BMW i8 Roadster

21 diciembre, 2017
G. ROMERO-REQUEJO M.
Puesta al día con nueva versión Roadster

El espectacular deportivo híbrido BMW i8 aprovecha la introducción de la versión Roadster en 2018 para actualizar el modelo Coupé de 2014, aumentando en ambos ligeramente su potencia eléctrica hasta 143 CV y mejorando su autonomía eléctrica. A la venta en enero desde 145.200 euros.

Basado en el BMW i8 Concept Spyder de 2012, la versión descapotable del i8, un roadster tipo targa pero con techo de lona de accionamiento eléctrico, es sin duda la mayor novedad del futurista modelo BMW i8 2018. Hemos tenido la oportunidad de ver y tocar en primicia el nuevo BMW i8 Roadster en las instalaciones de la marca bávara en Madrid, incluso unas horas antes de su estreno oficial en el Salón de Los Angeles. Funcionalmente tanto el i8 Coupé como el i8 Roadster son prácticamente iguales (con la misma batalla y medidas exteriores), sacrificando el Roadster las dos plazas traseras auxiliares en favor de unos compartimentos portaequipajes añadidos que elevan en 92 litros su volumen total útil. Por supuesto su rasgo más distintivo es el techo de lona practicable, desplegable y plegable eléctricamente en 15 segundos, incluso en marcha (hasta los 50 km/h) y bajo un total silencio.

Entre su pequeño tamaño y compacto plegado en su alojamiento, el BMW i8 Roadster surge como un modelo también muy práctico, con ese espacio extra para el equipaje que complementa la escasez del disminuido maletero (sólo 88 litros frente a los 154 del i8 Coupé). A cambio se queda en un estricto dos plazas en vez de ser un 2+2, conservando las puertas de apertura vertical en élitros.

Por fuera presenta una zaga distinta, con dos carenados aerodinámicos tras los apoyacabezas que se prolongan hasta los grupos ópticos traseros, a modo de dos cintas paralelas que cambian su estampa posterior y en tres cuartos. El marco del parabrisas es de plástico reforzado con fibra de carbono, y los refuerzos generales del bastidor aumentan su peso final a 1.595 kg en vacío (60 kg más que el i8 Coupé), lo que tampoco es tanto para un híbrido. BMW se ha esforzado en rebajar el peso un poco aquí y allá, en un meritorio esfuerzo, lo que de paso mejora prestaciones y autonomía (por ejemplo, las llantas siguen siendo de 20” calzadas con neumáticos estrechos de 195/50 delante y 215/45 detrás, pero ahora son de radios dobles y pesan un kilo menos cada una). La suspensión no varía, con un tarado específico para el i8 Roadster (también en el control dinámico de estabilidad), mientras que ambos modelos incluyen ahora de serie el control dinámico de suspensión.

Misma tecnología, con mayor autonomía.- Tanto el i8 Roadster como el Coupé ofrecen la misma tecnología de tracción y equipo mixto motriz, con su dotación eléctrica mejorada dentro del sistema BMW eDrive, ya que la capacidad de las células de la batería de iones de litio aumenta de 20 a 34 Ah, y su capacidad de entrega total sube de 7,1 a 11,6 kW/h. Ello permite una autonomía en modo “cero emisiones” (100% eléctrico) de 55 km en el Coupé y 53 km en el Roadster, una notable mejora si pensamos en los 37 km que ofrecía antes en este tipo de conducción sólo eléctrica, y que además ahora le otorga la etiqueta Eco para poder aparcar gratis en las zonas de estacionamiento regulado.

Otra ventaja es que ahora es posible alcanzar en modo eléctrico los 105 km/h (antes sólo 70 km/h), lo que aumenta su versatilidad en conducción no estrictamente urbana, contando con la posibilidad de llegar a 120 km/h de forma puntual en modo eléctrico (apretando el botón eDrive), aunque claro, a cambio de disminuir su autonomía. En todo caso la eficiencia eléctrica mejora, como lo demuestra que la potencia máxima eléctrica ha aumentado 12 CV (9 kW), hasta alcanzar los 143 CV.

Sube la potencia y la velocidad.- La potencia eléctrica se une a los 231 CV y 32,6 mkg (a 5.800 y 3.700 rpm respectivamente) del tricilíndrico turbocomprimido de litro y medio de cubicaje, que además ahora incorpora filtro de partículas. Un rendimiento excepcional para un motor térmico de gasolina (nada menos que 154 CV/litro) que le permite una potencia total conjunta de 374 CV (antes 362) con la que consigue unas prestaciones de vanguardia (4,6 segundos de 0 a 100 km/h y 250 km/h de velocidad punta autolimitada) con la seguridad añadida de su tracción total, ya que el motor 1.5 TwinPower Turbo transmite su potencia a las ruedas traseras mientras que el eléctrico lo hace a las delanteras, el primero a través de un cambio automático de 6 relaciones y el segundo no de modo monomarcha sino a través de un doble sistema (igualmente automático) de dos relaciones.

Con todo ello, se gana no sólo en prestaciones sino también eficiencia motriz, ya que el consumo oficial combinado de este híbrido según las nuevas normas se queda en los dos litros de gasolina cada 100 km (1,9 el Coupé y 2,1 el Roadster).

Otras distinciones.- Por lo demás, el resto de retoques son meramente estéticos, con ligeras modificaciones en faros (que pueden ser los de diodos láser antideslumbrantes con 600 m de alcance, eso sí, opcionales) y los paragolpes, marcando éstos el mismo esquema bitono del resto de la carrocería. Además de los cuatro colores anteriores, hay dos más nuevos (el cobre metalizado con el que se ha mostrado en el Salón de Los Ángeles y visto también en la unidad que la marca bávara nos mostró en Madrid) y el gris oscuro metalizado (Donington grau).

En el interior, la línea de equipamiento Carpo (tapicería de cuero integral en Elfenbeinweiss para el Coupé y en Elfenbeinweiss/Schwarz para el Roadster) es de serie tanto en el Coupé como en el Roadster (este último dispone de una visera posterior a modo de cortavientos que asciende 3 cm cuando se pliega la capota), yendo en negro y blanco en el Roadster y sólo blanco en el Coupé.

Entre la dotación de serie de ambos destaca el navegador Professional, la llave BMW Display Key, Driving Assistant con Surround View, y un cable especial de carga eléctrica que permite recargar la batería de tracción en 4 horas y media desde una toma doméstica. Dispone además de presentación de menú en mosaico, con contenido “Live” en el display de control. Los servicios del BMW ConnectedDrive son también de serie, con nuevos servicios digitales que incluyen la planificación inteligente de rutas (con paradas en puntos de carga o estaciones de servicio), la posibilidad de compartir el viaje en tiempo real y la configuración personalizada de cuadro y pantalla.

Luego en opción figuran el “head-up display” específico para este modelo, los faros de diodos láser antideslumbramiento (con el BMW Selective Beam) y la señal acústica de aviso para peatones. Su previsión de comercialización en Europa, tras su presentación inicial en EE.UU., se ha fijado para la próxima primavera, y aunque a España llegarán en mayo, desde enero se admitirán pedidos a un precio de 145.200 euros el BMW i8 Coupé y de 160.200 euros la versión i8 Roadster.

Versiones del modelo: 'I8'

Galeria de fotos

foto: 01 BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 02 BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 03 BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 03b BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 04 BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 04b BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 07 BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 08 BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 09 BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 10 BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 10b BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 10c BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 11 BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 12 BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 13 BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 14 BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 15 BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 16 BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 17 BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 18 BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 19 BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 20 BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 21 BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 22 BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpgfoto: 23 BMW i8 Roadster y Coupé 2018.jpg
Bmw
Bmw

Tno. 91 335 05 05
Garantía: 2 años sin límit