Prueba: Kia Sportage 2.0 CRDi Mild Hybrid 185 CV 4×4

20 mayo, 2019
FRANCIS FERNANDEZ
Con hibridación a 48V
A FAVOR EN CONTRA
Buena habitabilidad Maletero a la  baja
Acabados y ajustes Peso elevado
Equipamiento muy completo Ruidos de rodadura (neumáticos)
Confort de marcha
Comportamiento rutero

Parece que a Kia le están saliendo bien los número y a ello contribuye este SUV Kia Sportage, uno de sus modelos más vendidos, además de aparecer siempre como uno de los líderes del segmento SUV compacto. Y por algo será. Probamos aquí el alto de gama diesel 2.0 CRDi con micro-hibridación por batería de 48V, cuyo precio se va a casi 43.000 euros sin incluir descuentos.

Los últimos cambios que ha experimentado este Kia Sportage, le han puesto sin duda al día en todos los sentidos, aunque hay que destacar por encima de todo su nueva vertiente tecnológica, que le coloca entre los líderes de su segmento, con una versión para reducir emisiones (consumos).

El Kia Sportage ofrece un diseño muy moderno, y además con personalidad. Sobre todo su frontal, ahora mucho más acertado, unos pasos de rueda más marcados y un aspecto general bastante deportivo, muy remarcado en el acabado GT Line del SUV probado, pero también presente en el resto de versiones de su gama.

Los últimos cambios estéticos realizados el año pasado embellecen aún más al Kia Sportage

Su perímetro es el clásico de un SUV, pero como hemos comentado, destaca por su modernidad y su excelente presencia, con adornos bien calibrados para no sobrecargar su diseño y un aspecto de coche de calidad, que nos llega desde el primero momento que lo vemos por fuera. Debemos decir que esta versión tope se ayuda por su calzado, con llantas algo exageradas de 19 pulgadas (sobre las que se montan neumáticos de 245 con perfil 45), que tienen también para nuestro gusto un diseño muy atractivo. También se apoya en un equipo de iluminación que se utiliza para elevar la calidad visual del vehículo.

Prueba Kia Sportage: Interior lujoso y ajustado

Pasando al interior, las sensaciones obtenidas al verlo por fuera se confirman. No obstante, estamos ante una versión tope de gama, con un precio de 42.350 euros sin descuentos, lo que debe de justificar en parte este buen ambiente e imagen. La tapicería de cuero para los asientos,  el recubrimiento especial del salpicadero, su generoso equipamiento, que incluye hasta un volante calefactable, le convierte en un modelo que destaca ante los ojos de los que entran en él y al que pocas críticas le pueden llegar.

Sobre este precio se añade la opción del Pack Premium, que por 3.500 euros suplementarios nos deja un modelo totalmente completo, sobre todo en sistemas de seguridad, ya que incluye, entre otros, la alerta del tráfico trasero,  control de crucero adaptativo y la cámara de visión 360 grados. También detecta vehículos en el ángulo muerto o, ya como detalles de confort, la completa regulación eléctrica de asientos con calefacción en las dos filas o el cargador de móviles inalámbrico lo sitúan en el escalón superior de su segmento a un precio razonable.

Salpicadero moderno, con una generosa pantalla táctil de 8 pulgadas

Hay que mencionar también que el espacio interior del Kia Sportage es bastante generoso. Sus 4,49 m de longitud encierran un interior bastante habitable, incluyendo un maletero muy regular de 439 litros, que se ve claramente reducido en casi 65 litros por la presencia de la batería de 48V del sistema Mild Hybrid. Y para precisar más, comentar que en las versiones de gasolina cubica 503 litros, y en las diésel convencionales baja hasta 480 litros, siempre con el kit antipinchazos. Con la rueda de repuesto de uso temporal las cifras son ligeramente menores: 491 y 467 litros.

Los asientos del Kia Sportage son especialmente cómodos, y sujetan muy bien en curvas, en donde quizás se nota algo más de balanceo del deseable, ya que como vehículo familiar que es prevalece el confort, aunque es cierto que hay rivales que han trabajado algo más este aspecto y sacrificando un poco el confort han conseguido mejores resultados.

Desde aspectos puramente prácticos, destaca la completa información que nos llega del cuadro de la instrumentación, con un sistema de comunicaciones y entretenimiento presidido por una generosa pantalla de 8″ empotrada en el centro del salpicadero y otra más pequeña de 4,2 pulgadas situada frente al conductor, entre el velocímetro y el cuentarrevoluciones. Para conseguir aún mejor confort, el respaldo de la banqueta trasera puede inclinarse, aunque no se puede echar hacia delante todo el asiento, lo que contribuiría a ajustar y repartir mejor los espacios de carga y de personas en esta zona posterior.

La habitabilidad trasera es uno de sus puntos fuertes

Prueba Kia Sportage: Una versión cuestionable salvo por la etiqueta ECO

Para esta versión especial Mild Hybrid del Kia Sportage se ha elegido el propulsor diésel de más potencia, concretamente el dos litros sobrealimentado, que proporciona 185 CV, y se combina con elementos más sofisticados a nivel de transmisión, como es el cambio automático  o la tracción a las cuatro ruedas. Hay dos versiones posibles, 4×4 y cambio automático, o únicamente 4×4 con cambio manual de 6 relaciones.

Si hemos hablado ya de una completa disponibilidad de elementos tecnológicos de seguridad, esta versión del nuevo Kia Sportage destaca por su sistema especial Mild Hybrid, pensado para rebajar los consumos (Kía da la cifra de un 4 por ciento), pero no para mover al vehículo en ninguna circunstancia. De ahí su denominación híbrido suave o ligero que, insistimos, no tiene nada que ver con los híbridos tradicionales que conocemos y que en este caso, al que escribe no acaba de convencer demasiado.

La ubicación de la batería de 48V del sistema Mild Hybrid bajo el maletero le resta 65 l de capacidad

El equipo consta de una batería adicional, un motor eléctrico que trabaja como motor de arranque o generador de corriente y que va unido al cigüeñal por una correa de transmisión, y un circuito que trabaja a 48 voltios que los une. Aunque la verdad es que el sistema solo entra en acción en momentos muy esporádicos.

A través del diagrama que se representa en la pantalla central del salpicadero, vemos que cuando levantamos el pie del acelerador y el coche se mueve por inercia, se recarga la batería trasera, mientras que ésta cede energía solamente cuando aceleramos muy ligeramente. Sus funciones son la de actuar como motor de arranque y de alternador. El sistema también interviene al arrancar el motor después de que el sistema Start-Stop ha actuado, con lo que lógicamente esta operación se realiza con extrema suavidad. En eso si se ha avanzado bastante.

He comentado que este sistema no me acaba de convencer, ya que no se nota en ningún momento un aporte significativo de energía extra, pero es que tampoco se consigue rebajar los consumos de gasóleo, que por cierto me han parecido bastante elevados. Se anuncia oficialmente un optimista consumo de 5,7 litros en ciclo mixto, y no he conseguido bajar de los 7,5 litros y eso aplicándome bastante. Quizá por ello este 2.0 CRDi va a ser reemplazado por el nuevo 1.6 CRDi, recientemente hibridado a 48V y que sin duda rendirá mejor que su hermano más potente que, a su vez, podrá ser adquirido bastante más barato, hasta acabar existencias.

Cambio automático secuencial de 8 relaciones para esta versión diésel tope de gama

Desde luego el cambio automático de 8 velocidades con convertidor de par del Kia Sportage me ha gustado, aunque debería controlar aún más su resbalamiento, pero por otro lado el pesado sistema de la tracción integral, inseparable de esta versión probada, no la ayuda. Todo esto me hace plantearme la idoneidad de lastar con el sistema Mild Hybrid a un vehículo que pocos beneficios saca del sistema, salvo quizá la etiqueta ECO que valida el aparcamiento en la zona centro de algunas grandes ciudades.

Por otro lado, lamento el ruido de rodadura de los neumáticos Continental, en mayor medida que el aerodinámico, cuando la verdad es que el confort de marcha del Kia Sportage es elevado, y su comportamiento nos permite viajar a buenos cruceros en todo tipo de trazados. Es menos propenso a los cambios de apoyo enérgicos, porque su peso de 1.747 kg no le permite demasiadas alegrías, pero en general se muestra bastante aplomado en trazados despejados y mejor guiado además por una dirección muy agradable, suave y precisa, que traslada nuestras indicaciones de forma especialmente directa a las ruedas.

Las llantas de aleación montaban neumáticos Continental SportContact que suenan más de lo deseado

En general habría que separar los resultados obtenidos por el conjunto. Muy bien como vehículo de corte convencional, destacando la caja de cambios automática de 8 velocidades que cumple bien y también la tracción integral (aunque para muchos sobra y encarece), de la que podrían prescindir como hemos visto si la gama estuviera definida de otra forma.

En resumen; si se quiere la versión diésel más potente hay que llevarse el sistema Mild Hybrid y la tracción a las cuatro ruedas, lo que encarece el producto (36.441 € con todos los descuentos aplicables), si bien tiene la ventaja de conseguir la etiqueta Eco. Una versión con este motor y solo el cambio automático también sería bienvenida.

FICHA TECNICA

MOTOR : Posición Delantero transversal
Combustible Gasóleo
Nº de cilindros y disposición 4 en línea
Cilindrada (cc.) Diámetro x carrera (mm) 1.995 – 84 x 90
Relación de compresión 16:1
Potencia máx ( CV a rpm) 185 a 4.000
Par máximo (mkg a rpm) 40,8 entre 1.750 y 2.750
Material bloque-culara Fundición – Aleación
Distribución: Árbol de levas En culata (2)
Accionamiento Correa dentada
Válvulas En culata (4)
Refrigeración Líquido anticongelante
Alimentación (inyección) Inyección directa diésel + turbo de geometría variable e intercambiador térmico
Encendido
TRANSMISIÓN: Tipo de tracción A las ruedas cuatro ruedas
Embrague Convertidor de par de 8 relaciones
Desarrollos de cambio (Km/h a 1.000 rpm) 8,4 – 14  – 21,8 – 28,6 – 33,3 – 40,6 – 52,1 – 62,6
SUSPENSION: Delantera Independiente tipo McPherson con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos telescópicos y barra estabilizadora.
                           Trasera Paralelogramo deformable con resortes helicoidales y barra estabilizadora
FRENOS: Disposición doble circuito En diagonal
Servofreno – Antibloqueo ABS + ESP Si – Si + Si
Delanteros (diámetro en mm) Discos ventilados 320
Traseros (diámetro en mm) Discos de 302
DIRECCIÓN:  Tipo (asistencia) De cremallera – Si, eléctrica
Diámetro de giro (m) – Vueltas de volante 11,0 – 2,51
RUEDAS: Llantas (medida en pulgadas) Aleación  (7,5 x 19)
Medida neumáticos 245/45  R 19
Marca neumáticos Continental Sport Contact
CARROCERÍA: Tipo  (nº de puertas) SUV de 5 puertas
Longitud – anchura – altura (m) 4,48– 1,86 – 1,64
Batalla – Vías delantera/trasera 2,67 – 1,61/1,62
Peso en vacio (kg) 1.747
Capacidad depósito – Maletero (l) 55 – 439

 

PRESTACIONES
Procedencia de datos Motor Mundial Oficial
Vel. maxima (Km/h) 194 201 km/h
Aceleración (seg.)
De 0 a 100 km/h 10,0 9,5
400 m salida parada 15,9
1.000 m salida parada 30,5
Recuperación (seg.)
De 80 a 120 km/h 6,4
CONSUMOS
Datos oficiales de la marca
Urbano 6,1
Extraurbano 5,2
Mixto 5,7
Datos Motos Mundial
Promedio 90-100 km/h 6,8
Promedio 120/130 km/h 7,5
Ciudad 8,5
Medio 7,6
PRECIO DE VENTA AL PÚBLICO: 42.350 euros
GARANTÍA: 7 años ó 150.000 kms

Versiones del modelo: 'Sportage'

Galeria de fotos

foto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_01.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_02.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_03.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_04.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_05.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_06.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_07.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_08.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_09.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_10.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_11.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_12.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_13.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_14.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_15.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_16.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_17.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_18.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_19.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_20.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_21.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_22.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_23.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_24.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_25.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_26.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_27.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_28.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_29.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_30.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_31.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_32.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_33.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_34.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_35.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_36.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_37.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_38.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_39.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_40.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_41.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_42.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_43.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_44.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_45.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_46.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_47.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_48.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_49.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_50.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_51.JPGfoto: Prueba Kia Sportage 2.0 CRDi 185 CV Mild Hybrid_52.JPG
Kia
Kia

Tno. 91 579 64 66
Garantía: 7 años o 150.000 km