Cerrar

¿Cuándo elegir neumáticos todo tiempo (All Season)?

8 noviembre, 2017
J. ROBREDO
La alternativa desconocida

Con la aparición de los neumáticos todo tiempo, que sirven como los de invierno (con el marcaje M+S) y a la vez también como los normales de siempre (que ahora llamamos “de verano”), surge la duda para muchos conductores de las regiones frías de nuestro país: ¿merece la pena tener un juego de neumáticos de invierno para cuando llega el frío o con los todo tiempo podemos despreocuparnos y usar las mismas ruedas todo el año?

Es una duda lógica, máxime cuando cada vez tenemos inviernos más suaves y la llegada del frío y la nieve (cuando llega) se limitan a unos pocos días o semanas al año. Del anterior dilema sobre si merece la pena pasarse a neumáticos de invierno para la estación fría o seguir con las ruedas normales de verano, recurriendo a las cadenas en caso de necesidad (que ahora con las variantes textiles resultan mucho más fáciles de montar), pasamos ahora al nuevo dilema: ¿neumáticos todo tiempo para reemplazar todo el año tanto a los normales de verano como a los específicos de invierno?.

Sin duda es una opción muy atractiva, sobre todo en países como España donde no sufrimos inviernos excesivamente duros. El actual neumático de invierno es un invento de hace poco más de tres décadas, nacido como una variante del normal pero con un compuesto de goma más blando, que se endurece menos con el frío (a menos de 7º centígrados la goma pierde flexibilidad, fenómeno que se acentúa por debajo de 0º).

Así, cuando la temperatura desciende de bajo frío intenso de -5º a -15º (y de ahí en adelante) un caucho más rígido pierde mucho agarre, justo cuando más falta hace por el fácil deslizamiento sobre hielo. Por ello un neumático más blando y con un dibujo marcado y profundo, con múltiples y finas laminillas (el gran invento del neumático de nieve) permitía morder mejor la nieve y lograr más agarre, aunque sin llegar al de los neumáticos de clavos (lo único realmente eficaz sobre hielo duro).

Neumáticos de invierno: la solución cómoda.- El neumático de invierno fue un gran hallazgo, que permitía un uso normal sobre seco y mojado, relegando así a los neumáticos de clavos para casos excepcionales (además de estar cada vez más rechazados por razones ecológicas, ya que en seco erosionan y desgarran el asfalto), siendo hoy sólo utilizados de forma general por razones obvias en invierno en los países muy fríos. Además, sus limitaciones en seco (frenan menos, pierden clavos, etc) han hecho que se prohíban en muchos países salvo para circular en nieve o hielo. De ahí que el relevo natural al neumático de clavos hayan sido los de invierno (clasificados también como M+S, por las siglas inglesas de barro y nieve -mud & snow-).

Su contrapartida si se usan todo el año es que en países como España con veranos muy calurosos se desgastan muy deprisa. Y a más de 30º de temperatura ambiente y a pleno sol sobre asfalto caliente, se degradan pronto si se rueda rápido, y precauciones (inflar más duro, etc) si no queremos tener su cubierta lisa tras un viaje largo en autopista. Tampoco agarran tanto en seco ni sus carcasas soportan altos regímenes de giro (la mayoría llevan código de velocidad T, aunque hay muchos ya H y hasta V), y en caliente aumentan la resistencia al avance y con ella el consumo. En suma, salvo que se ruede poco, lo normal aquí es cambiarlos por las ruedas de verano desde el mes de abril, para volver a ponerlos en octubre.

Neumáticos todo tiempo; el mejor compromiso.- La pionera del neumático “todo tiempo” fue Goodyear, con su primer “Four Seasons” hace ya 36 años, siendo hoy el neumático de este tipo más vendido en todo el mundo. Un sondeo de Goodyear en el mercado británico los señala ya como los más elegidos para el segundo coche familiar. Pero su espaldarazo definitivo ha llegado recientemente de la mano de Michelin, con su nuevo CrossClimate, con el que ha logrado un neumático de verano capaz de ofrecer el agarre sobre nieve de los neumáticos de invierno, y para ello homologado como tal.

Estos CrossClimate han logrado la mejor clasificación europea (A) de frenada en mojado, con una eficiencia entre B y C (según medidas) y un mínimo nivel de ruido. Ello se debe según el fabricante a su doble compuesto de goma (uno más blando en la banda y otro más duro bajo la misma, para aguantar mejor la deformación al alta velocidad). Presenta un dibujo direccional en V, de ángulo de ataque variable y geometría compleja. A esta tecnología se suma el diseño de ángulos biselados (Evergrip) que asegura la máxima superficie de contacto con el suelo aumentando la presión de los ángulos sobre nieve.

Este diseño permite el máximo agarre sobre seco, agua y nieve, con un compuesto de goma que no se endurece a baja temperatura ni se recalienta en alta. Inicialmente está disponible para un amplio rango de medidas de llantas cubriendo el 90% del actual parque europeo.

La respuesta de Goodyear, el actual líder del neumático “All Seasons”, ha sido la segunda generación de su neumático todo tiempo Vector 4Seasons, para quienes desean mantener los mismos neumáticos todo el año, pero sin merma de prestaciones durante la estación fría. Poco a poco este Vector 4Seasons 2 reemplazará a su predecesor, estando por ahora disponible en 43 medidas (incluidas tres “run flat”) a un precio de de 77 a 261 euros por cubierta (según medida).

Desarrollado para países europeos de inviernos suaves, con nieve y hielo en sus carreteras pero con temperaturas que no bajan a menudo de los 0º, fue elegido por la TÜV alemana como el mejor de los neumáticos todo tiempo sobre nieve, con un 12% menos en distancia de frenado y un 19% más de agarre en tracción frente a la media de sus competidores.

Su banda lleva bloques más pequeños que mejoran su rendimiento en nieve, con un dibujo más profundo para mantener su tracción en hielo. Utiliza polímeros de última generación (Smart Tred) con más sílice para mayor agarre en nieve blanda, agua y agua/nieve con canales para evacuar más agua y más resistencia al ”aquaplaning”. El Vector 4Seasons 2 ofrece además mejor maniobrabilidad y agarre en seco gracias a su banda más rígida y sus laminillas en 3D.

También hay segundas marcas como BF Goodrich, la marca norteamericana de neumáticos propiedad del grupo Michelin, que con su g-Grip All Season 2 lanzó el año pasado su segunda generación de neumático todo tiempo.

Firestone ha entrado también en la liza de neumáticos todo tiempo con su Multiseason. La marca norteamericana, hoy propiedad de la nipona Bridgestone, busca recuperar su cuota en el mercado europeo a través de su nuevo neumático con marcaje invernal M+S, pensado para conductores que desean un único juego de ruedas todo el año bajo una atractiva relación calidad/precio y bajo un diseño especialmente apto en agua y nieve.

Gracias a un nuevo compuesto de goma (Nano Pro Tech) y un alto número de surcos de evacuación de agua y nieve fundida, el Multiseason ofrece una gran resistencia al “aquaplaning”, con un alto grado de tracción y frenada en nieve y hielo, junto a la máxima adherencia en seco con un bajo calentamiento a alta velocidad, de modo que permite el uso normal en carretera durante la época estival. El Firestone Multiseason está a la venta en 16 medidas desde el pasado 2016 (para llantas de 13” a 17” de diámetro), que subirán a 25 a lo largo del presente nuevo año.

Finalmente, hay también neumáticos All Season indicados para los automovilistas profesionales que ruedan casi todos los días del año con furgonetas en cualquier clima, como los General Tire Eurovan AS365 comercializados por Grupo Andrés, primer distribuidor exclusivo e independiente de España y Portugal.

Como curiosidad práctica, los neumáticos All Season, al igual que los de invierno, permiten elegir códigos de velocidad inferiores a los reflejados en la tarjeta técnica del vehículo, para optar así a un abanico de precios más ajustados. Eso sí, el taller profesional que monte dichas cubiertas entregará una pegatina para colocarla en el parabrisas indicando el código de velocidad elegido.

En cuanto a la duración de los neumáticos todo tiempo, en cualquier caso, sea cual sea su marca, cubren sin problema más de 45.000 km en condiciones normales de conducción, lo que hacen de este tipo de neumáticos un producto con un crecimiento exponencial en los próximos 10 años.