Smart salvada por la china Geely

3 abril, 2019
G. ROMERO-REQUEJO
«Joint venture» entre Daimler y Geely Holding para desarrollar Smart en China

Daimler AG y Zhejiang Geely Holding Group (Geely Holding), han firmado un acuerdo a partes iguales en el que se prevé una nueva generación de modelos Smart eléctricos, que se fabricarán en China para todo el mundo en 2022.

Oficialmente el acuerdo se ha firmado entre Dieter Zetsche, presidente de Daimler AG y Li Shufu, presidente de Zhejiang Geely Holding Group (Geely Holding), a partes iguales, y en el mismo se prevé una nueva generación de modelos Smart eléctricos, que se producirán para todo el mundo en 2022, en una nueva fábrica de coches eléctricos diseñada específicamente para este fin en China. Ello no supone el cierre de Hambach, donde Mercedes producirá según Zetsche “un vehículo eléctrico compacto, manteniendo el empleo con inversiones adicionales en estas instalaciones». Pero no será un Smart, sino un Mercedes EQ, o sea eléctrico (Mercedes-Benz EQA).

La nueva “joint venture” estará lista para finales del presente 2019, y ninguno de sus creadores ha hecho públicos sus términos financieros ni su volumen de inversión. Pero sí han anticipado que Smart extenderá su gama al segmento B, partiendo de propuestas de diseño por parte de la red mundial Mercedes, con ingeniería de los centros de Geely, y que la producción futura estará localizada en China. Mientras, y hasta 2022, Daimler seguirá produciendo la actual generación del Smart ForTwo eléctrico en Hambach, y el ForFour eléctrico por Renault en la planta eslovena de Novo Mesto.

Dieter Zetsche, presidente de Daimler AG y Li Shufu, presidente de Geely Holding sellan la «join venture» estrechando manos

Smart salvada por la china Geely: en busca de la rentabilidad de Smart

Con unas ventas de menos de 130.000 unidades al año (128.802 en 2018, un 4,6% menos que en 2017), Smart sigue sin alcanzar el umbral de rentabilidad, que exigiría por lo menos las 200.000 anuales. Ello supone unas pérdidas anuales de 500 a 700 millones de euros, que acumuladas a todas las registradas viene a dar un mínimo de unos 7.000 millones de euros desde 2005 en que el grupo Daimler se hizo con el control total de la marca de origen suizo (la fundó el creador de los relojes Swatch) en 1998.

El problema es que con la reconversión de smart a marca eléctrica a partir de 2021 (hasta entonces Daimler seguirá produciendo la actual generación), estas pérdidas van a ir a más, alejándose el ansiado “break even” de la rentabilidad. Y si en su día Dieter Zetsche (tras la fallida absorción de Chrysler) tuvo razones para no cerrar la marca, endosándosela a la nueva Mercedes-Benz Cars, su próximo sucesor, el sueco Ola Kallenius que le sucederá en breve, ya no las tiene y probablemente no estaría dispuesto a mantener la actual sangría.

Según el diario económico alemán “Handelsblatt”, tras la desaparición inminente del acuerdo con Renault para la producción conjunta del Smart Forfour junto con el actual Renault Twingo, Kallenius barajaría la posibilidad del cierre de la planta de Hambach y su venta a un grupo extranjero, subcontratando la producción del Smart ForTwo eléctrico con un tercero (¿Bolloré?) o simplemente pasando su producción a Mercedes-Benz.

Pero antes de que su sucesor cortara por lo sano el tema Smart, Dieter Zetsche se le ha adelantado con el anuncio de la nueva “joint venture” entre el grupo Daimler y la china Geely (al 50/50) que con sede en China desarrollaría a nivel mundial Smart como productora de coches eléctricos.

Smart
Smart

Tno. 91 484 60 00
Garantía: 4 años sin límit