Consejos para circular en invierno o con clima adverso

29 diciembre, 2021
GERARDO ROMERO-REQUEJO M.
Preparándonos para conducir en invierno

La borrasca Filomena fue un magnífico examen para los conductores españoles a la hora de afrontar una conducción sobre nieve y hielo, lo que tras la realización del Barómetro FESVIAL 2021 ha dado como resultado un alto desconocimiento generalizado.

Es por ello que la Fundación para la Seguridad Vial ha editado una guía de consejos y recomendaciones para circular con seguridad en condiciones invernales o con meteorología adversa, en colaboración con la DGT y el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. En su elaboración también han participado entidades y empresas como AECA-ITV, Bosch España, Carglass España, Conepa, Essilor, Lumileds, Michelin España y Portugal, Mutua Madrileña y Volvo Car España.

Según el Barómetro FESVIAL, un 80% de los conductores desconoce que es obligatorio llevar encendidas las luces del vehículo mientras se circula por vías nevadas, el 83,4% considera conveniente seguir la rodera del vehículo precedente con poca nieve en la carretera y el 63,8% opina que hay que frenar suavemente al pisar una placa de hielo. En este sentido se puso de manifiesto el desconocimiento elevado de las prestaciones de los neumáticos “todo tiempo” cuando nieva, ya que el 82,5% de conductores no saben que están certificados para conducir sin cadenas.

Para empezar, la guía recuerda que la principal medida de seguridad es tener un correcto mantenimiento de nuestro vehículo, además de poseer la certificación en vigor de la ITV. La guía hace hincapié en comprobar los principales elementos como los neumáticos, la batería, limpiaparabrisas, iluminación, líquido refrigerante y lubricantes. Además, recomienda contar con un pequeño kit de emergencia, así como explica los modos más seguros de afrontar la conducción en condiciones climatológicas adversas con viento, lluvia, nieve, hielo, niebla, etc.

Desarrollando nuevas habilidades

La conducción habitual puede llevar a generar una falsa seguridad y confianza al hacerlo sobre una calle o carretera nevada, ya que requiere desarrollar unas habilidades concretas para el manejo del vehículo ante las pérdidas constantes de adherencia y unos conocimientos básicos para resolver pequeños problemas que puedan surgir de forma segura. Un animal que se cruza de repente por la vía, unas obras en la carretera o un vehículo que obstaculiza la calzada, requieren una reacción metódica para garantizar la seguridad. En todos estos casos llevar una velocidad reducida, no realizar frenadas bruscas y cambiar a una velocidad inferior con tiempo garantizarán la solución exitosa.

Del mismo modo, las circunstancias de la conducción deben de adecuarse  ante las condiciones meteorológicas cambiantes. Hay conductores que están más acostumbrados a conducir con nevadas, viento fuerte lateral, placas de hielo o niebla, pero si no lo estamos no hay que confiarse, sino extremar las precauciones y conocer cómo adoptar comportamientos seguros para reducir los riesgos.