McLaren Speedtail

31 octubre, 2018
J.C. BERGER
Un “hipercar” para Woking

Por fin, la marca británica de superdeportivos resucita su legendario McLaren F1 triplaza con el McLaren Speedtail, una espectacular reinterpretación actualizada al siglo XXI que incluye hibridación.

Dotado de un espectacular diseño ultraaerodinámico en forma de gota de agua que le ha valido el sobrenombre de “speedtail” (cola veloz), llega dispuesto a marcar una nueva referencia en el mundo de los superdeportivos. Sólo se fabricarán 106 unidades, en un claro guiño a las unidades del McLaren F1 producidas entre 1992 y 1998.

Como su antecesor, viene a situarse como una nueva referencia entre los grandes deportivos, con una carrocería extremadamente larga (5,14 m de longitud) y baja (1,15 m de alto), con un espectacular diseño con apertura semivertical de puertas en forma de élitros. Su bastidor es un monocasco de fibra de carbono, para reducir su peso al máximo, bajo una configuración especial que incluye un puesto de conducción avanzado, pensado para pilotarlo más que conducirlo.

Las suspensiones están construidas en aluminio también para reducir su peso, y son activas, lo mismo que su aerodinámica variable en función del piso y la velocidad. Con todo ello la firma de Woking anuncia un peso en vacío de 1.430 kg, realmente mínimo para un modelo híbrido de sus dimensiones. De su motorización, McLaren sólo ha avanzado que tendrá una potencia total conjunta 1.050 CV, sin dar más detalles ni del motor de combustión (un V8 turbo presumiblemente) ni del eléctrico o los eléctricos.

La figura estilizada del McLaren Speedtail incluye aerodinámica variable en función del piso y la velocidad

Incluido dentro de los modelos de la familia Ultimate Series de McLaren, este prototipo que sirve de laboratorio de ensayos aerodinámicos de la marca saldrá a un precio realmente prohibitivo para el común de los mortales, nada menos que 1.750.000 libras esterlinas antes de impuestos, el equivalente a casi dos millones de euros que, si se llega a exportar alguna unidad a nuestro país, se transformarían con los actuales impuestos en casi 2,7 millones de euros. Resulta evidente que no hay modelos comerciales a su altura, salvo los muy excepcionales, como el Bugatti Chiron o el “La Ferrari” de Ferrari, como tampoco los tuvo en su día el McLaren F1 cuando se presentó en 1992, con la originalidad de su puesto de conducción centrado y adelantado, con dos asientos más retrasados, originalidad que repite este Speedtail.

Interior futurista

En su interior encontramos el puesto de conducción central avanzado, dejando detrás espacio para otros dos asientos, en un habitáculo lleno de pantallas y con mandos hasta en el techo (los del cambio, apertura de ventanas y puertas y arranque del motor), como en un avión. La entrada al puesto de conducción se ve favorecida por un acabado de cuero direccional de nueva creación que facilita el deslizamiento en el asiento, pero mantiene al ocupante en su lugar mientras conduce. El asiento central está flanqueado por dos asientos de pasajeros que están integrados en el monocasco de fibra de carbono.

El parabrisas se curva hacia arriba para formar parte del techo, en el que se encuentra una cúpula acristalada sobre la cabeza del conductor en las espectaculares puertas diédricas, con una increíble sensación de espacio. La cúpula, la parte superior acristalada de las puertas y los retro-iluminadores disponen de tecnología electrocrómica que les permite volverse opacos de forma independiente en un instante, mientra que la parte superior del parabrisas también es de vidrio electrocrómico, que evita la necesidad de utilizar parasoles.

La posición central del conductor con dos asientos más traseros, copia la configuración original del McLaren F1 de 1992

Aerodinámica y peso favorables

Con más de 1.000 CV de potencia y poco más de 1.400 kg de peso, no es de extrañar que las prestaciones anunciadas por McLaren para este Speedtail sean impresionantes, a la altura de un Bugatti Chiron (que con 420 km/h le supera en velocidad punta, pero no en aceleración), con una velocidad punta de 403 km/h y una aceleración de 0 a 300 km/h en 12,8 segundos (el Chiron anuncia 13,6 segundos para esos mismos 300 km/h). En cualquier caso, el McLaren Speedtail será el deportivo más rápido jamás fabricado en serie comercial (por corta que sea) por la marca británica (su aceleración hasta los 300 km/h rebaja en casi 4 segundos menos ese mismo registro en el McLaren P1, el que hasta la fecha era el coche de serie más rápido de la casa de Woking).

Pero como buen laboratorio dinámico de pruebas este Speedtail ofrece diversas variaciones de actuación aerodinámica para optimizar sus prestaciones y combinarlas con la máxima estabilidad. Así, entre los diferentes modos de conducción disponibles hay uno, el Velocity, en el que se prioriza la aerodinámica y la entrega de potencia para poder alcanzar la velocidad máxima. En este caso la carrocería, ya de por sí muy baja, reduce su altura en otros 35 mm gracias al Velocity Active Chassis, reduciendo ésta a solo 1,12 metros, al tiempo que las cámaras laterales de visión posterior (que sustituyen a los retrovisores) se pliegan en las puertas, mientras que los alerones traseros activos, incluidos las pequeñas aletas flexibles de la cola, también en fibra de carbono) se configuran para ofrecer la máxima direccionalidad y la mínima resistencia.

Su forma de gota ovalada y su alargada y afilada trasera, es distinta de la de otros hiperdeportivos. Según McLaren, nada hay gratuito en su diseño, cada cada línea y cada elemento de su carrocería tiene una razón de ser, desde la forma de su cabina a sus ruedas lenticulares delanterasTodo ha sido pensado para reducir las turbulencias y conducir los flujos de aire de modo que opongan la menor resistencia posible, para lo que el borde posterior del Speedtail exhibe un par de alerones traseros activos hidráulicos que forman parte integral de la cubierta posterior, fabricada en fibra de carbono flexible que puede doblarse literalmente. Con una tolerancia de solo 1 mm entre la unión de sus superficies, elimina prácticamente cualquier holgura o línea de cierre entre el vehículo y el borde delantero de los dos alerones activos, lo que significa que no hay turbulencia, no hay resistencia y no hay pérdida de velocidad.

El salpicadero del McLaren Speedtail parece más una cabina de avión por la instrumentación situada en el techo y las pantallas digitales

Además de la ya citada fibra de carbono, McLaren también usa otros materiales ultraresistentes y ligeros en la estructura del McLaren Speedtail. Por ejemplo, los discos de freno carbocerámicos, y las llantas de 21” de diámetro realizadas en titanio (calzadas con neumáticos P-ZERO especialmente desarrollados por Pirelli para este modelo), con algunos elementos del bastidor y la carrocería (zaga, aletas, difusor delantero…) hechos en una mezcla de titanio y fibra de carbono.

Todo ha sido pensado para lograr el máximo rendimiento y eficiencia dinámica de este superexclusivo McLaren. Tan superexclusivo que, a pesar de su precio, las 106 unidades a fabricar ya están vendidas, tras una presentación casi secreta realizada en Londres entre propietarios de la marca hace dos años nada menos, en noviembre de 2016 (para que se vea que McLaren apuesta sobre seguro), y eso que la entrega de las primeras unidades no está prevista hasta primeros de 2020.

Galeria de fotos

foto: mclaren-speedtail_01.jpgfoto: mclaren-speedtail_02.jpgfoto: mclaren-speedtail_03.jpgfoto: mclaren-speedtail_04.jpgfoto: mclaren-speedtail_05.jpgfoto: mclaren-speedtail_06.jpgfoto: mclaren-speedtail_07.jpgfoto: mclaren-speedtail_08.jpgfoto: mclaren-speedtail_09.jpgfoto: mclaren-speedtail_10.jpgfoto: mclaren-speedtail_11.jpgfoto: mclaren-speedtail_12.jpgfoto: mclaren-speedtail_13.jpgfoto: mclaren-speedtail_14.jpgfoto: mclaren-speedtail_15.jpgfoto: mclaren-speedtail_16.jpgfoto: mclaren-speedtail_17.jpgfoto: mclaren-speedtail_18.jpg
Mclaren
Mclaren