Suzuki Jimny 2018 (Primera prueba)

18 octubre, 2018
G. ROMERO-REQUEJO M.
Irresistiblemente capaz

La cuarta generación del Suzuki Jimny sigue fiel a sus principios de pequeño 4×4 polivalente, capaz de afrontar los terrenos más complicados, ofreciendo ahora un chasis de largueros y travesaños más rígido, con un conjunto más ligero y confortable, y con mayor funcionalidad en su interior.

La historia de este pequeño todo terreno comenzó en 1970 con el modelo LJ10, continuada por el SJ30 en 1981 y el JB33 en 1998, acumulando un total de 2.850.000 unidades vendidas entre los 194 países donde se comercializó, en sus casi 50 años de vida del modelo. Ahora, tras 20 años de venta de su tercera generación, llega un totalmente renovado Jimny, mejorado en todos los sentidos.

Con 3,64 m de largo (incluida su rueda de repuesto colgada), 1,64 m de ancho (+4 cm) y 1,72 m de alto (+2 cm), su longitud está ligeramente recortada respecto a su precedesor (-2 cm), La carrocería del Suzuki Jimny 2018 está vestida con un diseño de todo terreno clásico enormemente atractivo, con faros led redondos con intermitentes independientes y parrilla con aberturas verticales. Presenta una única y angulosa carrocería de 3 puertas con portón de maletero de apertura lateral y rueda de repuesto colgada en él, con abultados pasos de rueda, vierteaguas en el techo (no desmontable), con un capó ligeramente rebajado para facilitar la visión, 21 cm de altura libre al suelo (+1 cm) y cortos voladizos que garantizan las mejores aptitudes 4×4. A ello le ayudan su tradicional chasis en escalera, su doble eje rígido y una barra estabilizadora delantera de mayor diámetro (27 mm) que le aportan una mayor robustez, contando con el sistema de tracción 4WD a tiempo parcial Allgrip Pro con reductora conectable mediante palanca tradicional, que le otorgan altas capacidades off-road.

Suzuki Jimny 2018 (Primera prueba): Interior retro, pero funcional

El vertical salpicadero del nuevo Suzuki Jimny recoge el diseño de los todo terreno tradicionales (incluye hasta «toallero» para que el acompañante pueda agarrase), con un toque moderno aportado por el volante multifunción (solo regulable en altura) y la pantalla táctil central de 7” (heredada del Suzuki Swift) con navegador 3D integrado, Mirror Link, Apple Car Play y Android Auto.

El elevado salpicadero, tiene los dimensionados mandos de la climatización a mano en la consola central, con los botones de los elevalunas, control de tracción y de descenso justo debajo y sendas tomas de 12V y USB. Para el cuadro de instrumentación se ha optado por dos relojes analógicos clásicos con la grafía naranja, divididos literalmente por una pequeña pantalla digital monocroma que integra el ordenador de abordo con temperatura exterior y el indicador de combustible.

El nuevo Suzuki Jimny está homologado para cuatro plazas, y si los asientos delanteros (totalmente abatibles), aunque de banqueta corta, son bastante cómodos y recogen bien el cuerpo, las plazas traseras son algo estrechas, pueden inclinar sus respaldos (entre 92 y 112º) o abatirse para ampliar la capacidad de su raquítico maletero (por llamarlo de alguna forma) de 85 litros ampliables a 377 litros (53 litros más que su predecesor), si bien la marca ha habilitado un pequeño compartimento extraíble de unos 16 litros bajo el piso de este pequeño espacio de carga. La parte trasera de los asientos y el suelo del maletero están forrados con un material plástico para facilitar su limpieza. Hay 5 anillas debajo de cada ventanilla trasera además de cuatro argollas para anclar el equipaje en el suelo y que el uso del espacio sea más flexible y seguro.

En materia de seguridad, con las 5 estrellas EuroNCAP y airbags frontales, laterales y de cortina, sin duda lo que más llama la atención de este pequeño todo terreno son sus ayudas a la conducción, impensables a priori en un vehículo pequeño con clara vocación off-road, pero que lo acreditan para circular por ciudad y carretera con total seguridad. Están recogidas en el Suzuki Safety Support de seguridad preventiva, que ayuda al conductor a evitar accidentes. Con la asistencia a la frenada de emergencia (DSBS), si el sistema detecta riesgo de colisión con otro vehículo o con un peatón, primero emite una señal acústica o visual, y dependiendo de la situación, aumenta la fuerza de frenada o aplica el freno directamente. También dispone de cambio automático de luces de largas a cortas, la alerta de abandono de carril y la función de alerta anti-zigzagueo que avisa al conductor.

Por último, el nuevo Suzuki Jimny es el primer modelo de la marca en adoptar el sistema de reconocimiento de señales de tráfico, que cuando detecta señales como límites de velocidad o de dirección prohibida, muestra una alarma en el cuadro de instrumentos para avisar al conductor.

Suzuki Jimny 2018 (Primera prueba): nuevo propulsor gasolina

El nuevo Suzuki Jimny abandona el motor gasolina de cuatro cilindros de 1.3 litros y 85 CV (11,2 mkg) recurriendo ahora a otro moderno propulsor atmosférico dotado de inyección multipunto con distribución variable 1.5 VVT más compacto y ligero. Entrega 102 CV a 6.000 rpm, elevando el par máximo hasta los 13,3 mkg a 4.000 rpm. No está previsto ninguna versión diésel ni tampoco hibridada ni electrificada.

Acoplado a una caja manual de 5 velocidades, en la práctica este voluntarioso propulsor apenas tiene empuje por debajo de 2.000 rpm, debiendo subir hasta la zona de par máximo para moverlo con agilidad. Si tenemos necesidad de efectuar algún adelantamiento, tendremos que recurrir inevitablemente a bajar una o dos marchas para lograr un empuje aceptable y jugar también con las inercias para mejorar su pobre aceleración (sin datos oficiales, calculamos unos 12 segundos en alcanzar los 100 km/h desde parado), alcanzando una velocidad máxima de solo 145 km/h. Son datos muy discretos para mover un peso mínimo en orden de marcha con conductor de 1.090 kg (1.135 con todos los extras), pero hay que recordar que su funcionalidad principal es la conducción fuera de la carretera.

Opcionalmente dispone de una caja automática de 4 relaciones que no pudimos probar, con la que alcanza 140 km/h y eleva el consumo combinado respecto de la caja manual de 6,8 a 7,5 l/100 km, pasando sus emisiones de 154 a 170 g/km de CO2 (todos los valores en NEDC).

En cuanto a su lenta dirección, sigue recurriendo a la tradicional por recirculación de bolas, poco precisa en carretera y que obliga a corregir frecuentemente, también influido por su corta distancia entre ejes (2,25 m). Los frenos, con discos ventilados delante y tambores traseros, cumplen correctamente su función.

Suzuki Jimny 2018 (Primera prueba): conducción todo terreno

Siendo el campo el hábitat natural del Suzuki Jimny, la conducción off-road es ampliamente satisfactoria. Su dirección aquí apenas repercute las irregularidades del terreno y la adopción de un chasis de largueros y travesaños reforzado, una suspensión con ejes rígidos con muelles helicoidales y la tracción a las cuatro ruedas con reductora (Allgrip Pro), le hacen imbatible en cualquier superficie complicada.

Además cuenta con el control de retención en pendientes (7 segundos tras soltar el pedal de freno) y el control de descenso, que limita la velocidad a 10 km/h cuando se conecta la tracción 4×4. Esta última dispone de reductora mediante palanca conectada directamente a la caja transfer en posición 2H (tracción delantera), 4H (tracción a las cuatro ruedas) y 4L (4×4 con desarrollos cortos).

Nuestra prueba de conducción por campo en una finca privada fue de lo más divertida, por caminos estrechos, probando todo tipo de desniveles e inclinaciones. Con unos ángulos de ataque y salida de 37 y 49º respectivamente (ángulo ventral de 28º), afronta sin dificultad los desafíos normales de una conducción off-road, y lo que es más importante, con un alto nivel de confort (se notan los 8 «silentblocks» incorporados que reducen las vibraciones y sus neumáticos mixtos de alto perfil 195/80 R15 M+S).

Además, el nuevo Jimny incorpora control de tracción SLD, que actúa frenando automáticamente las ruedas (situadas diagonalmente) que pierden tracción para redistribuir el par al otro lado y permitir que el vehículo recupere la tracción.

Suzuki Jimny 2018 (Primera prueba): precios y equipamientos

El nuevo Suzuki Jimny ya está a la venta desde 17.000 euros (no hay descuentos aplicables), en tres niveles de equipamiento (JX, JLX y Mode 3), 8 colores de carrocería a elegir (con posibilidad bi-tono) y una garantía de 5 años. Entre las muchas opciones disponibles, destacan un cubre cárter y elementos estéticos como la parrilla en nido de abeja con molduras metálicas y el nombre completo de la marca.

Fabricado exclusivamente en Japón (Kosai), Suzuki Ibérica tiene previsto vender 370 unidades en lo que queda de año (su objetivo es alcanzar 2.000 unidades en un año fiscal completo), teniendo muy limitadas las unidades que lleguen a España por su alta demanda a nivel global (1 año de espera en Japón).

Versión P.V.P. (€)
Jimny JX 17.000
Jimny JLX 18.795
Jimny JLX Aut. 20.560
Jimny Mode 3 20.820

 

Galeria de fotos

Suzuki
Suzuki

Tno. 91 151 95 95
Garantía: 3 años ó 100.000