Renault 5 Prototype

17 enero, 2021
El R5 volverá, pero como eléctrico

Mostrado todavía como concept en la presentación del nuevo y ambicioso plan estratégico «Renaulution», la marca del rombo hará regresar al mítico Renault 5, esta vez como modelo totalmente eléctrico enmarcado en el segmento B y con la promesa de que también será asequible.

Antes de que acabe 2025, Renault lanzará 14 nuevos modelos de los que 7 serán totalmente eléctricos, incluyendo este simpático Renault 5 del siglo XXI propulsado con electricidad y que se espera llegue no antes de 2023, como modelo eminentemente urbanita. El propósito de este nuevo modelo es volver a las raíces de la marca, cuando con el coqueto R5 se democratizó la movilidad entre los jóvenes poniendo a su alcance un modelo compacto asequible. Y es eso precisamente lo que la nueva Renault, con Luca de Meo al frente, quiere llevar a cabo con la tecnología eléctrica, hacerla asequible en Europa al gran público a través de una versión moderna del clásico y popular Renault 5, como representante de la «nouvelle vague» (la nueva ola) francesa.

Renault 5 Prototype: un utilitario para la ciudad

El Renault 5 fue considerado desde su nacimiento en 1972 como el polivalente francés por excelencia. Diseñado por Michel Boué, fue un modelo urbanita muy popular en España (fabricado también en Valladolid), ideal para motorizar a la creciente juventud que buscaba a sus mandos la ansiada independencia.

Y qué mejor momento este en el que nos encontramos, de auténtica transición motriz ecológica, para hacerlo regresar pero con propulsión exclusivamente eléctrica. Su tarjeta de presentación es prometedora, y este Renault 5 Prototype marca adecuadamente las líneas maestras que definieron al utilitario original en sus dos generaciones (entre 1972 y 1996) y que lo han convertido hoy en día en un coche de culto.

Renault 5 Prototype: con diseño retro

Su diseño, llevado a cabo por el equipo de Gilles Vidal, conserva su carácter divertido y desenfadado, presentado con su carrocería pintada en el clásico color amarillo de la marca, fiel al espíritu juvenil del modelo y que marcaba la modernidad del momento, como en este Renault 5 Prototype. Dada la exitosa vida comercial y deportiva del modelo original, el enfoque moderno se refleja en los acabados y materiales elegidos, inspirados en el mundo de la electrónica, el mobiliario y el deporte del motor. No en vano fue el primer coche con el que compitió nuestro afamado Carlos Sainz, con un R5 TS del grupo I en 1980.

En su diseño reconocemos desde el primer momento al R5 original, pero las líneas tienen un tratamiento moderno y presenta superficies con detalles futuristas en su frontal, como los grupos ópticos Full-LED unidos por una fina tira de leds y el paragolpes con las luces diurnas tridimensionales cuadradas a modo de faros antiniebla, que marcan el perímetro de las entradas de aire. Con los tiradores de las puertas enrasados en la carrocería, incluso el capó recupera la toma de aire del modelo original, esta vez como trampilla de la toma de carga eléctrica, mientras que los pilotos traseros verticales enrasados (con deflectores aerodinámicos) recuerdan indiscutiblemente a los del Supercinco, la segunda generación del modelo, unidos por una fina banda luminosa con el rombo de la marca y el 5 en su interior.

El mítico número 5 se repite en los bujes luminosos de las ruedas sobredimensionadas, en el interior de las luces diurnas y en las rejillas verticales tras las aletas delanteras, estas últimas, junto con las traseras, ensanchadas convenientemente para enfatizar la musculatura del coche, otro guiño a los deportivos R5 de «culo gordo».

Para rematar, el Renault 5 Prototype incluye otros detalles que aportan un toque nostálgico y especial al modelo como son los nuevos logos frontal y trasero retroiluminados, la bandera francesa en los retrovisores y el techo forrado en tela gris, inspirado en los muebles tapizados. Sin fotos definidas del habitáculo, se pueden ver parte de los asientos delanteros de diseño retro y de corte deportivo, con los laterales marcados para sujetar bien el cuerpo y los reposacabezas que iluminan su contorno lateral, además de una pantalla monocromo transparente a modo de cuadro de instrumentos, situada en posición central.

Galeria de fotos