Kia cee’d, la apuesta completa

26 mayo, 2017
M.M.

Fiabilidad y garantía

Diseñado, desarrollado y fabricado en Europa, esta segunda generación del cee’d ha consolidado a Kia como una marca líder en nuestro mercado, al mismo nivel que los mejores constructores generalistas europeos. Una posición avalada por una calidad de primer nivel y la mayor garantía del mercado (7 años), con el añadido de una buena relación precio-equipamiento, que ahora ha refrescado la marca coreana tanto en la berlina como en los coupé 3 puertas y familiar SW.

Más sofisticado, eficiente y refinado, además de más agradable de conducir que su antecesor, el nuevo cee’d mide 4,31 m de largo, 1,78 de ancho y 1,43 de alto, por una batalla de 2,65 m. Ofrecido en carrocería berlina 5 puertas, coupè 3 puertas (bautizado Pro cee’d) y familiar Sports Wagon (SW). Esta segunda generación cee’d presenta una imagen más emocional y una silueta estilizada gracias a numerosas pruebas en el túnel de viento, hasta conseguir un Cx de 0,30, uno de los mejores de su categoría. Y también ofrece mayor calidad percibida en materiales y revestimientos y un mejor equipamiento.

Más bajo, largo y ancho que su predecesor y con su misma batalla, el nuevo cee’d aprovecha la plataforma de su predecesor, ahora más rígida y robusta, y afila su imagen con un parabrisas muy inclinado, una baja cintura delantera y unas ventanillas más alargadas. En el frontal domina el diseño de la nueva parrilla que Kia denomina “tiger nose” (hocico de tigre), con unos faros de agresivo diseño que se extienden más allá del frontal e incluyen luz diurna de cruce por diodos, con una ubicación más alta de la propia parrilla. Los montantes del parabrisas muy inclinados, junto a la suave caída del techo y el deflector aerodinámico integrado acentúan la estética deportiva de este modelo que se beneficia de una buena visibilidad.

La zaga tampoco desmerece y resulta bastante lograda, con sus grupos ópticos horizontales partidos por el portón, éste con un tamaño suficientemente amplio aunque un poco alto en su base de carga y un estilo propio muy dinámico y moderno. Y el volumen del maletero gana un 12% hasta alcanzar los 380 litros (40 litros más), uno de los mayores de su segmento, ampliable a más del triple abatiendo los asientos traseros hasta dejar una superficie completamente plana.

Confort y seguridad.- Su muy amplio interior se distingue por un aspecto más refinado y menor nivel sonoro, que realza su mayor sensación de calidad percibida y agrado de conducción. El cuadro de mandos se ha mejorado, con pantalla táctil multifunción en la zona central de la consola, ahora integrada en el cuadro bajo una visera común. Cambia el sistema multimedia, ahora con un navegador TomTom con actualizaciones gratuitas durante 7 años (el mismo tiempo que dura la garantía del vehículo), la radio digital (DAB) y los servicios de conectividad.

La parte superior de salpicadero y puertas va forrada con un plástico acolchado de buen aspecto y tacto, y los ajustes entre las distintas piezas son precisos, sin ruidos ni vibraciones, contando la mayoría de los huecos portaobjetos que hay repartidos por el habitáculo con un fondo de goma que impide que los objetos depositados hagan ruido al moverse.

La plataforma también repite las suspensiones conocidas pero con una sustancial mejora y aumento de rigidez en la misma, un 45% más en rigidez torsional de la carrocería. El eje anterior mantiene el esquema pseudo Mac Pherson con tirantes auxiliares y el posterior se beneficia de una suspensión trasera multibrazo. La barra estabilizadora delantera ahora es hueca (sin cambiar su diámetro) y se ha incorporado el «Torque Vectoring», un sistema que ayuda al vehículo a entrar en las curvas frenando la rueda interior (para que llegue más fuerza a la exterior).

La dirección, de asistencia eléctrica, es muy directa (requiere 2,85 vueltas entre topes) con un diámetro de giro de 10,28 m, disponiendo en opción del sistema Flex Steer de asistencia variable, con tres modos de funcionamiento –confort, normal y deportivo–, que permiten al conductor variar el nivel de asistencia y la dureza de las reacciones.

En materia de seguridad, Kia tampoco se queda atrás, incorporando las más avanzadas tecnologías tanto en seguridad activa como pasiva (ABS + BAS, ESP, asistente de arranque en cuesta gestión integral de la estabilidad del vehículo, con la gestión conjunta del ABS y de los controles de estabilidad y tracción, y hasta la señal de frenada de emergencia que hace parpadear las luces de freno cuando detecta una frenada de emergencia.

En cuanto a equipamiento (ver cuadro aparte), el Kia cee’d se ofrece en 4 niveles: Concept, Drive, Tech y GT Line (que sugiere la mayor deportividad del modelo), además de la opción denominada Luxury Pack. Pero desde el nivel más bajo incorpora de serie elementos como el ordenador de a bordo, la conexión Bluetooth para teléfono móvil, el aire acondicionado o el programador de velocidad.

También con tres cilindros.- En el apartado motriz destaca el nuevo 1.0 T-GDI, un motor turboalimentado al gusto actual, de gasolina con 3 cilindros y un litro de cubicaje, con inyección directa y ofrecido en dos niveles de potencia: 100 ó 120 CV, ambos con el mismo par (17,4 mkg). Los dos presentan una entrega de potencia muy progresiva, y en el caso del 120 CV (que es la unidad que más hemos probado) con una punta realmente brillante, y sin necesidad de apurar mucho el giro. Salvo por un tacto del embrague poco progresivo, es una mecánica muy brillante y agradable. Se ha buscado con este motor ofrecer unas prestaciones adecuadas a la deportividad del modelo, pero sobre todo con un consumo muy contenido, así como una respuesta muy elástica (sus 17,5 mkg de par máximo están disponibles desde 1.500 rpm hasta 4.000 rpm, lo que supone la misma elasticidad (o más) que un diesel.

La oferta de este nuevo motor más moderno y eficiente que cumple la normativa Euro 6, implica la retirada del 1.4 MPI de 100 CV, el 4 cilindros atmosférico. Además la contundente entrega de par del 3 cilindros turbo a bajo régimen le hace mucho más agradable de conducir, a lo que añade su menor consumo oficial: 4,7 litros/100 km (4,9 en el 120 CV). Ambos motores montan un cambio manual de seis relaciones.

Por lo demás, este tricilíndrico 1.0 T-GDI tiene un sonido algo agudo, pero no muy alto ni molesto, gracias también a la excelente insonorización de que disfruta este renovado cee’d en el nivel GT Line que probamos, dentro del proceso de mejora continua de Kia, que se nota claramente en la calidad percibida de sus coches, especialmente en los niveles altos de acabado. Y por último conviene destacar que el alto de gama en gasolina de los cee’d sigue a cargo del 1.6 T-GDI turbo de inyección directa, con sus 204 CV y 27 mkg de par, reservado para el pro_cee’d GT.

En cuanto a la oferta diesel, el 1.6 CRDI de 128 CV pasa ahora a dar 136 CV, aumento conseguido gracias a un nuevo sistema de inyección y a una bomba de aceite de flujo variable, que reduce las pérdidas por rozamiento del motor. Su funcionamiento también es muy elástico ya que empuja con fuerza desde las 1.700 rpm con sus 26,5 mkg de par, constantes entre 1.900 y 2.750 rpm, este motor puede montar tanto un cambio manual como automático (aumenta el par en éste hasta los 30,4 mkg), ambos de 6 velocidades que acelera al renovado cee’d hasta 100 km/h en menos de 11 segundos (10,6), alcanzando una velocidad máxima de 200 km/h. Por su parte, el 1.6 CRDI de 110 CV, se mantiene invariable con sus 190 km/h de velocidad punta y 11,1 segundos en el 0-100 km/h, con un consumo medio combinado incluso menor (4 lts/100 km) que el del 1.4 CRDI de solo 90 CV.

En resumen, una atractiva oferta para una gama que, junto al Sportage, constituye un pilar esencial de las ventas de Kia en Europa, manteniendo la competitiva tarifa de precios de la marca coreana, y con un nivel de calidad que ya nada tiene que envidiar al de las más acreditadas marcas generalistas europeas.

Galeria de fotos

Kia
Kia

Tno. 91 579 64 66
Garantía: 7 años o 150.000 km