El brutal y salvaje BMW M2 CS

12 diciembre, 2019
J. ROBREDO
Un M4 a escala menor

El lanzamiento del BMW M2 Competition suponía inicialmente el broche final del BMW M2 Coupé, que sin embargo prolonga la marca ahora con esta variante radical BMW M2 CS que incrementa su carácter “racing”.

El BMW M2 CS responde a la costumbre de BMW de lanzar versiones más deportivas de sus modelos “M” para sus clientes más exigentes o simplemente que desean entrar a un circuito para competir, eclipsando a su hermano mayor de la antigua Serie 3, el M4, justo cuando este se acerca ya al final de su carrera comercial.

Derivado del M2 Competition, este BMW M2 CS de edición y fabricación limitada, es una versión más potente y con algunos retoques para rebajar peso, mejorar aerodinámica y reforzar su chasis para una conducción rápida en circuito… Todo sin impedir su utilización como coche de diario… Partimos siempre del motor de 6 cilindros en línea (S55) y 3 litros de cubicaje, el 3.0 biturbo que ahora da 40 CV más hasta alcanzar los 450 CV a 6.250 rpm, o sea la misma potencia del M4 Pack Competition (y sólo 10 CV menos que el M4 CS, aunque aquí no es constante entre 5.250 y 7.000 rpm, como en el M2 Competition).

El par máximo llega a 56,1 mkg, éste sí, constante entre 2.350 y 5.500 rpm, lo que convierte al coche en perfectamente utilizable en conducción turística. Como novedad, este BMW M2 CS viene de serie con un cambio manual de 6 relaciones, aunque se ofrece también en opción con el automático M DCT Drivelogic de doble embrague 7 marchas (+5.000 €), que es con el que ofrece mejores prestaciones. Con este cambio acelera de 0 a 100 km/h en 4 segundos (4,2 con el manual) y anuncia 280 km/h de velocidad punta autolimitada, prestaciones levemente superiores a las del M2 Competition (4,4 y 4,2 segundos en el 0-100 km/h, en manual y DC7, con la misma velocidad punta) e iguales a las del M4 Pack Competition. De hecho, este M2 CS es la base de la que parte el M2 CS Racing, la versión “carreras cliente” y de acceso a BMW M Motorsport en la categoría Clubsport (disponible desde este 2020).

Este cambio manual es el primero que BMW monta de serie en un M CS (los M3 CS y M4 CS siempre han venido de origen con cambio automático). Por lo demás, este BMW M2 CS sigue siendo exclusivamente de propulsión trasera, con un diferencial trasero activo (M) con M Dynamic Mode, o sea con autoblocante mecánico con control electrónico. El cambio DCT y la transmisión cuentan con un sistema autónomo de refrigeración de su aceite lubricante, junto con el del motor, compuesto por tres radiadores, un radiador y dos bombas de aceite y un colector especial de aceite en el cárter. Sin llegar a ser un sistema de “cárter seco”, es prácticamente una lubricación de competición, ideal para rodar en circuito.

BMW M2 CS: retoques por fuera y por dentro

Motor aparte, el chasis también ha sufrido algunas modificaciones; la suspensión monta amortiguadores de dureza variable, con tres niveles de regulación (Comfort, Sport y Sport +), las rótulas en ambos ejes montan silentblocs elastómeros especiales, y las llantas son de 19” de diámetro pero de 10” de ancho detrás y 9” delante, en aleación forjada muy ligera (9 y 10 kg cada una) y pintadas en negro brillo, con neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 de 245/35 YR19 delante y 265/35 YR19 detrás (mismo tren rodante del M2 Competition), aunque en opción sin coste también puede montar los Pilot Super Sport, con mejor agarre sobre piso mojado. Finalmente, los frenos están a la altura de sus 450 CV, con discos ventilados delanteros de dos piezas y 400 mm de diámetro, con pinzas fijas de 6 pistones de color rojo (en vez de las azules del M2 Competition), y discos traseros de 380 mm con pinzas también fijas de 4 pistones (dos más delante y uno más detrás sobre las pinzas del M2 Competition), y para los más exigentes en competición, discos carbocerámicos en opción, más ligeros y resistentes. También varía sobre el M2 Competition la salida final de escape, más libre y sonora.

En cuanto a su aspecto externo, este BMW M2 CS monta un capó en plástico reforzado con fibra de carbono (PRCF) un 50% más ligero que el del M2 Competition y con una salida de aire del tipo del M3 CS, llevando un fino deflector delantero también de fibra de carbono, como el alerón trasero. El conjunto mejora el apoyo aerodinámico del tren delantero, lo mismo que el escudo difusor de la zaga, igualmente en fibra de carbono, y el techo, también de PRCF. Son cambios que rebajan en casi un par de decenas de kilos el peso final, aunque sea a costa de perjudicar un poco la penetración aerodinámica (el Cx pasa de 0,36 en el M2 Competition a 0,37 en este M2 CS. La fibra de carbono PRCF está igualmente presente en el interior, como perfiles de puertas y salpicadero, manillas y tiradores, consola y túnel central… y los asientos tipo “bucket” llevan un armazón de titanio tapizado en piel y Alcántara, con costuras a contraste en rojo.

Como curiosidad, este M2 CS se ofrece en un color azul exclusivo (Azul Misano) además de otros tres conocidos (blanco Alpine, negro Zafiro y gris metalizado Hockenheim, pudiendo ir las llantas en opción en color dorado mate. Combinación ésta que con el color azul Misano nos hace pensar de inmediato en el legendario Subaru Impreza WRC… El M2 CS está a la venta desde 103.900 euros, 28.450 más que un M2 Competition y unos 7.000 más que el Porsche Cayman 718 GT4, su rival más directo. Las primeras entregas están previstas para el próximo mes de marzo de 2020.

Galeria de fotos

Bmw
Bmw

Tno. 91 335 05 05
Garantía: 2 años sin límit