido 29.180 27.740
R.S. Line TCe 140 CV EDC Micro Híbrido 31.780 30.210
Versiones E-TECH
Intens E-TECH Híbrido 145 CV 28.480 27.075
Zen E-TECH Híbrido 145 CV 30.580 29.070
R.S. Line E-TECH Híbrido 145 CV 33.200 31.559

Galeria de fotos