La movilidad eléctrica en los próximos años y sus tendencias

9 junio, 2022
JAVIER GETE
Una clara explosión de la electrificación en prácticamente todo el mundo

Según informe desarrollado por la multinacional alemana “Juice Technology” que se dedica a las soluciones de recarga de vehículos eléctricos, durante el primer semestre de 2023 las matriculaciones de vehículos electrificados (híbridos o eléctricos) ya superarán a las de vehículos con propulsión térmica (gasolina y diésel), siendo China un gran poderoso actor con su entrada de al menos 6 marcas electrificadas en Europa y EE.UU. Además Estados Unidos superará en 2025 una cuota de vehículos eléctricos del 40%, con un panorama similar en Europa que ya contará con 3 o 5 nuevas redes de recarga rápida en su globalidad.

Fue en diciembre de 2019 cuando la UE anunció su clara iniciativa para reducir los gases de efecto invernadero en más de un 90% para 2050 respecto a 1990. Para ello se instruía de la necesidad de que en 2030 debería ya existir una capacidad de infraestructuras de recarga suficiente para coches y el resto de los vehículos cada 60 km en la red trans-Europea de transporte, con un objetivo de un millón de puntos de recarga.

Ante este panorama solo algunas marcas fabricantes de coches activaron en tiempo todos sus procesos y programaciones de nuevos modelos y su fabricación de cara a una rápida y total electrificación y sólo en algún caso se dispone ya en el mercado de vehículos electrificados en todas sus variantes y en cada uno de los segmentos de presencia en el mercado.

En consecuencia algo que va a marcar un futuro favorable en este sentido es un interesante análisis de las tendencias a nivel mundial en los próximos años:

  • El porcentaje de vehículos electrificados (eléctricos e híbridos) superará las matriculaciones de térmicos (gasolina y diésel) a lo largo del primer semestre de 2023, alcanzando en 2025 su punto de inflexión (50%) en todos los segmentos y clases del mercado, tanto económicamente como en su posible comparativa con los vehículos de combustión.

  • En 2025 las autonomías de los eléctricos seguirán aumentando, así como los tiempos de recarga serán cada vez más cortos y las opciones en este sentido serán cada vez más habituales, con una caída de los precios y con ampliaciones de gamas que empezaran a ser líderes también en los segmentos medio y pequeño.

  • China jugará un rol preponderante en este proceso tanto en Europa como en EE.UU., con 6 marcas en todos los mercados y manteniéndose como el mayor mercado de coches eléctricos del mundo internamente en China.

  • En 2026 EE.UU. mostrará una cuota de vehículos eléctrico próxima al 40%, aunque está aún en espera de promulgación de la ley “Biden” en este sentido, que pretende dar un fuerte impulso al uso y disfrute de los vehículos eléctricos.

  • El éxito y duración de los vehículos híbridos enchufables es limitado en el tiempo al menos en Europa ya que las cifras de consumo, los privilegios y las exenciones fiscales no se podrán mantener por más tiempo, si bien el tema ya se encuentra en debate en la UE, con una clara tendencia hacia los eléctricos puros ya desde 2024.

  • También en 2024, prácticamente todas las estaciones de servicio de las carreteras europeas dispondrán de conexiones de carga rápida, lo que ya está suponiendo unas grandes inversiones de los operadores. Evidentemente,  todo esto se traducirá en un neto incremento de los precios por kW/h a los usuarios y rápidamente nacerán entre 3 y 5 redes en toda Europa para cubrir este ahora incipiente mercado. Estos precios están, claro, vinculados a los precios generales de la electricidad en cada país y también de la capacidad y costes de generación de la energía eléctrica día a día.

  • Sin embargo, la carga en el hogar o en las oficinas con corriente alterna será cada vez más barata para los usuarios, gracias al evidente incremento de la procedencia de la energía de procesos ecológicos naturales no vinculados a procesos industriales complejos y caros. Para la carga CA, el cargador trifásico de 11 kW se convertirá en la solución más común en Europa, y además se producirá un rápido incremento de instalaciones de recarga en garajes privados y comunitarios durante los próximos años. Para recargas en ruta con corriente continua, será la conexión CCS (potencia hasta 350 kW) la que se expandirá como estándar en las rutas de larga distancia, así como en aparcamiento públicos en los puntos de interés de las ciudades.

  • A partir de 2025 se esperan ya la llegada de puntos de carga totalmente automatizados (robótica) que empezarán a dar servicio también a los vehículos autónomos y semiautónomos, tanto en su vertiente privada como para las flotas autónomas de transporte, coches de alquiler, etc.

  • Según el último barómetro de electro-movilidad en España de ANFAC (Asociación España de Fabricante de Automóviles y Camiones), la cuota de vehículos eléctricos sigue creciendo en España, aunque más lentamente que en el resto de Europa, con una cuota que ha crecido en 2021 14,3 puntos respecto a un crecimiento en Europa de 39,7 puntos.

  • También en cuanto a puntos de recarga en España, el desarrollo sigue siendo mucho más lento que el resto de Europa, contando en 2021 sólo con el 3,3% de los puntos de recarga que se reparten por todo el viejo continente, con una mayor profusión de los puntos de recarga lenta que no es lo deseable. A lo largo de 2021 se han instalado en España 4.866 puntos, lo que supone una velocidad de instalaciones 4 veces inferior al necesario para llegar a los objetivos de mercado marcados por la UE

En definitiva, en los próximos años veremos como el sector del motor dará un vuelco completo en su actividad con una auténtica revolución industrial y global, si bien hay grandes dudas de que España pueda acompañar el proceso según lo previsto.