Aston Martin Vantage 2024

29 mayo, 2024
J. Robredo

Un hiperdeportivo sin concesiones

Bajo un aspecto musculoso y seductor, el totalmente renovado Aston Martin Vantage 2024 responde a las demandas de su exclusiva clientela que quiere seguir disfrutando de coupés de la vieja escuela, es decir, potentes, con motor delantero, propulsión trasera… y sin electrificar.

La exclusiva marca británica ha renovado su deportivo de acceso. Según Aston Martin, este nuevo Vantage es el más centrado en el conductor de la marca hasta la fecha, capaz de recompensar su habilidad al volante, pero sin depender de ella para ofrecer una experiencia emocionante. Su formato exterior apenas varía, con 4,5 m de largo, 1,27 de alto y 2,05 de ancho, sobre una plataforma de 2,7 m de batalla, y un peso total en vacío de 1.600 kg (pero que sube a 1.740 kg en orden de marcha), con un equilibrado reparto de masas al 50% sobre cada eje.

Aston Martin Vantage 2024

Su estampa es muy similar a la de su antecesor, pero hay nuevos faros (con función matricial), nuevos capó y aletas, así como paragolpes y difusor posterior, y mayores tomas de aire. Estéticamente, este renovado Aston Martin Vantage 2024 recupera los emblemáticos embellecedores laterales de Aston Martin, que ahora flanquean las salidas de aire laterales. Los pasos de rueda son más anchos para admitir las grandes ruedas de 21” en ambos ejes, mientras que los retrovisores sin marco y las manillas de las puertas son también nuevos, así como el paragolpes trasero con difusor de salidas de aire y cuádruples tubos de escape de gran diámetro que emiten una sinfonía deportiva abrumadora.

Pese a su carácter de superdeportivo, y a sus contenidas dimensiones, este espectacular biplaza no carece de maletero, con un volumen mínimo del mismo de 235 litros, que sube a 346 litros sin el separador de carga ni la bandeja trasera, y eso a pesar de un generoso depósito de gasolina de 78 litros de capacidad.

Aston Martin Vantage 2024

Chasis modificado

Estructuralmente repite chasis y plataforma de aluminio, aunque se han introducido algunos cambios, como nuevos travesaños de refuerzo, uno frontal más retrasado para mayor rigidez en el anclaje de la suspensión delantera y mejor tacto de la dirección, y otro posterior entre torretas de suspensión que aumenta un 30% la rigidez torsional. Se mantiene la suspensión independiente por dobles triángulos delante con la multibrazo trasera, se ha aligerado más el árbol de la transmisión en fibra de carbono y ahora monta amortiguadores Bilstein DTX (los mismos de los Porsche 911) y discos ventilados y ranurados de 400 mm de diámetro delante y 360 mm detrás, con pinzas de 6 y 4 pistones respectivamente (y en opción discos carbocerámicos CCB de 410 y 360 mm.

El tren rodante recurre a llantas de aleación forjada de 21” de diámetro, con 9,5” de ancho delante y 11,5” detrás, calzando neumáticos Michelin Pilot Sport 5S específicos para este modelo, en medida 275/35 delante y 325/30 detrás.

Sin embargo, la dirección es de desmultiplicación fija y muy directa (12,8 a 1), con 2,27 vueltas de volante entre topes, con asistencia variable que se reduce gradualmente a medida que el conductor se acerca al modo más agresivo (Track, pista) de conducción El control de tracción (ATC) tiene 4 programas (piso mojado, Sport, Sport Plus y circuito) y se puede ajustar en 8 niveles de actuación. El cambio sigue siendo el ZF automático por convertidor de par y 8 relaciones, aunque ahora con una relación final más corta (3,083:1),y un escalonamiento algo más cerrado.

Motor conocido, pero vitaminado

Esta nueva generación bate los récords de potencia en el modelo manteniendo su motor V8 4.0 soplado por dos turbocompresores de origen Mercedes-AMG, pero con un notable aumento de potencia y par, 665 CV a 6.000 rpm y 81,6 mkg constantes entre 2.750 y 6.000 rpm, frente a los 510 CV y 70 kg del anterior Vantage. Unas mejoras logradas mediante la modificación de los perfiles de levas, mayor relación de compresión, mayores turbos, y todo ello acompañado de una mayor refrigeración, con dos radiadores nuevos que complementan al principal, otro más de baja temperatura para los “intercooler” y el de aceite del motor con el doble de superficie, habiéndose aumentado el flujo de aire a los radiadores mediante mayores tomas (+50%).

Aston Martin Vantage 2024

Este impresionante aumento de potencia y par (155 CV más y casi 12 mkg, un 30% y un 15% más en cada uno) se traduce en esos 325 km/h de velocidad punta y 3,5 segundos para cubrir el 0-100 km/h, convirtiéndose en el Vantage más rápido de los 74 años de historia de la saga. Lo curioso es que pese a este despliegue de potencia y a la ausencia de hibridaciones, este nuevo Aston Martin Vantage se muestra muy comedido en su consumo (12,1 l/100 km bajo ciclo WLTP, con un mínimo de apenas 10 y un máximo de 22,3), emitiendo hasta 274 g/km de CO2.

Aston Martin Vantage 2024: todo bajo control

Pese a ser un tracción trasera de su peso y potencia, cuenta con un conjunto de ayudas electrónicas que le hacen capaz de ser conducido por cualquiera, aunque lógicamente son los pilotos experimentados quienes le sacarán más partido. Gracias a su control dinámico avanzado, este Vantage extrae información de varios sensores como el acelerómetro de seis ejes (IMU 6D), motor, frenos y E-Diff, para generar una precisa imagen de la trayectoria del automóvil y aplicarla a la gestión del ESP.

Esta unidad de medición inercial (IMU) 6D combina la supervisión del movimiento longitudinal (hacia delante y atrás), vertical (arriba y abajo), lateral (izquierda a derecha) así como de balanceo y cabeceo, junto a la rotación lateral (guiñada). El control simultáneo de estos movimientos y su aceleración en los seis ejes, permiten que el grado y velocidad de intervención del ESP sea siempre óptimo. El resultado es un deportivo para conductores expertos, a los que invita a explorar sus límites y su habilidad al volante, pero sin depender de ella para lograr una experiencia emocionante. Lo mismo sucede con el deslizamiento de frenos integrado (IBC) del ABS, que no sólo mejora la distancia de frenado, sino que también gradúa la frenada para mejorar la entrada en curva.

El control de tracción integrado (ITC) coordina motor, frenos y el E-Diff para obtener un control predictivo del deslizamiento bajo una tracción óptima, con una vectorización del patinado para permitir el mayor nivel de agarre al salir de curva.

Por último, el control integrado de la dinámica del vehículo (IVC) actúa sobre frenos, motor y el E-Diff para gestionar el ESP con el máximo equilibrio y maniobrabilidad al límite, mejorando el comportamiento del coche en todo tipo de conducción con una intervención más progresiva del ESP, que se ha modificado para ayudar al rendimiento, en lugar de limitarlo, a través del control de tracción ajustable (ATC). Además de poder elegir entre los modos Wet, On y Track para el ESP, el ATC desactiva el control de guiñada del ESP para que no actúe cuando no se pisa el acelerador, pero mantenga cierto nivel de control de tracción (en el grado elegido mediante el mando giratorio del ATC). Así se pueden realizar derrapes para que el conductor pueda controlarlos por sí mismo, y a partir del nivel 6 desactivar el control de guiñada y permitir que sea el conductor quien controle directamente los derrapajes antes de desactivar el control de tracción, que le permita la total libertad de control mediante el acelerador y dirección.

A estas ayudas dinámicas a la conducción se suman las demás habituales de seguridad, como el aviso de colisión frontal con frenado de emergencia autónomo, el control de crucero inteligente con función de parada y arranque, el aviso y alerta por cambio involuntario de carril, encendido y cambio automático de faros cruce/carretera (con faros matriciales de diodos), lector de señales de tráfico, control de presencia en ángulo muerto, aviso de apertura de puertas y de tráfico cruzado trasero, detector de cansancio de conducción, cámara de visión 3D a 360˚, etc.

Artesanía digitalizada en su interior

En su interior, aparte de los detalles de lujo artesanal (como la tapicería de cuero cosido a mano de Bridge of Weir), destaca la lograda posición de conducción, con asientos deportivos de gran sujeción, y la ergonomía centrada en el conductor. Pero los mayores cambios están en su nuevo salpicadero con pantallas digitales para el cuadro y el sistema multimedia, esta última de 10,3” (antes 8”) totalmente integrada, con un sistema de conectividad a medida (para entornos iOs y Android) y un equipo de sonido con 11 altavoces y 390W de serie.

Y sin descuidar la conectividad multimedia, con el sistema más avanzado de Aston Martin (introducido por primera vez en el DB12), ahora con una nueva aplicación que admite dispositivos iOS y Android, y deja interactuar al cliente a través de su dispositivo móvil personal. Este Vantage lleva una pantalla táctil en negro Pure Black (10,25”), con control gestual dactilar y mandos físicos combinados (para operaciones mecánicas clave como selección de marchas y modos de conducción, o la regulación de calefacción y ventilación).

También hay interruptores físicos para modificación de suspensión, ESP/DSC, sistema de escape, asistente de carril y sensores de distancia de aparcamiento, de modo que los mandos más usados puedan accionarse de forma intuitiva y sin apartar la vista de la carretera.

Aston Martin Vantage 2024: precio

Aunque ya ha sido presentado oficialmente en los concesionarios españoles, el nuevo Aston Martin Vantage 2024 llegará al mercado en la segunda mitad del presente año, a un precio aún por determinar pero que se acercará a los 250.000 euros, impuestos incluidos.