Audi R8 V10 Performance RWD: ahora más potente

7 octubre, 2021
JORGE FERNÁNDEZ
Más potencia y dinamismo

Audi ha decidido dar un giro de tuerca más a su superdeportivo R8 V10 Performance RWD haciéndole ganar 30 CV extras en esta versión con tracción trasera, añadiendo nuevos elementos tecnológicos.

Esta nueva oferta sobre el Audi R8 «todo atrás» beneficia claramente a los futuros clientes que buscan una mayor deportividad y prestaciones representadas por las variantes Performance, pero sobre todo, mejora las sensaciones al estar propulsado exclusivamente por las ruedas traseras. Su motor central de 5.2 litros de inyección directa FSI y aspiración natural, eleva la cifra final de potencia  hasta los 570 CV, incrementando en 10 Nm el par máximo que ahora llega a 550 Nm.

Esta ganancia de potencia y par puede no ser apreciable en carreteras abiertas, pero es definitiva en una pista de competición, donde es ayudado en todo momento por un diferencial mecánico de deslizamiento limitado, encargado de distribuir el par en cualquier situación de conducción, garantizando también una tracción óptima cuando el asfalto está mojado.

El nuevo Audi V10 R8 Performance RWD sustituirá a las versiones «básicas» R8 V10 quattro y R8 V10 RWD , tanto en carrocería Coupé como Spyder lo que eleva aún más el posicionamiento de la gama R8 entre los superdeportivos. La suspensión y la dinámica de conducción están adaptadas específicamente para la tracción trasera y cuando se activa el modo deportivo del control electrónico de estabilidad (ESC), la configuración de los sistemas de control permite realizar derrapes controlados. La suspensión deportiva RWD cuenta con un esquema de dobles trapecios configurado especialmente para el sistema de tracción trasera, además de un bloqueo de diferencial pasivo. 

Este incremento de potencia también mejora sus prestaciones, con una velocidad máxima de 329 km/h en carrocería Coupé y 327 km/h en el Spyder, con aceleraciones de 0 a 100 km/h de 3,7 y 3,8 segundos para la carrocería Coupé y Spyder respectivamente. A ello contribuye su construcción con materiales ligeros (aluminio y plástico reforzado con fibra de carbono), con un peso de sólo 1.590 kg (el Spyder sube a 1.695 kg). Lógicamente, el modelo mantiene una de las señas de identidad del R8 como es su espectacular e inigualable sonido a máxima aceleración y su caja automática S tronic de 7 velocidades.

La fabricación es en gran parte artesanal, con 1.000 empleados trabajando en la planta de Audi Böllinger Höfe, situada en Neckarsulm, Alemania. De aquí sale también la versión de carreras LMS GT4, que comparte más de la mitad de las piezas con el modelo de producción, heredando la propulsión trasera de R8 LMS de competición.

El diseño está inspirado en los modelos de carreras, con una parrilla negra «singleframe» con el emblema R8 y dos enormes entradas de aire. Monta llantas de aluminio de 19 y 20 pulgadas, con neumáticos 245/30 R20 delante y 305/30 R20 detrás como opción. Los frenos de 18 pulgadas con disco de acero pueden cambiarse por otros de 19 pulgadas con disco de freno cerámicos. Puede pedirse en hasta 10 colores para la carrocería, incluido el azul Ascari, pintura solo disponible hasta ahora para la versión performance quattro.

En el interior se respira deportividad y competición, con un gran arco que rodea la instrumentación como en modelos de carreras, denominado Monoposto. La instrumentación digital del Audi Virtual Cockpit tiene una pantalla de 12,3″, mientras que el volante de cuero multifunción cuenta con varios mandos para controlar diferentes funciones, como el Audi drive select, el sistema de sonido o arrancar el coche.

Ya a la venta, en nuestro país su precio será de 175.600 euros para la carrocería coupé, y 190.400 euros para la versión Spyder, aunque no podrán ser encargados hasta el próximo 21 de octubre.

 

 

 

Galeria de fotos