Prueba: Alpine A110 Legende

24 marzo, 2021
C. MÜLLER
«Classic revival»
A FAVOR EN CONTRA
Peso reducido Precio
Sensaciones al volante Levas en la columna de la dirección
Prestaciones y rendimiento Detalles de calidad percibida en el interior
Diseño emocionante

Probamos uno de los deportivos más exclusivos del mercado, el nuevo Alpine A110 en acabado Legende, un divertido coupé compacto con el sello de futuro clásico por anticipado que mira al pasado en su diseño.

Hay coches que sirven como simple medio de transporte; otros, para presumir ante el vecino; también los hay para disfrutar, sea cual sea tu actividad de ocio preferida. El que hoy nos ocupa cumple sobre todo con las dos últimas aserciones pero, en mi opinión, debes considerarlo como una inversión. Cuídalo bien y será el mejor clásico de tu garaje.

Estoy seguro de que, en cuanto has visto el precio de este Alpine A110 Légende, has pensado en varios coches que te comprarías antes que esta acertada reedición de la «berlinette» francesa de los años 60. Audi TT o TTS Coupé, Porsche 718 Cayman, Toyota Supra…, ¿me equivoco? Incluso echarías un vistazo al mercado de segunda mano por si hay un 911 asequible o hasta un Alfa 4C que no esté achicharrado.

Te entiendo perfectamente porque, probablemente, yo haría exactamente lo mismo que tú. Que si están mejor acabados, que si la calidad es superior, que si no se desprecian tanto, que si nadie se acuerda de Alpine y en la F1 siempre gana Mercedes… razones hay miles pero piensa que tal vez sean excusas. Sin embargo, ahora te voy a contar por qué es una buena idea invertir tu dinero en un Alpine.

Alpine A110 Legende: la amante francesa

¿Te acuerdas de tu adolescencia y juventud temprana? Estoy convencido que entre tus recuerdos hay algún ligue furtivo de verano con alguna extranjera. ¿Tal vez una alemana? ¿Quizá una italiana? ¿O era francesa? Como eras un don Juan, probablemente cayó rendida ante tus pies toda la CEE. Ahora, muchos años después aquella alemana tan rubia, eficaz y de mente cuadriculada seguramente se haya convertido en algo tan apasionante como la señorita Rottenmeier. Paola, divertida y alocada, tal vez esté intentando restaurar con pintura, química y cirugía lo que tiene menos arreglo que tu calvicie. ¿Y Chantal? Aaaah, Chantal seguro que no, seguro que sigue estupenda. ¿Seguro? Como mucho, aquella amante francesa de hace muchos años conservará ese charme, un encanto especial que está más en tus recuerdos que en la realidad.

Recuerdos poco o nada políticamente correctos al margen, todo indica que no se van a vender muchos Alpine A110, por mucho que el tirón de la Fórmula 1 y de Fernando Alonso puedan darle un empujón comercial. Y es que el precio no juega a su favor. Un Toyota GR Supra -o un BMW Z4 sDrive 30i, si lo prefieres roadster- tienen una potencia similar y son algo más baratos, mientras que, por solo un poco más, un Porsche 718 Cayman te da casi 300 CV y en un Audi TTS tienes tracción total y 320 CV. ¿Motivos suficientes para descartar definitivamente a esta berlinette francesa? Espera, que no está todo dicho.

Un ligero placer

Lo primero de todo es que hay razones de peso, y nunca mejor dicho. El Alpine viene a ser como poco unos 200 kilos más ligero que sus rivales, prácticamente 300 en el caso del TTS. Personalmente no me gusta citar cifras de prestaciones y compararlas, porque unas décimas de más o de menos solo sirven para echar un rato de charla con los amigotes. Sin embargo, es un hecho indiscutible que el Alpine es el más rápido del lote en el 0 a 100 y solamente el Audi le hace sombra, pero necesita 100 CV más y cuatro ruedas motrices. El Porsche, por su parte, solo empieza a ponerse por delante cuando nos acercamos al kilómetro con salida parada. Toyota y BMW, aunque también corren lo suyo, juegan en otra liga.

Ahora bien, olvidemos las “cojonésimas” de segundo y vayamos a lo importante, que son las sensaciones. Y te puedo asegurar que pocas sensaciones más agradables, apasionantes y excitantes que conducir un coche ligero con motor central y un razonable montón de caballos empujando desde el eje trasero. Justo esa es la magia, el encanto, el «charme» del Alpine.

En una carretera de montaña es sorprendentemente ágil y eficaz, con unos cambios de apoyo inmediatos y sumamente precisos. Además, también es más cómodo de suspensión que, por ejemplo, el Porsche 718, aunque no llega al confort que pueden ofrecer un Z4 o un Supra. Al ser tan liviano tiene otra ventaja añadida y es que tiene una capacidad de recuperación sorprendente. Dicho de otra manera, con el Alpine vas a tardar menos en salir de una curva y llegar a la siguiente… o en hacer un adelantamiento. Sí, los 2,8 segundos que tarda en pasar de 80 a 120 km/h son la referencia. Imagino que el Alpine A110S con 292 CV -si no me equivoco es la versión que conduce Fernando Alonso- será todavía más impresionante.

En cualquier caso, también hay que matizar que el Alpine es un deportivo eficaz y con una excelente motricidad pero también exigente cuando el ritmo es realmente alto. La verdad es que el poco peso y los frenos ayudan bastante, sobre todo en cuanto a tacto y facilidad para dosificar la frenada, pero más vale que tengas buenas manos si lo que buscas es ir muy rápido. En este caso hay que tener presente una dirección casi instantánea pero con un tacto algo más suave de la cuenta, lo que acaba dando la sensación de tener un tren delantero algo descargado. No falta aplomo, pero tampoco es de esos coches que inspira plena confianza desde el minuto uno. En otras palabras, si de verdad quieres ir «a mazo», hay que conducirlo y saber cómo hacerlo. Lo bueno es que todo se arregla de dos posibles maneras que no son excluyentes: una, no intentes superar tus propios límites; y, dos, no desconectes las ayudas electrónicas.

Maneras de vivir

Para sentarte en el excelente puesto de conducción, muy bajo por cierto, no es necesario hacer un esfuerzo considerable como sucedía en un Alfa 4C. Eso sí, es más fácil entrar o salir de un 718, un Supra, un Z4 o un TTS. Los bacquets en esta versión Legende solo tienen reglaje en distancia e inclinación del respaldo. Tampoco hace falta más, porque todo queda bastante a mano y lo importante es que sujetan muy bien el cuerpo. La única pega es que la visibilidad posterior no es precisamente buena.

En la consola central hay un botón rojo para poner en marcha o parar el motor y tres pulsadores con las letras D, N y R en lugar de una palanca de cambios. En el volante hay otro botón rojo con la palabra Sport. Como no podía ser de otra manera en este coche no faltan varios modos de conducción: Normal, Sport y Track. Pulsando ese botón Sport ves cómo cambia la decoración de la instrumentación paro también se modifican la respuesta del motor, del cambio y de las ayudas electrónicas, así como el sonido del escape. Vamos, que si quieres que el motor suene más gordo y petardee al reducir, puedes conseguirlo. También puedes jugar a ver en la pantalla central algunos datos de telemetría, sumamente útiles para echar un rato de charla con los amigos o analizar tus habilidades si haces unas tandas en circuito.

El cambio de doble embrague y 7 velocidades firmado por Getrag es realmente suave en ciudad o a ritmo tranquilo en modo Normal, lo bastante rápido si eliges Sport y verdaderamente eficaz si pasas a Track. Hace un buen matrimonio con el 1.8 de 252 CV -una adaptación del que tiene el Mégane RS con 280 CV-, un motor que se siente bastante lleno de empuje entre 2.000 y 5.500 vueltas. Su capacidad para subir de vueltas es digna de mención, aunque en buena medida hay que puntualizar que el poco peso del conjunto ayuda bastante a acentuar esa sensación. Eso sí, como buen turbo, no se estira demasiado y corta a 6.250 rpm.

¡Ya puestos…!

Entre las cosas que no me gustan tengo que destacar que las levas del cambio van ancladas fijas en la columna de la dirección. Hay quien lo prefiere así porque dice que, de esta manera, siempre sabes dónde está cada leva en caso de que tengas que apartar una mano del volante para cambiar, pero precisamente las levas se inventaron para poder cambiar sin quitar las manos del volante. Además, las levas del Alpine no son grandes por lo que, si estás en una situación de apuro y necesitas subir o bajar una marcha, vas a tener que buscarlas. Por cierto, un detalle importante es que el cambio en modo Track funciona de manera absolutamente manual. En modo Sport mantiene el modo automático pero te deja apurar el motor casi hasta el corte.

Con todo y con eso, desde mi punto de vista el mayor problema que tiene este coche es la calidad de materiales de algunos botones y mandos. Por ejemplo, el de los espejos retrovisores o los pulsadores de la consola central que son de plástico, así como el satélite con los mandos de la radio, herencia directa de modelos más humildes de Renault. Detalles que desentonan algo con el resto en el que encontramos materiales de alta calidad como aluminio, piel o fibra de carbono.

Llegados a este punto, ¿merece la pena el Alpine A110 frente a lo que ofrece la competencia? Si quieres un deportivo similar que va sobre raíles y que te hace mejor conductor de lo que realmente eres, entonces tu coche es un Audi TTS. El 718 Cayman está pensado para los que quieren apostar su dinero a caballo ganador, un coche prácticamente perfecto. El Alfa 4C era poco o nada práctico en carretera pero en circuito era una verdadera delicia. Supra y Z4 son coches menos deportivos, más aburguesados si se puede decir eso de un par de aparatos que rondan los 250 CV.

Ojalá me equivoque -para bien de Renault en general y de Alpine en particular-, pero creo que el A110 no va a ser el modelo más vendido de este lote. Precisamente por eso merece la pena, porque con el paso de los años va a aumentar su exclusividad. Por eso y porque es un pequeño capricho con una personalidad muy marcada, con unas sensaciones al volante que muy pocos coches son capaces de proporcionar.

CARACTERISTICAS TECNICAS

MOTOR: Posición Central trasero transversal
Combustible Gasolina
Nº de cilindros y disposición 4 en línea
Cilindrada (cc.)-Diámetro x carrera (mm) 1798 – 79,7 x 90,1
Relación de compresión N.D.
Potencia máxima (CV a rpm) 252 a 6.000
Par máximo (mkg a rpm) 32,6 de 2.000 a 5.000
Material bloque-culata Aleación – Aleación
Distribución: Árbol de levas

Accionamiento

Válvulas (número)

En culata (4)

Por cadena

En culata (16)

Refrigeración Líquido anticongelante
Alimentación (inyección) Inyección directa, turbocompresor e intercooler
Encendido Electrónico integral
TRANSMISIÓN: Tipo de tracción Trasera, diferencial electrónico con función autoblocante
Cambio / embrague Automático de 7 velocidades / Doble embrague
Desarrollos cambio (Km/h a 1.000 rpm)

1ª-2ª-3ª-4ª-5ª-6ª-7ª

7,9 / 12,1 / 19,0 / 24,8 / 34,7 / 38,1 / 45,4
SUSPENSIÓN Delantera: Independiente doble triángulo superpuesto, muelles helicoidales, amortiguadores de gas y barra estabilizadora 18,5 mm Ø.

Trasera: Independiente multibrazo, muelles helicoidales, amortiguadores de gas.

FRENOS: Disposición doble circuito En diagonal
Servofreno – Antibloqueo ABS Sí-Sí
Delanteros (diámetro en mm) Discos ventilados (320)
Traseros (diámetro en mm) Discos ventilados (320)
DIRECCIÓN: Tipo (asistencia) De cremallera (sí, eléctrica)
Diámetro de giro (m) –Vueltas de volante 11,6– 2,1
RUEDAS: Llantas (medida en pulgadas) Aleación (7 x18 delante y 8 x 18 detrás)
Medida neumáticos 205/40R18 (delante), 235/40R18 (atrás) 86Y
Marca neumáticos Michelin Pilot Sport 4
CARROCERÍA: Tipo (nº de puertas) Coupé (2)
Longitud – anchura – altura (m) 4,18 –1,79 – 1,25
Batalla – Vías delantera/trasera (m) 2,42 – 1,56 / 1,55
Peso en vacío (kg) 1.178
Capacidad depósito – maletero (lit.) 45 – 100 (trasero) + 96 (delantero)
PRESTACIONES
Procedencia de datos Motor Mundial Oficial
Velocidad máxima (km/h) 250
Aceleración (seg)
De 0 a 100 km/h 4,6 4,5
400 m. salida parada 12,8
1.000 m. salida parada 23,5 23,2
Recuperación (seg.)
 80-120 km/h en D 2,8
CONSUMOS
Datos oficiales de la marca (WLTP)
Ciclo bajo 10,5
Ciclo medio 6,9
Ciclo alto 6,1
Ciclo Extra alto 7,0
Combinado 7,2
Emisiones CO2 (g/km) 162
Datos de Motor Mundial
Promedio a 90/100 km/h 6,1
Promedio a 120/130 km/h 6,9
Ciudad 8,4
Medio 7,0
PRECIO DE VENTA AL PÚBLICO: 65.100 euros
GARANTÍA: 2 años sin límite de km

Galeria de fotos