Citroën AMI

3 marzo, 2020
G. ROMERO-REQUEJO M.
¡Oh la la!

La marca centenaria francesa pretende revolucionar la movilidad eléctrica en las grandes ciudades con su nuevo vehículo Citroën AMI, un cuadriciclo biplaza al que podríamos catalogar como microcoche, ya que además de su reducido tamaño, no hace falta carnet para conducirlo.

Citroën recupera el nombre AMI de su modelo comercializado en las décadas de los 60 y 70, con la única coincidencia de incorporar un diseño disruptivo como parte de su encanto. Conceptualmente y como novedad absoluta, iba a ser sin duda, una de las novedades que más público atraería hacia el stand de Citroën en el Salón de Ginebra, antes de su cancelación «in extremis». Y es que razones no le faltan, ya que el nuevo Citroën AMI innova hasta en su tamaño ultra-compacto (2,40 m de largo, por 1,39 m de anchura y 1,52 m de altura) y ligero (485 kg), que le permiten una alta maniobrabilidad (diámetro de giro de 7,20 m) y facilidad de aparcamiento, siendo 30 cm más pequeño que un smart ForTwo.

Definido por la marca como un ágil vehículo compacto personalizable, confortable y protector, el Citroën AMI posee un carácter único, no solo por su diseño que parece escapado de una película futurista, sino por su altísima accesibilidad a través de una concepción 100% «online» y de forma complementaria a la red Citroën, con una oferta muy económica adaptada a las necesidades de cada uno, ya sea a través de Free2Move (el «carsharing» del Grupo PSA, antes conocido por Emov) o incluso un alquiler de larga duración desde 19,99 euros/mes (en Francia). Y todo para proponer una solución global de movilidad urbana alternativa y muy accesible, facilitando el transporte de cualquier persona.

Citroën AMI: un diseño… distinto

La marca del doble chevrón se ha caracterizado a lo largo de sus más de 100 años de vida por ofrecer diseños rompedores que cautivaron a la industria y sobre todo al gran público, como el Citroën 2 CV por su simplicidad práctica, el DS por su sofisticación para la época y más recientemente el C4 Cactus (primer modelo en introducir los Airbumps), vehículos que como concepción rompieron moldes y presentaron soluciones técnicas novedosas para la época en la que fueron lanzados. Ahora, con una industria automotriz sometida a grandes cambios tanto tecnológicos como regulatorios, en cuanto a emisiones se refiere, Citroën se lanza a presentar el AMI, como un práctico vehículo ideado para el transporte personal urbano con cero emisiones locales.

Y es esta especial concepción la que le hace romper moldes, ya que su tamaño reducido (su plataforma CMP podría ofrecer en el futuro una versión de batalla alargada Cargo para entregas de paquetería de última milla u otra con 4 plazas) le da una oportunidad para adoptar un diseño simétrico de silueta minimalista, que como poco genera sorpresa e interés. Y es que, si lo miramos de perfil, solo por pequeños detalles sabremos el sentido de la dirección a la que apunta su despejado parabrisas delantero, ya que incluso tanto su frontal como su zaga son idénticos, solo diferenciado por los obligatorios pilotos traseros de color rojo o los faros delanteros tipo LED transparentes. En un nivel superior encontramos pequeños intermitentes redondos encastrados a ambos extremos del dimensionado escudo de la marca, que va pintado sobre una moldura horizontal que puede ser de color diferente.

Su amplia superficie acristalada dispone incluso de techo panorámico, lo que asegura una óptima iluminación de su habitáculo a la vez que le dota de una gran visibilidad, empleando ventanillas laterales semi-batientes mediante bisagras basculantes horizontales, un guiño al Citroën 2 CV y también un ahorro de peso. En cuanto a su carrocería color azul AMI, ésta plantea una alta personalización (hasta 6 packs de accesorios de color disponibles) al poderse decorar con adhesivos tanto en el montante trasero, en el techo y cápsulas en los laterales a modo de Airbumps, a juego con los embellecedores de sus ruedas de 14″. Como detalle estilístico, incorpora retrovisores exteriores redondos de regulación manual.

Citroën AMI: interior amplio y práctico

El acceso a su simpático interior se hace a través de dos puertas de apertura original, ya que si la del acompañante lo hace de forma tradicional, la del conductor posee apertura inversa (también llamada suicida). En su amplio y funcional interior nos encontramos dos asientos simétricos, aunque solo el del conductor es regulable longitudinalmente, colocando un espacio portaobjetos a los pies del pasajero que puede acoger una maleta de tipo cabina de avión. Tras los asientos hay otra zona de carga en la que cabe también otra maleta del mismo tipo. Al no haber una consola central que separe a los asientos, el selector del cambio por botones se ubica en la base lateral izquierda del asiento del conductor.

El salpicadero es de tipo minimalista y está moldeado en su zona superior para ubicar tres molduras portaobjetos que pueden acoger desde envases de bebidas hasta pequeños objetos (algunos de ellos pueden ir protegidos mediante una tapa). Tras el volante encontramos un cuadro de instrumentos digital, mientras que en medio del salpicadero encontramos una ubicación para el Smartphone que actúa como pantalla principal (da acceso al navegador y a la música), instalando un llamativo gancho para un bolso o una mochila delante del asiento del acompañante.

A través de la aplicación móvil My Citroën, el conductor tiene acceso en todo momento a través de su Smartphone a la información principal del Citroën Ami, como la autonomía, el estado de carga, las alertas de mantenimiento y las citas de posventa, localizando también los puntos de recarga más cercanos. Su batería de 5,5 kWh le permite una autonomía de hasta 70 km, bastando 3 horas para recargarlo completamente en un enchufe doméstico de 220 V, aunque también se puede recargar en puntos de carga públicos con un cable adaptador.

Citroën AMI: movilidad accesible

Más allá de ser un vehículo innovador, las característica motrices principales del Citroën AMI le encuadran dentro del segmento de los cuadriciclos ligeros en los que no es necesario tener carnet de conducir B, tan solo el carnet Tipo A (motores de menos de 50 cc), dotado de un silencioso motor eléctrico con una potencia de hasta 4 kW (5,4 CV) y con limitación de velocidad a 45 km/h, pudiendo ser conducido en España desde los 15 años según la legislación vigente.

Fabricado en la planta del Grupo PSA de Kenitra (Marruecos), el nuevo Citroën AMI ofrecerá diferentes fórmulas de adquisición o alquiler englobadas dentro del mundo digital pudiendo formalizar la compra online desde establecimientos como FNAC o DARTY (cadena de establecimientos de venta de electrónica y electrodomésticos). En Francia se podrá comprar desde 6.000 € (con 900 € de ayuda del bono ecológico), un precio muy competitivo similar a lo que costará en España y parecido a lo que costaba un Renault Twizy con limitación de potencia. También se podrá alquilar a largo plazo dando una entrada de 2.644 € y una cuota mensual desde 19,99 € al mes durante 48 meses.

Y para aquellos que quieran usar ocasionalmente el Citroën AMI, también estará disponible en Free2Move, la plataforma de Carsharing del Grupo PSA (permite el alquiler de corta duración a partir de los 16 años), sumándose a la oferta existente de modelos (C-Zero, Berlingo y DS3).

 

Galeria de fotos

Citroen
Citroen

Tno. 91 585 11 00
Garantía: 2 años sin límit