Nuevo Kia cee’d 5 puertas

2 septiembre, 2012
MOTOR MUNDIAL

Bien enfocado para sorprender

El primer cee’d presentado hace cinco años (2007), sentó las bases del reconocimiento internacional de Kia como marca líder, convirtiéndose en un producto muy importante para la estrategia europea de la marca coreana; un coche diseñado, desarrollado y fabricado en Europa, con más de 430.000 unidades vendidas desde su comercialización. Ahora llega su segunda generación, oficialmente presentada en el pasado Salón de Ginebra, con una profunda renovación que implica un cambio total de imagen y aún mayor calidad, al mismo nivel o por encima de los mejores constructores generalistas europeos.
En Europa, el segmento C de vehículos compactos de dos volúmenes y 5 puertas es muy popular, así que la decisión de diseñar y fabricar el cee’d en Europa (Zilina, Eslovaquia) y para los europeos, con una calidad de primer nivel, avalada por una garantía de 7 años, fue una decisión muy acertada de Kia para aumentar significativamente sus ventas en el viejo continente.

Más sofisticado, eficiente y refinado que antes, y más agradable de conducir que su antecesor, el nuevo cee’d mide 4,31 m de largo, 1,78 de ancho y 1,47 de alto, por una batalla de 2,65 m. Ofrecido en carrocería 5 puertas, para este otoño contará también con la familiar CW. Ahora el Kia cee’d presenta una silueta más estilizada gracias a numerosas pruebas en el túnel de viento del centro de I+D de Kia en Namyang (Corea), hasta conseguir un Cx de 0,30, uno de los mejores de su categoría, con mayor calidad percibida en materiales y revestimientos y un mejor equipamiento interior que encaja más con su apariencia exterior bastante lujosa.
Más bajo, largo y ancho que el modelo al que sustituye y con su misma batalla, el nuevo cee’d aprovecha la plataforma de su predecesor, ahora más rígida y robusta, y afila su imagen con un parabrisas muy inclinado, una baja cintura delantera y unas ventanillas más alargadas que mejora la visibilidad en todas direcciones. En su frontal domina la última interpretación de la parrilla que Kia denomina “hocico de tigre”, con unos faros de agresivo diseño que se extienden más allá del frontal e incluyen luz diurna de cruce por diodos, con una ubicación más alta de la propia parrilla. En los faros una cavidad superior (a modo de párpado) alberga al intermitente y define la zona que se extiende hacia los laterales de la carrocería, con una apariencia más atlética y musculosa a la que contribuyen sus vías más anchas (1,7 cm delante y 3,2 cm detrás), junto con las nuevas ruedas de aleación de 16 y 17 pulgadas de diámetro (en el nivel básico son de 15).
Y de perfil, las pronunciadas aletas delanteras y traseras resaltan la mayor anchura de vías, con una personal línea en cuña con los montantes del parabrisas muy inclinados, que junto a la suave caída del techo y el deflector aerodinámico integrado acentúan su estética deportiva, sin menoscabar la elegancia final del conjunto. La zaga resulta bastante lograda, con sus pilotos horizontales partidos por el portón y el fino perfil que recorre la parte superior de las ventanillas hasta fundirse con el alerón del techo, con un estilo propio muy dinámico y moderno.

El interior se distingue por un aspecto y tacto más refinado, buscando una apariencia más lujosa que ponga de relieve su mayor calidad percibida. El cuadro de mandos se ha mejorado, con pantalla táctil multifunción integrada en la zona central de la consola, que ahora se integra en el cuadro bajo una visera común. También mejora la ergonomía en la posición de conducción respecto al anterior cee’d, en la altura de la base del asiento, altura y situación de los reposabrazos, posición de los pedales, etc. La estructura del salpicadero recuerda a la del Kia Optima, siguiendo un diseño que Kia califica de aeronáutico, imitando el de la carlinga de un avión, con un cuadro de mandos orientado al conductor, y dispuesto alrededor del volante, de forma que todos los mandos queden de forma natural al alcance del conductor.
El panel no se extiende en toda la profundidad de la consola central, para mantener la sensación de anchura del habitáculo y proporcionar un aspecto más deportivo. Los controles y mandos de audio y aire acondicionado se han separado para proporcionar al interior un ambiente más refinado y lujoso, más propio de un automóvil de mayor tamaño, con materiales de tacto suave en torno al conductor. Los instrumentos y mandos se resaltan con un fino cromado, y los tiradores de puertas forman una superposición de materiales de calidad, con la propia manilla de la puerta como una única pieza escultural, que refleja los valores del diseño del interior. En definitiva, toda una evolución que apunta hacia un estilo muy depurado nunca antes visto en un modelo de la marca coreana en este segmento.
Pero aunque se haya aprovechado la plataforma de la primera generación cee’d, esta segunda ofrece una sustancial mejora y aumento de rigidez en la misma. La suspensión delantera independiente, por un eje pseudo Mac Pherson con tirantes auxiliares montado en un subchasis, de modo que las columnas telescópicas y la suspensión trasera (también totalmente independiente, por esquema multibrazo) aprovechan las vías más anchas para ganar precisión de conducción y mayor estabilidad. La rigidez torsional de la carrocería ha aumentado un 45%, lo que ha permitido a los ingenieros de Kia varias modificaciones en componentes como muelles y amortiguadores que aumentan la calidad de rodaje, con un mayor refinamiento y menos ruidos, vibraciones y asperezas.
Las mejoras en la suspensión delantera incluyen un mayor ángulo de avance (de 4,4º a 5,2º) que proporciona mayor estabilidad lineal, rodamientos de rueda más grandes con cubos reforzados y casquillos de mayor diámetro en los soportes del subchasis. Detrás, los cambios en la geometría mejoran la precisión de trayectoria, con unos brazos longitudinales con casquillos más grandes y disminución general de todas las fricciones. Toda una serie de precisas modificaciones que mejoran sustancialmente el comportamiento y estabilidad del vehículo.

En cuanto a la dirección, de moderna asistencia eléctrica, requiere 2,85 vueltas entre topes y tiene un diámetro de giro de 10,28 metros, pero también puede pedirse en opción con el sofisticado sistema Flex Steer de asistencia variable, un sistema totalmente nuevo que mejora las características dinámicas, con tres modos de funcionamiento –confort, normal y deportivo–, que permiten al conductor variar el nivel de asistencia de la dirección y la dureza de las reacciones, para adecuarse mejor a las condiciones de circulación y a las preferencias personales del conductor.
Las mejoras también se han extendido al refinamiento general de marcha, reduciendo notablemente los NVH, o sea ruidos, vibraciones y asperezas. Las medidas adoptadas incluyen el montaje de cristales delanteros de puertas delanteras un 14% más gruesos, carcasas de retrovisores exteriores de baja resistencia aerodinámica, nuevos soportes de motor con amortiguadores de vibraciones, palieres huecos de baja inercia, uniones de carrocería más robustas entre los umbrales de puerta y los pilares B (centrales), juntas de las puertas de doble capa y mayor relleno de espuma en los montantes A, B y C. Como resultado de estas medidas, los niveles de ruido en el habitáculo han descendido hasta equipararse a los mejores de la categoría.
Y aunque la batalla del nuevo cee’d (2.650 mm) sea la misma del anterior, la mayor longitud total contribuye a que haya más espacio para los pasajeros y su equipaje. Los ocupantes delanteros tienen ahora 1,2 cm más de espacio en altura y 2,1 cm más en amplitud para las piernas, mientras que los traseros ganan medio cm en espacio para hombros. Y el volumen del maletero gana hasta alcanzar los 380 litros (40 litros más), uno de los mayores de su segmento, ampliable a más del triple abatiendo los asientos traseros hasta dejar una superficie completamente plana.
Luego, en materia de seguridad, Kia marca también distancias, incorporando las más avanzadas tecnologías tanto en seguridad activa como pasiva para asegurar la máxima protección para sus ocupantes, así como para los demás usuarios de las vías. A la espera de la obtención de la máxima calificación en el test de pruebas de choque EuroNCAP, la marca coreana destaca que el nuevo cee’d trae de serie tanto el sistema antibloqueo de frenos ABS (con el asistente en frenadas de urgencia, BAS), como el control dinámico de estabilidad (ESP), el asistente de arranque en pendiente (HAC), el VSM (gestión integral de la estabilidad del vehículo, que incluye la gestión conjunta del ABS y de los controles de estabilidad y tracción), y hasta la señal de frenada de emergencia (ESS) que hace parpadear las luces de freno cuando detecta que el conductor realiza una frenada de emergencia.

En términos de seguridad pasiva, el nuevo cee’d está suficientemente preparado. La estructura de la carrocería utiliza un alto porcentaje (57%) de acero de ultra-alta resistencia e incluye numerosas mejoras para aumentar la resistencia a los impactos, con nuevos montantes transversales y otros elementos que unen el piso del maletero con la abertura del portón para crear un habitáculo especialmente robusto. La protección contra impactos laterales se mejora con unas vigas interiores de puertas un 50% más gruesas, y además se cuenta con un elemento transversal en el techo entre los montantes B más robusto y con los umbrales inferiores de las puertas hechos de acero de alta resistencia. Además, incluye de serie seis airbag: frontales, laterales y de cortina, y la seguridad de los peatones también se cuida con la adopción de faros que absorben impactos, un labio inferior en el parachoques más rígido y estructuras de absorción de choques en el capó y sus bisagras.
En el apartado motriz destaca ante todo la confirmación del esperado motor 1.6 GDI de inyección directa de gasolina. Los esfuerzos principales se han puesto en el objetivo de reducir consumos y emisiones, sin sacrificar la potencia y respuesta del motor. Para la mayor parte de los mercados de la UE, el nuevo cee’d estará disponible con dos motores de gasolina (1.4 MPI y 1.6 GDI) y dos diesel (1.4 WGT y 1.6 CRDI VGT), que ofrecen una potencia de 100 y 135 CV para los dos de gasolina, y 90 y 128 CV para los diesel.
La mejora del consumo de carburante se cifra en una media del 4% en toda la gama, con el mejor valor para el 1.6 CRDI VGT de 128 CV, que bajo la configuración microhíbrida EcoDynamics de Kia anuncia un consumo de sólo 3,7 lts/100 km (97 grs/km de emisión de CO2), subiendo a sólo 4,1 lts/100 km en versión normal, sin ser EcoDynamics. Con un rendimiento de 128 CV a 4.000 rpm y 26,5 mkg de par, constantes entre 1,900 y 2.750 rpm, este motor puede montar tanto un cambio manual como automático, ambos de seis velocidades y acelera al nuevo cee’d hasta 100 km/h en menos de 11 segundos (10,9), alcanzando una velocidad máxima de 197 km/h. Por su parte, el 1.4 CRDI WGT da 90 CV a 4.000 rpm y un par de 22,4 mkg de 1.500 a 2.750 rpm, suficientes para que cubra el 0-100 km/h en 13,5 segundos y alcance una velocidad máxima de 170 km/h, con un consumo de 4 lts/100 km (105 grs/km de CO2) bajo configuración EcoDynamics, que sube a 4,1 lts/100 y 109 grs/km de CO2 sin ella.
Pero la mayor atracción sin duda está en el motor Gamma GDI de 1,6 litros de cilindrada, que incluye la última tecnología de inyección directa de gasolina para mejorar tanto la potencia (135 CV) como el par motor (16,8 mkg). Con este motor, el nuevo cee’d acelera de 0 a 100 km/h en 9,9 segundos, y alcanza una velocidad punta de 195 km/h, con un consumo combinado de carburante de 5,8 lts/100 km. Y si la opción recae en el 1.4 MPI de inyección indirecta multipunto –1.4 CVVT por su distribución variable-, que es la motorización de acceso, también tenemos un rendimiento muy honesto, con 182 km/h de velocidad punta y 12,8 segundos en el 0-100 km/h, para un consumo oficial combinado de 6 lts/100 km (139 grs/km de CO2).

En el caso del 1.6 GDI, además del cambio manual de 6 relaciones hay también uno no ya automático sino automatizado, la nueva transmisión automatizada de dos embragues (DCT, Dual Clutch Transmission) del grupo Hyundai, que proporciona cambios de marcha suaves al tiempo que reduce el consumo y las emisiones de CO2 en comparación con los cambios automáticos convencionales por convertidor de par. Este cambio DCT de Kia ha sido desarrollado internamente por el grupo coreano en asociación con una empresa alemana de ingeniería. El DCT combina dos transmisiones manuales dentro de una caja única, cada una con su propio embrague. Un eje de la transmisión corresponde a las marchas 2ª, 4ª, 6ª y marcha atrás, mientras que el otro funciona con la 1ª, 3ª y 5ª. Trabajando en paralelo, mientras que un eje se dedica a la relación siguiente, el otro sigue activado en el engranaje anterior hasta el mismo momento del relevo, cuando los actuadores controlados por la unidad de control de transmisión (TCU) ejecutan la selección de marchas y activan el embrague, proporcionando cambios suaves, rápidos y silenciosos, además de muy eficientes.
En cuanto al paquete EcoDynamics, se ofrece con todos los motores con transmisión manual, tanto diesel como gasolina, con el objetivo de optimizar al máximo el consumo reduciendo al mínimo las emisiones, y esencialmente se compone del sistema automático de arranque y parada del motor en las detenciones (el ISG, el “start & stop” de Kia), neumáticos de baja resistencia a la rodadura y un sistema de gestión inteligente de la función de recarga del alternador (AMS), complementados por un indicador de marcha de rodaje más conveniente y el compresor “inteligente” del aire acondicionado.
Con tres niveles de acabado (Concept, Drive y Emotion, éste último sólo por ahora con el 1.6 CRDI de 128 CV, mientras que en el Concept sólo se ofrecen los 1.4 -ya sean CRDI como CVVT-), el nuevo Kia cee’d está llamado a superar el éxito de su antecesor, dada su excelente relación calidad precio, igualmente acompañada por su nivel de equipamiento. Así los cee’d Concept traen de serie un completo equipo de seguridad del que ya hemos hablado, con llantas de 15” y neumáticos de 195/65 R15, faros antiniebla, radio CD+MP3 (con lector USB y Aux. + mandos de control de audio al volante), cierre centralizado con telemando y hasta aire acondicionado, todo por un sensacional precio de apenas 13.700 euros (con la promoción de lanzamiento) en el 1.4 gasolina y menos de 15.000 en el 1.4 CRDI diesel.

Luego, el nivel Drive añade además los elevalunas eléctricos traseros, los retrovisores exteriores eléctricos y plegables, volante y pomo del cambio en piel, ópticas de faro con luz de cruce diurna por diodos, llantas de aleación de 16” con neumáticos de 205/55 R16, radio CD con Bluetooth para la conexión telefónica “manos libres”, control de crucero con limitador de velocidad y climatizador automático, quedando en opción el techo solar panorámico y los sensores de aparcamiento (con un precio final entre 15.215 y los 18.034 euros, que pueden llegar a 19.215 con el motor 1.6 GDI más el cambio DCT y el pack Comfort).
Y finalmente, el nivel Emotion remata el conjunto añadiendo el paquete Eco Dynamics (con ISG), llantas de aleación de 17” (224/45 R17), el techo solar, navegador integrado con cámara, acceso por llave inteligente y arranque por botón, pantalla multifunción LCD de 7” y alta definición, y los sensores de aparcamiento, así como los de luz y lluvia para el activado automático de faros y limpiaparabrisas, quedando en opción el asistente de cambio de carril, el de parking, la tapicería en piel y los faros de xenón, que pueden subir el precio final del cee’d 1.6 CRDI al filo de los 21.000 euros, superando incluso los 24.000 con el pack Luxury.
Precios francamente contenidos para todo lo que aporta este coche, para su nivel de calidad, eficiencia y tecnología, apoyado en una sensacional supergarantía de 7 años, única en el mercado. Desde luego, el nuevo cee’d representa todo un relevo generacional con la superación del anterior como meta, un objetivo holgadamente cumplido.

Kia
Kia

Tno. 91 579 64 66
Garantía: 7 años o 150.000 km