Bugatti W16 Mistral: el roadster supremo

26 agosto, 2022
JORGE FERNANDEZ

El último «traje» del W16

La Monterey Car Week ha sido testigo de la presentación del hypercar Bugatti W16 Mistral, el formato de despedida que ha elegido la marca de Molsheim para decir adiós a su mítico motor W16 a través de un precioso y exclusivísimo roadster de nada menos que 1.578 CV, y al alcance de muy pocos.  

Desde Bugatti Rimac afirman que no se trata de una simple evolución del Chiron, y que toma el nombre del viento del Mediterráneo que sopla del noroeste hacia el mar emplazado en esta ocasión desde el Valle del río Ródano hacia las ciudades de la Costa Azul francesa, una exclusiva región que muy bien podría contar con varios de estos Bugatti W16 Mistral cuando se entreguen a sus millonarios propietarios en 2024.

Materiales ligeros y aerodinámica hasta en los faros

Para su fabricación se han utilizado materiales ligeros, como titanio y aluminio impreso en 3D, asegurando una gran resistencia, buen comportamiento y bajo peso. El trabajo en diseño está a otro nivel, y es que se ha tenido que combinar la estética con el más alto rendimiento, a través de un sistema de entradas de aire que permiten una perfecta ventilación del enorme motor o de las ruedas, que llegan a alcanzar elevadas temperaturas a altas velocidades.

Los nuevos grupos ópticos delanteros son sin duda una parte importante de su seña de identidad diferenciadora del Chiron. Su diseño con superficie tridimensional los hacen ser aerodinámicamente funcionales, compuesto de cuatro tiras LED, un guiño a sus cuatro ruedas motrices y a los cuatro turbocompresores de su motor que silban al levantar el pie del acelerador. Mientras, la zaga incluye luces de posición formando una X, también cumplen la función de ventilar los enfriadores de aceite laterales a través de conductos que conectan el espacio negativo triangular entre las vigas X con los radiadores laterales. Por lo tanto, se crea una caída de presión entre las tomas laterales y las salidas en la parte trasera del W16 Mistral, lo que ayuda a administrar la temperatura del circuito de enfriamiento de la manera más efectiva.

Para mantener delgada la sección lateral de la carrocería, pero también para permitir un flujo de aire óptimo al W16, las tomas de aire del enfriador de aceite de los costados se separaron deliberadamente de las tomas de aire del motor, que ahora se encuentran en el techo, justo detrás de los ocupantes.

Interior: en negro y amarillo

El interior es el mismo del Chiron, con un nivel de lujo extremo, materiales de altísima calidad y un nuevo diseño para el revestimiento de cuero de las puertas. La combinación bitonal elegida para vestir el interior de este exclusivo superdeportivo ha sido el negro y el amarillo, la favorita del fundador de la marca Ettore Bugatti e inspirados en los colores del Bugatti Type 57 Roadster Grand Raid. Entre los materiales empleados encontramos titanio ligero y aluminio fresado, la palanca de cambios tiene un toque de madera y un inserto de ámbar con la famosa escultura del «elefante danzante» de Rembrandt Bugatti encerrada dentro, y la fibra de carbono se puede ver en la consola central, el volante, el salpicadero o la parte superior de las puertas. Teniendo en cuenta el altísimo rendimiento de este modelo, los diseñadores han asegurado que toda la información sea visible hasta los 420 km/h.

Y en cuanto a su mítico propulsor, monta el mismo 8.0 litros W16 con cuatro turbos empleado por el Chiron Super Sport 300+, que en 2019 alcanzó los 490,484 km/h, récord absoluto de velocidad para un vehículo de producción en serie. Veremos si este Bugatti W16 Mistral supera esa marca, aunque de momento ya se ha anunciado que quieren hacer que este descapotable sea el más rápido del mundo.

Cuando al principio del artículo decíamos que está al alcance de muy pocos lo hacíamos por varias razones: solo se fabricarán 99 unidades que ya están vendidas, y por el “módico” precio de cinco millones de euros, impuestos incluidos.

Galeria de fotos