BMW M 1000 RR

22 octubre, 2020
J. BOTELLA
Del circuito a la carretera, o viceversa…

El mundo “M”, que acredita todos los productos de altas prestaciones de BMW, ha llegado a su división motos con la nueva BMW M 1000 RR, una auténtica Superbike de competición, pero matriculable.

No es la única del segmento de las denominadas Superbike o “súper-deportivas”, no. Pero la nueva M 1000 RR, que es la primera moto que añade el logo “M” (Motorpsort) en la amplia gama de productos de BMW Motorrad, destaca entre sus competidores por su extravagante sencillez que, solo con verla, ya predispone a pensar que su motor de cuatro cilindros en línea, apoyado en un clásico muy elaborado, rinde la nada despreciable potencia de 212 CV. Es, sin engaños, una auténtica moto de carreras que se puede matricular y a partir de ahí, cada usuario deberá elegir entre pilotarla o conducirla que, aunque lo parece, no significa lo mismo.

BMW M 1000 RR: deportiva al máximo nivel

En BMW -su departamento “M”- ha sabido perfeccionar su anterior modelo, la ya conocida S 1000 RR, con el único fin de aumentar su potencia, rebajar su peso y dotarla de elementos aerodinámicos para aumentar su tracción y efectividad; en suma: aumentar sus prestaciones. Para llegar a este objetivo, se ha trabajado muy a fondo en su motor, dotándole de unos nuevos pistones forjados, bielas de titanio muchos más ligeras, aumento de compresión, conductos de aspiración y un nuevo sistema de escape desde el colector, hasta los silenciadores delantero y trasero, todo ello fabricado también en Titanio

En la parte aerodinámica, se han añadido pequeños alerones estáticos que pegan la moto al asfalto, mejorando su tracción, el equilibrio dinámico y poder de frenada. Todo ello hace que esta nueva espectacular motocicleta se pueda adaptar tanto a las exigencias de rodar en un circuito como para conseguir excitantes sensaciones en la más sinuosa de las carreteras.

Claro, mayores prestaciones requieren mayor control dinámico y este se concentra en su modificado sistema electrónico, en sus suspensiones y, por supuesto, en su frenada; elementos que no se han dejado tampoco al azar. Esta extrema M 1000 RR, dispone de cuatro modos de pilotaje: “Road” para viajar; “Dynamic” para disponer de ciertas sensaciones Racing; “Race” y “Race Pro 1-3”, dos modos destinados a pilotar en pista. A destacar, particularmente, el modo Race Pro 1-3” mediante el que podemos adaptar nuestra M 1000 RR al circuito elegido o al nivel de pilotaje que deseemos, por ejemplo: en lo que respecta al control de tracción o a la retención, mayor o menor, del sistema freno motor.

Esta nueva moto de BMW, monta también el sistema “Shift Assistant Pro” con el que se puede subir y bajar las 6 velocidades de su caja de cambios sin accionar el embrague; o el “Launch Control”, que evita las salidas levantando rueda… En el apartado suspensiones, en el eje delantero, que utiliza llanta de carbono de 17”, monta una horquilla invertida regulable, mientras que en el trasero se acude a un amortiguador central dimensionado y, obviamente, también regulable, para conseguir un moto a medida de cada usuario.

El piloto dispone de un cuadro de instrumentos con pantalla TFT que informa de cuanto podamos necesitar, al cual se le puede añadir un software Racing con transpondedor portátil MGPS. Para los clientes que no tenga bastante, que los habrá, BMW Motorrad, también les ofrece un kit opcional de competición “M” que incluye un basculante más ligero, cadena de transmisión “Endurance” libre de mantenimiento y una cubierta especial para esconder el asiento del pasajero, un detalle para reafirmar su estilo Racing.

Ficha técnica

Mecánica
Motor 4 cilindros en línea
Refrigeración Líquida
Cilindrada 999 cc
Potencia máxima 212 CV a 14.500 rpm
Dimensiones
Altura asiento 832 mm
Distancia entre ejes 1.441 mm
Depósito 16,5 l.
Peso 192 Kg
Precio N.D.

Galeria de fotos