Peugeot 208

28 mayo, 2012

De entrada, aún no estaban disponibles todas las motorizaciones, pudiendo conducir sólo los 1.6 (gasolina VTi y diesel HDI) durante su presentación, aunque ya están también listos los 1.4 VTi y el experimentado 1.4 HDI. El 1.6 VTi, con 120 CV es de momento el más potente en gasolina, hasta que llegue el 1.6 THP turbo de 155 CV, aunque el más comercial sin duda será el 1.4 VTi con 95 CV. En diesel, los 1.4 HDI (70 CV) y el 1.6 HDI (92 y 115 CV) se repartirán la tarta, con la ventaja del cambio de 6 marchas para el 1.6 HDI (todos los demás sólo montan 5). Finalmente, el 1.2 VTi gasolina (el nuevo tricilíndrico de 82 CV) también estará ya este mes disponible, quedando sólo a la espera de la motorización de acceso, el 1.0 VTi (también de 3 cilindros) de 68 CV. Desarrollado sobre la plataforma del 207, con su misma batalla (2,54 m), ha perdido unos cuantos kilos (110 de media, y hasta 173 en el básico 1.0 VTi) y algunos pocos centímetros (6 por delante y uno por detrás, en total 7 menos), lo que ha dejado su longitud total por debajo de los 4 m (3,98) frente a los 4,05 del 207.

También pierde un poco de anchura (-2 cm) y altura (-1 cm), disminución que apenas afecta a su habitabilidad, aunque sí se nota en la banqueta trasera, ya muy justa para tres plazas. Eso sí, gana espacio para las piernas de los pasajeros, 5 cm más, lo que le sitúa entre los mejores de su segmento.
Su aspecto sigue la pauta de los últimos Peugeot, con formas más suaves y menos agresivas (no tan “felinas”). Nos ha parecido muy logrado el 5 puertas, y dentro de su armonía, choca quizá una parrilla algo estrecha, que aumenta la sensación de altura, junto a la curiosa forma de los faros antiniebla.
El logo del león sobre el capó, enmarcado por dos perfiles nos recuerda al 508, y los pilotos traseros en “asa” (o en “garra” como les llama la marca) presentan un diseño un tanto llamativo que da al coche mucha personalidad aunque limitan algo, en especial por las esquinas inferiores, el acceso al maletero. Maletero que además de modulable y partir de 285 litros, gana 15 más a pesar de seguir llevando una rueda de repuesto normal (otra baza a favor, después de haberla incluso suprimido en el 206+). Luego, los juegos de perfiles laterales en la chapa (que distinguen las versiones de 3 y 5 puertas), sirven para personalizar un poco más al coche, en especial el 3p.

Al volante seduce la originalidad del cuadro y su disposición algo más alto, hay buenos asientos, cómodos y envolventes, y destaca un mayor silencio de marcha (sobre todo en el diesel 1.6 que dispone de 6 marchas), y el mismo aplomo habitual de suspensión del 207. El menor peso y mejor aerodinámica (Cx de 0,29) se notan en unas recuperaciones más brillantes en los 1.6 tanto diesel como gasolina. El puesto de conducción requiere cierta adaptación, sobre todo al tener que mirar el cuadro por encima del volante, lo que además obliga a que éste, de aro grueso y pequeño diámetro, vaya en posición un poco más baja, forzando algo la postura en los muy altos. Es un volante muy pequeño (sólo 34 cms de diámetro) lo que hace parecer la dirección más rápida de lo que en realidad es.

Entre lo dicho anteriormente y la pantalla multifunción táctil central (de serie desde el nivel Active), cuyo uso táctil se extiende hasta en funciones que no suelen requerirlo (como sintonizar una emisora a base de pasar el dedo por la pantalla), lo cierto es que este 208 resulta muy innovador y seductor para los más jóvenes y para el público femenino que aprecia más los detalles. Si a su gran agrado de conducción, confort y silencio de funcionamiento, añadimos la deslumbrante pantalla táctil, que efectivamente necesita una cierta adaptación, se puede comprobar el cuidado puesto por Peugeot para ganar adeptos y embelesar a jóvenes y menos jóvenes con esa pantalla bastante grande (7”) que concentra todas las funciones más comunes (radio, Bluetooth, conexiones USB y “streaming”, etc) así como el navegador (opcional pero a un precio asequible –menos de 500 euros–, aunque sube a 800 con el Peugeot Connect).
Hay que destacar que los diesel 1.4 HDI y 1.6 HDI vienen de serie con filtro de partículas y configuración e-HDI (con “start & stop” de serie y sistemas de recuperación energética) en el 1.6 HDI. Con 68, 92 y 115 CV y un par máximo de 16,3, 23,5 y 27,5 mkg respectivamente, todos bajan de los 100 grs/km de CO2 (98 y 99, con sólo 87 para el 1.4 e-HDI). Claro que la mayor rebaja de consumo es la del 1.0 VTi gasolina de 3 cilindros (99 grs/km de CO2, 46 menos que antes), aunque el 1.2 VTi tampoco le va a la zaga (104 grs/km, o sea 4,5 lts/100 km en el promedio mixto) quedando todos exentos del impuesto de matriculación.

Los frenos nos parecieron muy correctos, pese a los neumáticos nada exagerados (y de baja resistencia a la rodadura) de 185/65 R15 ó 195/55 R16 (sólo suben a 205/45 R17 en opción), aunque sólo probamos las unidades que montaban cuatro discos (de 266 mm delante, ventilados, y macizos de 249 mm detrás), puesto que los 1.0 y 1.2 VTi, y1.4 HDI y 1.4 e-HDI montan tambores traseros, que vuelven a ponerse de moda en las motorizaciones pequeñas tanto por sus menores costes como por su mayor progresividad de frenada en ciudad.

Excelente en confort, este 208 nos parece más funcional y equilibrado que su predecesor, y más en línea con lo que representó antes el 206. Peugeot busca reconquistar a una clientela femenina y joven que encontró “su coche” en el 206, así como ofrecer un segundo coche ideal en las familias, incluso en un segmento tan competido como es hoy éste (en Europa el segmento B ha pasado de 16 a 27 competidores en apenas 5 años) pero que resulta hoy más polivalente que nunca, englobando conductores de todos los tipos y categorías, y que suma casi 4,2 millones de unidades anuales (2011), con un reparto menos “dieselizado” (63% gasolina por 37% diesel) que el segmento compacto, reparto al que sin duda ayudarán los nuevos motores 1.0 y 1.2 VTi de 3 cilindros, que bajan su consumo un 25% (con un 30% menos de fricción) con soluciones tan novedosas como su correa de distribución húmeda integrada en el cárter (más silenciosa y de por vida), aunque todavía no dispongan de inyección directa. Además está el brillante 1.6 THP de 155 CV (éste sí con inyección directa además de turbocompresor), actual alto de gama (aunque sólo en 3 puertas; cuando llegue el futuro 208 GTI con el mismo motor potenciado a 200 CV, lo veremos también con 5 puertas).

Aún así, y frente a rivales galos tan correosos como el Renault Clio y el Citroen C3, o europeos como el Ford Fiesta y el Volkswagen Polo, este nuevo 208 debería mejorar un poco más en acabado y algunos equipamientos dinámicos, como el cambio de 6 marchas extendido a más motorizaciones, o incluir el reglaje de volante, el plegado partido de asientos traseros, la climatización manual y el radio CD en el nivel de acceso (Acces), lo que por cierto se hace con el paquete Business Line (pero sólo para empresas). Eso sí, el ESP, como los 6 airbags, el ordenador de a bordo y los elevalunas eléctricos delanteros son de serie ya en el Acces, aunque haya que subir al Active para tener el aire acondicionado, la pantalla táctil, función “hill assist”, equipo audio con 6 altavoces, Bluetooth, retrovisores y elevalunas eléctricos (los 4), etc. Luego, el nivel Allure completa ya casi todo lo demás, con faros antiniebla, llantas de aleación (16”), tapicería especial, pack visibilidad, volante y pomo del cambio en piel, faros multilámpara, climatizador, luz de cruce diurna por diodos, etc.

Pero claro, es el máximo nivel y es lo normal en él. Aunque hay aún una oferta superior especial (y limitada), la del 208 Ice Velvet, sólo en 3 puertas y con el motor 1.6 e-HDI 115 CV, absolutamente a tope de equipamiento para los más sibaritas (pero ya a 22.500 euros). Quizá por eso, Peugeot ofrece como promoción de lanzamiento no una rebaja específica, sino una mejora de nivel de equipamiento, de modo que durante estos primeros meses regala el nivel Active a precio de Acces, y el Allure a precio de Active, algo que sin duda agradecerán los clientes, ya que les supone una rebaja real de unos 1.500 euros, lo que no está nada mal en un nuevo modelo.

Versiones del modelo: '208'

Peugeot
Peugeot

Tno. 91 347 10 00
Garantía: 2 años sin límit