Porsche 911 (992) GT3 RS 2023, una locura para dentro y fuera del circuito

18 agosto, 2022
JORGE FERNANDEZ

Electrónica y aerodinámica al poder

Con solo echarle un vistazo al nuevo Porsche 911 GT3 RS 2023 sabemos que se trata de un modelo de altas prestaciones, perfecto para rodar sobre el asfalto de un circuito, pero con la ventaja de estar también homologado para su uso en carreteras abiertas.

Porsche vuelve a sorprender a los amantes de las sensaciones fuertes con su nuevo 992 GT3 RS, una máquina precisa para competir en cualquier circuito del mundo y a la que ahora se ha perfeccionado su aerodinámica e incrementado las posibilidades de ajuste del chasis, dirección y control de tracción por vía electrónica, vamos la locura de cualquier piloto.

Su diseño exterior no oculta los numerosos elementos funcionales que mejoran la aerodinámica, como el aparatoso alerón trasero, que en su parte superior llega incluso a superar la altura del coche, algo inédito en un Porsche de producción en serie, al igual que la instalación de un sistema de reducción de resistencia al aire DRS (drag reduction system). Para lograr una baja resistencia y velocidades más altas en las rectas, el DRS permite colocar las alas en una posición plana con solo presionar un botón, mientras que también se dispone de la función de aerofreno, que se activa durante el frenado de emergencia a velocidades altas (las alas de la parte delantera y trasera se ajustan verticalmente, creando un efecto de desaceleración aerodinámica que complementa a los frenos). Todas estas mejoras consiguen el doble de carga aerodinámica que el anterior 911 GT3 RS y el triple que el actual Porsche 911 GT3.  A 285 km/h, la carga aerodinámica total es de 860 kg.

El frontal cuenta con un splitter que divide el flujo de aire en dos y hace que fluya tanto por encima como por debajo. Los deflectores delanteros desvían en aire hacia el exterior, también se han montado unas lamas en las aletas para ventilar los pasos de rueda y en el capó se pueden ver las enormes entradas de aire que se dirigen al radiador central. Este intercambiador de calor es un elemento introducido por primera vez en el Porsche 911 RSR, y que sustituye a los tres radiadores utilizados con anterioridad. Está montado en el espacio del maletero que tienen otras versiones del 911, lo que deja espacio para otros elementos aerodinámicos en los laterales.

La suspensión ha sido diseñada para un comportamiento ejemplar en cualquier circuito o condición de los neumáticos, pudiéndose ajustar tanto en comprensión como en extensión desde el selector giratorio PTV en el volante, además de los modos preconfigurados de conducción Normal, Sport y Track, este último de configurable individualmente. El Porsche 911 GT3 RS monta de serie neumáticos homologados para carretera con medidas 275/35 R20 delante y 335/30 R21 detrás, con llantas forjadas de aleación ligera en ambos casos.

Y en cuanto a su poderoso propulsor, recurre al conocido 6 cilindros bóxer atmosférico de 4.0 litros que desarrolla 525 CV, 5 CV más que el modelo anterior gracias al empleo nuevos árboles de levas con perfiles de leva modificados. La adopción de una caja de cambios de doble embrague PDK de 7 velocidades le permite acelerar de 0 a 100 km/h en solo 3,2 segundos y alcanzar los 296 km/h de velocidad punta. Y es que gracias al empleo extendido de serie de polímero reforzado con fibra de carbono (CFRP) en puertas, aletas delanteras, techo, capó y asientos, el 911 GT3 RS pesa solo 1.450 kg.

Para detener esta caballería se recurre a pinzas de freno monobloque de aluminio fijas con 6 pistones y discos de 408 mm de diámetro para el eje delantero (incrementan el grosor de 34 a 36 mm), mientras que en el eje trasero se siguen montando discos de 380 mm con pinzas fijas de 4 pistones. En opción están disponibles los frenos Porsche Ceramic Composite Brake, con discos de 410 mm en el eje delantero y de 390 mm en el trasero.

En el interior tenemos superficies de cuero negro, tejido Racetex y carbono. Sin coste adicional se puede pedir el pack Clubsport, que añade barra antivuelco, extintor y arnés de seguridad de 6 puntos para el conductor. También se puede  pedir el pack Weissach, que añade capó, techo, partes del alerón trasero o las carcasas de los retrovisores en carbono, barras estabilizadoras, bielas traseras y protecciones del eje trasero en CFRP (reduciendo unos 6 kg de peso), levas con tecnología magnética que reducen el tiempo entre marchas, y las llantas forjadas de magnesio (estas últimas como opción). Este pack Weissach sí que tiene un coste adicional, añadiendo a la factura final 36.313 euros (41.512 euros con jaula antivuelco).

El precio final en España es de 265.404 euros, y ya está abierto el plazo para pedirlo.

Galeria de fotos