Prueba: Mercedes Clase B 200 d AMG Line

20 noviembre, 2019
J. ROBREDO
Algo más que un monovolumen
A FAVOR EN CONTRA
Habitabilidad en alza Intervención algo intrusiva de asistentes de conducción
Suavidad y confort de marcha Precio elevado y opciones caras
Relación prestaciones/consumo

La nueva Clase B de Mercedes mantiene las señas de identidad de la anterior: un turismo monovolumen compacto para 5 plazas, pero ahora si cabe más funcional a la vez que más próximo a un turismo. Hemos escogido para nuestra prueba el Mercedes Clase B 200 d con el motor turbodiesel de dos litros “by Mercedes” de 150 CV, tracción delantera y el cambio automático 8G-DCT, todo unido en esta versión de alto equipamiento a la venta por casi 35.000 euros.

Con 4,42 m de largo por 1,80 m de ancho y 1,56 de alto, sobre la plataforma conocida de 2,73 m de batalla, este Clase B repite un diseño similar al de su antecesor, aunque con algunos rasgos propios en faros, parrilla y zaga, con cierta mejora aerodinámica (Cx de 0,24) y de visibilidad exterior (según Mercedes un 4% más que antes gracias a unos pilares al techo menos extensos.

Líneas limpias y equilibradas con los escapes trapezoidales integrados en el paragolpes

Tercera generación “B” (con nombre de código de W 247, frente a los W 245 de la primera –de 2005 a 2011- y W 246 de la segunda –de 2011 hasta el año pasado-) sigue siendo un estricto 5 plazas (quien quiera 7 tendrá próximamente la nueva opción en formato SUV del Mercedes GLB) bastante amplio, acercándose al nivel de su más directo rival, el BMW Serie 2 Active Tourer.

El salpicadero es casi idéntico al del Clase A, y como en éste presenta una alta calidad percibida, tanto de ajustes como de materiales, aunque hay superficies en negro brillo con efecto piano con cierta tendencia a rayarse y algunos mandos (como los de la climatización) podrían mejorarse. Pero la ergonomía es muy correcta, abundan los huecos portaobjetos (portagafas incluido) y tenemos hasta un soporte de recarga inalámbrica (opcional) de teléfonos móviles.

Respecto a la instrumentación, este nuevo Clase B presenta la misma digital de la Clase A y su sistema de reconocimiento de órdenes por voz (el MBUX), que puede resultar muy entretenido. Como en el A, hay dos pantallas (una para el cuadro y otra multimedia) que pueden ser de distinto tamaño: o bien las dos de 7”, o bien 7” la del cuadro y 10,25” la multimedia, o bien las dos de 10,25”, que era la configuración de nuestra unidad de pruebas, francamente clara, rápida y luminosa.

El cuadro digital de instrumentación de 10,25″ es configurable

El mando por voz responde como en el Clase A al saludo “¡Hola Mercedes!” y funciona relativamente bien ante órdenes sencillas (cálculos de distancia, ajuste de temperatura del climatizador, etc) pero se “atasca” ante preguntas más complejas. En todo caso con el uso se adapta al tipo de preguntas y acaba volviéndose más “inteligente”, resultando una ayuda al no tener que manipular la pantalla táctil o los mandos.

Prueba Mercedes Clase B: Interior amplio y versátil

En la nueva Clase B de Mercedes, cuatro adultos viajan perfectamente, y 5 algo peor, aunque si no son muy grandes la banqueta trasera admite tres aceptablemente. Las personas de tallas altas no tendrán problema (hay suficiente altura libre al techo y también suficiente espacio para piernas), pero si son tres, los de los lados no apoyan tan bien su espalda en los respaldos traseros, dada su forma. Estos últimos se abaten en tres partes (40/20/40), y en opción (como en la generación anterior) el respaldo del acompañante delantero también se abate, lo que facilita mucho la carga de objetos largos. Además, se puede graduar también la inclinación de los traseros, aunque estas plazas disponen de menos posibilidades que las delanteras (por ejemplo, tienen dos aireadores, pero no pueden regular la temperatura de la calefacción o climatización).

 

 

En el salpicadero destacan las pantallas digitales y las salidas de aire tipo turbina

El asiento del conductor se regula además de en altura e inclinación del respaldo, también en apoyo lumbar, y según los asientos delanteros, también en profundidad de la banqueta (en opción eléctricamente y con memoria de posición). Y por supuesto, el volante se regula en altura y profundidad.

La altura libre al suelo repite la de la Clase A (sobre 11 cm) pero la sensación de altura es mayor, al ir más alto el asiento del conductor (9 cm más), diferencia que se acusa sobre todo en la flexión de piernas. Por otra parte con el pack AMG Line hay un cm menos de altura libre al suelo, con lo que la sensación es la de un conducir un turismo normal, pese a los 12 cm de altura total de más sobre la Clase A, que en el interior se nota sobre todo en la mayor altura libre al techo. En todo caso, hay espacio más que suficiente para que un adulto de 1,90 m de estatura se siente al volante sin tocar el techo con la cabeza, jugando con el ajuste vertical del asiento. Y eso pese al techo solar que equipaba nuestra unidad de pruebas…

En cuanto al maletero, cubica 455 litros de capacidad, aunque en este apartado ha salido perdiendo respecto a su predecesor, que anunciaba 488, aunque ahora en opción (448 euros) puede tener banqueta posterior deslizante, que aumenta mucho su capacidad avanzada al máximo (705 litros). En todo caso con los asientos posteriores plegados y cargando hasta el techo tenemos 1.540 litros brutos, que no está nada mal para un monovolumen compacto de menos 4,5 m de largo.

 

Además, el maletero permite ajustar su piso en dos niveles, el más alto enrasa su plano de carga con el de los respaldos traseros abatidos, y el inferior se queda unos 10 cm por debajo, aunque sin llegar a molestar a la hora de cargar y descargar bultos pesados, teniendo de serie el portón con apertura y cierre eléctrico automatizados (y ya en opción, activable pasando el pie por debajo del parachoques).

Prueba Mercedes Clase B: Mecánica brillante… ¡y muy sobria!

La mecánica corre a cargo del turbodiesel de dos litros (1.950 cc) OM 654, cumplidor de la estricta Euro 6d de 2020 (más estricta aún que la actualmente vigente Euro 6d-Temp), aquí en su versión «tranquila» de 150 CV y 32,6 mkg, y no en la más potente (220 d) de igual cilindrada y 190 CV, pero claramente por encima del motor turbodiesel 1.5 de 116 CV del B 180 d, que es el mismo de origen Renault que equipa la Clase A. La mecánica probada va unida obligatoriamente al cambio automático DCT de doble embrague, aquí con 8 relaciones.

Es un motor suave y con un claro empuje desde las 1.600/1.800 rpm hasta las 3.000/3.300 (no interesa superar las 3.500, no hay más empuje por encima, y sí más consumo), sin apenas vibraciones y muy silencioso (sólo se nota que es diesel –y poco- al ralentí). Mantiene muy bien cruceros de 120/130 km/h en carretera y en 8ª marcha, con un alta reserva de potencia a poco que se le pise. Se acopla bien al cambio 8G-DCT (del mismo tamaño que el 7G e incluso más ligero, 3,6 kg menos), que funciona muy bien tanto en modo automático total como secuencial (con las levas al volante), aunque peque de un poquito lento en reducciones.

Mercedes anuncia 219 km/h de velocidad punta y 8,3 segundos en el 0-100 km/h, registros que nuestra unidad casi cumple en modo Sport (212 km/h y 8,4 segundos, cubriendo el km desde parado en menos de 31 segundos (30,9), aunque queda lejos de ellos en el modo Eco. Es una mecánica rutera excelente incluso en este último, subiendo muy deprisa hasta los 140/150 km/h (donde parece que se rueda sensiblemente más despacio) y sólo empieza a hacer techo sobre los 170/180 km/h, donde los largos desarrollos le empiezan a pasar factura (eso rodando en Alemania, que aquí ya sabemos a lo que nos exponemos. Porque la 8ª supone 66,5 km/h por 1.000 rpm, y la 7ª, donde supera los 200 km/h a casi 4.000 rpm en modo Sport, 52,5).

Pero lo más sorprendente es el bajísimo consumo en el modo Eco (que también cuenta con la función de avance por inercia). La casa anuncia un consumo medio WLTP de 5,1 lts/100 (115 grs/km de CO2) y nuestra unidad ha logrado los 5,5 litros/100 km en un viaje de unos 450 km a 118 km/h de media. Si se conduce rápido en terreno virado se puede pasar de 6 (pero no mucho más) y en ciudad se ha quedado en 6,6… Eso con un motor dos litros turbodiésel en un coche automático de 1.600 kg de peso calzado con neumáticos de 225/45, es todo un piropo.

Los niveles de consumo del Clase B 200 d son de los más bajos del mercado en este segmento

Prueba Mercedes Clase B: Comportamiento: cómodo y seguro

Este Clase B comparte la misma plataforma del Clase A, lo que le ha permitido perder peso sin perder aplomo. Pero como monovolumen que es más, más alto y algo más pesado que los A, su comportamiento dinámico es algo más relajado, con algo más de balanceo y una dirección más lenta (también menos nerviosa) con casi tres vueltas de volante de tope a tope (16,8:1 de desmultiplicación), lo que lejos de ser un inconveniente le hace muy cómodo en carretera y sólo obliga a un poco más de giro en terreno de curvas. No es tan ágil como un Clase A pero sí más cómodo y silencioso, sin que apenas acuse variación con la carga. Teníamos interés en ver sus reacciones dinámicas con un eje trasero torsional, y la verdad es que no desmerecen en absoluto respecto al multibrazo, permitiendo un paso por curva bastante rápido con sus neumáticos de 225/45 R18 de este nivel AMG Line.

Eso sí, es menos deportivo que un Clase A de este nivel AMG Line, pero eso forma parte de su personalidad, y casa bien con un motor potente pero sobre todo elástico y frugal. Se tiene muy bien sobre toda clase de pisos, se aguanta muy bien sobre terreno bacheado y cuando se le fuerza al límite presenta buenos modos y reacciones muy progresivas. Es un coche que se puede poner en cualquier mano, adaptándose rápido a él de forma muy intuitiva.

 

Cómodo, rutero y bien insonorizado, virtudes a destacar de este Clase B

Además de la suspensión de serie, suave, progresiva y sobre todo más confortable que la generación precedente (era demasiado seca), tenemos en opción la AMG Sport y la amortiguación activa variable, que además de rebajar la suspensión permite elegir entre dos grados de firmeza (Comfort y Sport). Ello unido a la posibilidad de contar con un eje posterior multibrazo (de serie en el 220d y en las versiones con tracción total 4Matic), que obliga al montaje de llantas de 19”, facilita una amplio abanico de elección de suspensión… Pero con la suspensión normal posterior por eje torsional (y la delantera MacPherson) e incluso con el paquete AMG Line, el confort de marcha está muy logrado.

Prueba Mercedes Clase B: Ayudas a la conducción

Y respecto a las ayudas a la conducción, tenemos también las mismas conocidas en la Clase A, como la frenada de emergencia urbana con detección de peatones y ciclistas, el sensor de presencia de vehículos en el ángulo muerto, la alerta por cambio involuntario de carril… Por cierto bastante sensible esta última (porque para corregir la trayectoria utiliza los frenos de las ruedas del lado opuesto a las que pisan las líneas, con un efecto algo brusco), pero siempre se puede desconectar (aunque vuelve a activarse sola cada vez que se para el motor).

 

Los sistemas de ayuda a la conducción incluyen el de frenada autónoma de emergencia

El control de crucero incorpora el sistema Distronic con asistente activo de la dirección, actuando conjuntamente con el sistema de mantenimiento de carril para mantener centrado el coche y a una distancia fija con el vehículo precedente. Finalmente la conducción nocturna se beneficia de su excelente alumbrado de diodos (y si es el Multibeam, miel sobre hojuelas), con un cambio automático de luces que funciona mejor y más rápido que antes.

En suma, un monovolumen compacto muy interesante y completo, con el único reparo de su precio (34.955 euros, que se pone en 2.000 más con el paquete AMG Line) y sobre todo de sus opciones (que incluso en packs se van de precio, el Premium 3.000 euros y el Premium Plus 5.000), lo que de facto eleva el precio de este Clase B 200 d al filo de los 40.000 euros a poco que le añadamos algún extra. Pero claro, para eso es de una marca “premium”…

CARACTERISTICAS TECNICAS

MOTOR: Posición Delantero transversal
Combustible Gasóleo
Nº de cilindros y disposición 4 en línea
Cilindrada (cc)-Diámetro x carrera (mm) 1.950 – 82 x 92,3
Relación de compresión 15,5 a 1
Potencia máxima (CV a rpm) 150 de 3.400 a 4.400
Par máximo (mkg a rpm) 32,6 de 1.400 a 3.200
Material bloque-culata Aleación – Aleación
Distribución: Árbol de levas En culata (2)
Accionamiento Por cadena
Válvulas (número) En culata (16)
Refrigeración Líquido anticongelante
Alimentación (inyección) Inyección directa + Turbo variable
Encendido
TRANSMISIÓN: Tipo de tracción Delantera
Embrague Dos, en caja automatizada DCT
Desarrollos cambio (Km/h a 1.000 rpm)
1ª-2ª-3ª-4ª-5ª-6ª-7ª-8ª 7,5-10,8-16,4-23,4-32,2-41,1-52,5-66,5
SUSPENSIÓN
Delantera: Independiente por eje pseudo Mac Pherson con triángulo inferior auxiliar, muelles helicoidales, amortiguadores hidráulicos telescópicos y barra estabilizadora (– mm).
Trasera: semiindependiente, por traviesa torsional, muelles helicoidales y amortiguadores hidráulicos telescópicos.
FRENOS: Disposición doble circuito En diagonal (x)
Servofreno – Antibloqueo ABS Sí-Sí
Delanteros (diámetro en mm) Discos ventilados (—)
Traseros (diámetro en mm) Discos macizos (—)
DIRECCIÓN: Tipo (asistencia) De cremallera (sí)
Diámetro de giro (m) –Vueltas de volante 11,2 – 2,8
RUEDAS: Llantas (medida en pulgadas) Aleación (7 x 18)
Medida neumáticos 225/45 WR18
Marca neumáticos Hankook Ventus Prime S1 Evo2
CARROCERÍA: Tipo (nº de puertas) Berlina dos volúmenes (5)
Longitud – anchura – altura (m) 4,42 – 1,80 – 1,56
Batalla – Vías delantera/trasera (m) 2,73 – 1,57 / 1,57
Peso en vacío (kg) 1.535
Capacidad depósito – maletero (lit.) 43 – 445 / 1.530
PRESTACIONES
Procedencia de datos Motor Mundial Oficial
Velocidad máxima (km/h) 212 219
Aceleración (seg.)
De 0 a 100 km/h 8,4 8,3
400 m. salida parada 16,2
1.000 m. salida parada 30,9
Recuperación (seg.)
Desde 40 km/h en 7ª
400 m. 18,3
1.000 m. 31,7
Desde 50 km/h en Aut.
400 m. 16,5
1.000 m. 29,8
CONSUMOS
Datos oficiales de la marca (WLTP)
Urbano
Extraurbano
Mixto 5,1
Emisiones CO2 (grs/km) 115
Datos de Motor Mundial
Promedio a 90/100 km/h 5,0
Promedio a 120/130 km/h 5,5
Ciudad 6,6
Medio 5,70
PRECIO DE VENTA AL PÚBLICO: 34.955 euros (+ 1.997 P. AMG-Line)
GARANTÍA: 3 años sin límite de kms
OPCIONES: (€)
Paquete Advantage 1.210
Paquete Premium 2.922
Paquete Premium Plus 5.052
Paquete Distronic 2.402
Paquete Aparcamiento 793
Paquete Night 1.062
Faros Multibeam LED 557
Pintura metalizada 787
Head Up Display a color (P. Advantage y Premium, serie en Premium Plus) 1.198

Galeria de fotos

foto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_01.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_02.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_03.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_04.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_05.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_06.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_07.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_08.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_09.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_10.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_11.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_12.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_13.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_14.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_15.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_16.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_17.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_18.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_19.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_20.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_21.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_22.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_23.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_24.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_25.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_26.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_27.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_28.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_29.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_30.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_31.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_32.jpgfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_33.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_34.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_35.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_36.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_37.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_38.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_39.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_40.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_41.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_42.jpgfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_43.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_44.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_45.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_46.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_47.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_48.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_49.JPGfoto: Prueba Mercedes Clase B 200 d AMG Line 2019_50.JPG
Mercedes
Mercedes

Tno. 91 484 60 00
Garantía: 2 años sin límit