Cerrar

FORD KA. Nuevo Fiesta

14 diciembre, 2008

Realmente esta segunda generación Ka es un Fiesta de 2 puertas a escala menor, que repite las señas de identidad del «kinetic design» de Ford, con su marcada cintura en cuña, carrocería de dos puertas y portón trasero, su gran boca frontal en negro (que disimula unas tomas de aire muy normales) y sus faros rasgados que ascienden por las aletas. Sin embargo el morro es más corto de lo que parece, y el capó todavía más, lo que libera un acceso al motor no excesivamente generoso.

A cambio el parabrisas es mucho mayor que antes, aumentando la luminosidad interior, y su inclinación, muy pronunciada, repite casi el mismo ángulo del capó, ayudando a mejorar su aerodinámica (nada espectacular por cierto, con un Cx de 0,34). Pero lo que de verdad tiene mérito es que pese a estar realizado sobre la misma plataforma de los Fiat Panda y 500 (con su misma batalla de 2,30 m y sus mismos motores) presente un aspecto tan distinto a ellos, compartiendo como comparte hasta el 80% de elementos comunes. La parrilla frontal ejerce las funciones de escudo protector (con sus topes negros enmarcando la ma-trícula), mientras que las pequeñas lunas traseras triangulares y el corto miniportón enlazan algo más con la zaga conocida del actual Ka, aunque distinguiéndose por sus estilizados grupos ópticos de foco circular central (que también se prolongan por los costados).

FORD_KA_400

El maletero anuncia ahora 224 litros oficiales (40 más que antes), ampliables a más de 700 con sólo dos plazas, volumen discreto pero muy aceptable para un utilitario urbano de 3,62 m de largo y 4 plazas. La producción conjunta de Ford y Fiat en la planta polaca de esta última en Tichy permite reducir al máximo los costos industriales, algo indispensable en estos coches pequeños de bajo precio para lograr un margen suficiente.

Por eso, de las 240.000 unidades de su producción, 120.000 lo son de este nuevo Ford Ka, quedando la otra mitad para Fiat (Panda y 500). Sobre el conocido bastidor de origen Fiat, Ford ha efectuado bastantes cambios, pero respetando motores, frenos y suspensiones (por eje anterior Mac Pherson y posterior semitorsional). Así, ha suavizado la amortiguación y el tarado de muelles (un 30% más blando) para mejorar el confort, y para compensar, ha hecho más rígidos el eje torsional trasero, ahora con una barra estabilizadora más gruesa y nuevos anclajes de suspensiones tanto delante como detrás, lo que ha permitido reducir el balanceo en más de un 50%.

Los frenos mantienen los discos delanteros de 240 mm de diámetro (macizos en el 1.2 gasolina y ventilados en el 1.3 TDCi) con los mismos tambores traseros de 180 mm, y la dirección de asistencia eléctrica lleva una nueva reprogramación que hace su respuesta bastante más rápida que en los Fiat, pese a tener su misma desmultiplicación (3 vueltas entre topes), con 9,25 m de diámetro de giro (con llanta 14, porque con la de 15 del nivel Titanium con que viene a España sube a 9,6 m).

FORD_KA_403

De los dos motores disponibles, el 1.2 Duratec de gasolina, pese a su nombre («made in Ford») no tiene nada que ver con el 1.2 Duratec 16V del Fiesta; en aquél se trata del 1.25 de Ford, con la misma cilindrada, 1.242 cc, pero de arquitectura ligeramente «larga» en sus 4 cilindros (71,9 x 76,5 mm de diámetro por carrera), culata biárbol y 16 válvulas, desarrollado en su día con Yamaha para los Ford Fiesta y ahora montado por estos últimos en dos versiones de 60 y 82 CV.

Mientras, el 1.2 Duratec 8V del nuevo Ka es el mismo 1.2 Superfire de Fiat, con distintas cotas de cilindros (70,8 x 78,86 mm) y culata monoárbol de 8 válvulas, que curiosamente también cubica 1.242 cc, y que es el mismo de los Fiat 500 y Panda que se fabrican en la factoría polaca donde también se monta el Ka.

Este 1.2 Duratec 8V da sin embargo 69 CV (9 más que la versión de menos potencia del 1.2 del Fiesta, aunque 13 menos que la más potente) a 5.500 rpm, con un par de 10,4 mkg a 3.000 rpm (algo inferior al 1.2 16V del Fiesta, pero a menos vueltas que aquél, que da 11,1 mkg a 3.600 rpm en la versión de 60 CV y 11,6 a 4.200 en la de 82 CV). Para el carácter «urbanita» de este Ka va más que sobrado, con unos rendimientos muy decentes (159 km/h de velocidad punta y 13,1 segundos de 0 a 100 km/h) y un consumo oficial combinado de 5,1 lts/100 km (importante en un coche cuyo depósito de combustible sólo tiene 35 litros de capacidad), con una emisión de 119 gr/km de CO2, lo que le libra del impuesto de matriculación (no como el 1.2 16V del Fiesta, que con 128 gr/km le incluye en el primer tramo del mismo).

FORD_KA_402

Y si el 1.2 gasolina es de origen Fiat, lo mismo vale decir para el 1.3 diesel. Este motor 1.3 Duratorq TDCi no es otro que el 1.3 JTD Multijet de Fiat, en su versión de 75 CV, que sirve para que la gama Ka cuente por vez primera con un diesel. El pequeño 4 cilindros turbodiesel de 1.248 cc, con bloque y culata de aluminio, distribución monoárbol y 16 válvulas da aquí 75 CV a 4.000 rpm y casi 15 mkg de par, constantes entre 1.500 y 3.000 rpm, lo que le procura un especial agrado de conducción, homologando un consumo combinado de sólo 4,2 lit/100 km (y 112 gr/km de CO2, valor récord que le excluye sobradamente de pagar el impuesto de circulación). Sus prestaciones, pese a sus 6 CV más, están al mismo nivel del 1.2 gasolina, dado que el aumento de potencia se ve neutralizado por sus 110 kg largos más de peso (de 940 a 1.055 kg). Con todo, logra 161 km/h de velocidad punta con el mismo crono (13,1 segundos) en el 0-100 km/h.

Ambos motores montan caja manual con 5 marchas y el mismo grupo recto de desarrollo final (3,44), pero con las 3 últimas alargadas en el 1.3 TDCi, lo que deja el desarrollo final de éste en casi 41 km/h por 1.000 rpm (por 34,8 en el 1.2), muy adecuado para combinar economía y dinamismo. Los trenes rodantes montan llantas de 14 y 15 pulgadas, con neumático 175/65 R14 para los primeros (reservados al nivel de acabado Ambiente) y 195/50 R15 en los segundos (nivel Titanium, único en que vendrá a España de momento).

La rueda de repuesto, sin em-bargo, es una anticuada 155/80 R13, que hay que pagar en opción, ya que de serie sólo trae un «kit» antipinchazo. Hay que señalar que aunque bastante completo incluso en su nivel Ambiente básico, este Ka presenta algunas carencias, como el ajuste único del volante (en altura, pero no en profundidad) o la falta de equipo de audio (el radio CD es opcional, con diversos grados de compatibilidad —Bluetootht, MP3, USB, etc— y mandos al volante). Y cuesta aceptar que pese a su mayor anchura exterior (1,70 m) no haya una configuración siquiera opcional para 5 plazas (como tiene el Fiat Panda).

FORD_KA_401

Por otra parte, los airbags de cabeza son opcionales en el nivel máximo, lo mismo que el ESP (el nivel Ambiente sólo trae de serie los dos airbags delanteros). En el nivel Titanium, este nuevo Ford Ka trae de serie, además de los frenos con ABS + EBD, servodirección eléctrica (EPAS), ordenador de a bordo, doble airbag delantero, inmovilizador, retardo de cortesía en apagado de faros y banqueta posterior plegable (monopieza), equipamiento básico que trae ya el nivel Ambiente, una superior dotación que incluye faros antiniebla, llantas (de acero) de 15 pulgadas con cubiertas 195/50 R15, elevalunas eléctricos, cierre centralizado con telemando, retrovisores exteriores por mando eléctrico y calefactables, iluminación interior de ambiente tenue, y aire acondicionado (manual).

Ya en opción, está el ESP, varios paquetes de audio, asientos mejorados (con el del conductor ajustable en 4 niveles e inclinable, además de con sistema Easy Entry de plegado rápido, con memoria de posición para facilitar el acceso a las plazas traseras), la banqueta posterior de plegado in- dependiente (50/50), llantas de aleación, parabrisas y asientos calefactados, climatizador automático, y hasta sensores de aparcamiento (traseros), techo solar de vidrio (fijo) y tapicería de piel.

Ford ha logrado unos precios muy competitivos, en línea con los que dominan el segmento, con 10.695 euros para el 1.2 gasolina y 12.245 para el 1.3 TDCi, a los que hay que descontar las promociones por lanzamiento.
Pero si queremos un Ka con ESP, radio y todos sus airbags, no bajará de 12.000 en gasolina y casi 14.000 en diesel.

Versiones del modelo: 'Ka'

Ford
Ford

Tno. 91 714 51 00
Garantía: 2 años sin límit