Prueba: Citroën C3 Aircross 1.2 PureTech 110 CV Shine

11 octubre, 2018
J. ROBREDO
SUV urbano para todo
A FAVOR EN CONTRA
Amplitud y maletero Visibilidad en maniobra
Funcionalidad “Off road” Tacto de dirección
Compromiso confort/prestaciones Ausencia de 6ª marcha
Nivel de equipamiento

El Citroën C3 Aircross de Citroën surge como nuevo miembro de la familia “crossover” de la marca del doble galón, dentro de la ofensiva de los mini SUV’s urbanos tan de moda. Sucesor del Citroën C3 Picasso, en el nivel alto Shine y con el motor tricilíndrico de gasolina 1.2 turbo de 110 CV representa una opción muy atractiva por 20.000 euros.

El Citroën C3 Aircross recuerda por fuera al nuevo Citroën C3, ligeramente más grande (4,15 m de largo por 1,74 de ancho y 1,63 de alto), y con una altura libre al suelo de 17,5 cm. Esta última cota es algo escasa para un SUV, pero no para un todo camino urbano con pretensiones polivalentes. En realidad, su imagen y concepto cambia la idea de ofrecer un monovolumen en el segmento B (intención inicial del C3 Picasso) sustituida por la de un SUV “crossover”, como alternativa tanto al monovolumen urbano como al polivalente tradicional, en la estela de los Renault Captur, Peugeot 2008, etc.

Externamente, este Citroën C3 Aircross se sitúa un poco a caballo entre el nuevo C3 y el C4 Cactus con un frontal muy similar aunque más alto, una parrilla más grande y las habituales protecciones de plástico de este tipo de modelos, pero no las de los típicos “airbumps” laterales, sustituidos por los detalles en negro y a color (en llantas, carcasas de retrovisores, etc) a fin de personalizar al máximo su estampa.

Destacan los prominentes paragolpes traseros así como sus grandes ruedas, mayor altura libre al suelo, las barras de techo y hasta las ventanillas de custodia serigrafiadas (en opción) con un dibujo de barras adhesivas que crean una especie de efecto “celosía” pero que estorba bastante la visión ¾ posterior.

La habitabilidad interior es la correcta para 4 plazas (5 ocasionales) con la ventaja de una funcionalidad ampliada gracias a su segunda fila de asientos deslizantes, cuyo ajuste longitudinal permite jugar con la modularidad interior del maletero, cuyo volumen útil oscila (según se atrase o adelante la banqueta) entre los 410 litros de capacidad mínima y los 520 de máxima, lo que no está nada mal. Y el maletero tiene además un doble fondo en cuyo hueco cabe una rueda de repuesto de emergencia (opcional).

El cubremaletero es rígido y se pliega contra el respaldo trasero si hay que utilizar toda la altura al techo. La banqueta trasera se pliega por mitades asimétricas (60/40) pero con la posibilidad de abatir la zona central para cargar objetos largos manteniendo dos plazas, y además, el respaldo del acompañante delantero puede abatirse hacia delante, liberando hasta 2,4 m de fondo útil. Pero su mayor ventaja es la de disponer de la banqueta trasera corrediza, para repartir mejor el espacio ampliando cuando sea necesario el volumen del maletero. Y el respaldo del asiento central trasero se puede abatir de manera independiente para crear un apoyabrazos con dos posavasos integrados para los ocupantes de las plazas laterales.

El espacio interior es correcto, aunque no excepcional , gozando de una notable altura libre al techo si no se monta el techo solar practicable de nuestra unidad de prueba (los cm que recorta se notan bastante en los pasajeros más altos). Su presencia elimina el plafón central de luz, dando paso a dos puntos laterales de luz, junto a los asideros, bastante prácticos, asideros que en el caso del conductor sólo viene si se equipa el techo solar.

La visibilidad exterior es buena, aunque con el inconveniente de que al volante no se aprecian los extremos, algo no muy práctico en maniobra. El espacio trasero para piernas es también bastante correcto, al menos para ocupantes de 1,80 m de estatura, que se acomodan sin que sus rodillas rocen con los respaldos de los asientos delanteros, y la anchura es muy aceptable, aunque como casi siempre se quede corta para acoger tres adultos.

Además, abundan las soluciones prácticas, con dos tomas de corriente (a 12V) una delante y otra detrás, y múltiples huecos portaobjetos, la mayoría sin tapizar (lo que no evita que las cosas depositadas en ellos se muevan y hagan ruido en marcha). Pero los huecos de puertas son grandes, así como el de la zona baja de la consola central (donde se halla el soporte de recarga inalámbrica de móviles) y en el salpicadero, delante del pasajero, hay una pequeña bandeja tapizada muy práctica para dejar el teléfono móvil o una cartera. Por supuesto hay también detalles mejorables, como el diseño poco envolvente de los respaldos de los asientos (delanteros y traseros) o la forma de horquilla de la palanca del freno de mano, que abulta mucho y estorba el acceso al portaobjetos que hay debajo).

Prueba Citroën C3 Aircross: Espíritu “crossover”

Al volante, se mantiene el salpicadero plano con la pantalla central a media altura y un cuadro convencional (no digital). El cambio se sitúa en una posición más elevada que en el Citroën C3 y los asientos son muy similares, con diferentes tipos de tapicerías, entre ellas una mixta piel-tela en el nivel probado Shine. El freno de mano presenta una extraña forma (aeronaútica, dicen) con el botón de agarre oculto en medio, y la pantalla multimedia central está situada un poco más abajo de lo deseable, pero por lo demás cumple bien su cometido y es bastante intuitiva, aunque podría llevar algunos botones directos para las funciones más frecuentes.

Se nota una notable mejora de la calidad percibida, el volante va forrado en piel y se ajusta en altura y profundidad, con diversas posibilidades de personalización (8 colores de carrocería y 4 del techo, la carcasa de los espejos retrovisores y las pegatinas de las ventanillas laterales de custodia, etc). También hay distintos «ambientes» para el habitáculo y, como en el C3, puede llevar tapicería mixta piel/tela en asientos, puertas y salpicadero.

Las llantas son de aleación, y de 17” en este nivel Shine (con el pack Shine, opcional por 1.000 €), con neumáticos todo tiempo de 215/50 R17 (el pack incluye también el control de tracción Grip Control, con los 5 modos de control de tracción seleccionables desde un mando circular).

El nivel Shine trae de serie climatizador, control de crucero con limitador de velocidad, lector de señales de tráfico, sensor de fatiga de conducción, sensores de lluvia y luz, ordenador de a bordo, faros antiniebla, aviso de insuficiente presión de neumáticos, ayuda al arranque en cuesta, aviso por cambio involuntario de carril, tapicería mixta, cámara de visión trasera (y sensores traseros de aparcamiento), retrovisor interior fotosensible y hasta navegador con la llamada de asistencia de emergencia.

Mecánica suficiente, pero falta la 6ª

En cuanto a motores, con el 3 cilindros 1.2 Puretech de gasolina en su versión turboalimentada de 110 CV este C3 Aircross no va en absoluto mal servido. Bien es verdad que por sólo 700 euros más tenemos la versión de 130 CV de este mismo motor, pero es que tampoco hay tanta diferencia entre los dos; mejor sería ofrecer un cambio de 6 velocidades para aprovechar mejor su fuerza y lograr disminuir su consumo medio, que, sin ser realmente excesivo, sí es de los más altos entre sus rivales de tres pistones. Pero para tener 6 relaciones hay que pasar por el cambio automático EAT6, que con este mismo motor sale más caro (1.400 euros más) que el C3 Aircross manual de 130 CV…

Pero este tricilíndrico de aluminio se defiende bien a bajo régimen, gracias a su turbocompresor de baja inercia dotado de un generoso “intercooler”. Sus 110 CV los entrega a 5.500 rpm, y los casi 21 mkg de su par están presentes desde sólo 1.500 rpm, lo que le permite una gran elasticidad. El cambio manual es preciso, aunque de recorridos algo largos, lo que no le hace muy rápido. Es un motor que gira suave y redondo, sin delatar su carácter tricilíndrico, y que se mueve muy a gusto entre las 1.600/1.800 rpm y las 3.000 rpm, pudiendo practicar una conducción suave y sobria entre ese margen. Por encima de 3.000 rpm suena un poco más y sobre todo, se muestra menos sobrio. Los 5 teóricos litros cada 100 km del consumo medio combinado son en realidad un litro y medio más en la práctica. Con una 6ª seguramente que el consumo en autovía podría rebajarse por lo menos medio litro; ese es el principal hándicap de este mini SUV, por lo demás muy práctico y funcional.

En tierra, pese a ser un tracción delantera con no excesiva altura libre al suelo (apenas 18 cm) y con un ángulo frontal de ataque poco favorable, se defiende muy bien gracias al Grip Control asociado a los neumáticos todo tiempo M+S. Puede con rampas muy espectaculares y se maneja bien más allá de las consabidas pistas de tierra, e incluso sobre piso deslizante (gravilla, barro, arena) llega a dar casi el mismo juego que un 4×4, gracias sobre todo a sus 5 modos de rodaje (normal, nieve, barro, arena y sin ESP). En suma no es un auténtico todo terreno, pero se le aproxima bastante, y para el 90% de lo que puede pedirle su clientela potencial va más que sobrado.

Comportamiento: compromiso logrado

Sobre asfalto, la impresión dominante es que se ha buscado el confort, siempre dentro de un alto nivel de seguridad dinámica. La suspensión es más bien blanda y filtra bien los baches, especialmente los que producen movimientos amplios en la carrocería. Sin embargo, los rebotes y baches pequeños se dejan notar más de la cuenta, también por culpa de los neumáticos de perfil 50. El tacto de la dirección también es mejorable; va muy asistida y se maneja sin esfuerzo, pero eso también influye en que notemos menos el tacto del piso, aislándonos del mismo.

No se trata de un coche deportivo y no debe ser juzgado como tal, pero aún así llevado al límite se muestra lo bastante ágil y noble como para permitir disfrutar de una conducción rápida en carreteras de curvas, aunque no sea el más veloz en ellas. Y si se superan los límites, siempre está el ESP (y el ABS en las frenadas) para evitar que las cosas vayan a mayores, aunque a veces su intervención resulte algo brusca e invasiva.

 

Quizá haya que decir que parte de sus limitaciones sobre asfalto provengan de los neumáticos todo tiempo, que a cambio de asegurar un mayor agarre en tierra, barro y nieve, sobre asfalto no permiten ir tan lejos como unos buenos neumáticos de verano. En especial, las distancias de frenado no son las mejores con ellos, aproximándose a los 60 m para detenerse en seco a 120 km/h.

En suma, un mini SUV urbano capaz de dar mucho juego, cubrir el servicio de un turismo polivalente (o el de un compacto), con buenas prestaciones, amplio y cómodo, sin demasiado consumo, bien equipado y a un precio asequible. Si tuviera 6 marchas, sería casi perfecto.

CARACTERISTICAS TECNICAS

MOTOR: Posición Delantero transversal
Combustible Gasolina 95 NO
Nº de cilindros y disposición 3 en línea
Cilindrada (cc.)-Diámetro x carrera (mm) 1.199 – 75 x 90,5
Relación de compresión 10,5 a 1
Potencia máxima (CV a rpm) 110 a 5.500
Par máximo (mkg a rpm) 20,9 a 1.500
Material bloque-culata Aleación – Aleación
Distribución: Árbol de levas En culata (2)
Accionamiento Por cadena
Válvulas (número) En culata (12)
Refrigeración Líquido anticongelante
Alimentación (inyección) Inyección directa + Turbo
Encendido Electrónico integral
TRANSMISIÓN: Tipo de tracción Delantera
Embrague Monodisco en seco
Desarrollos cambio (Km/h a 1.000 rpm)
1ª-2ª-3ª-4ª-5ª 7,9-15,4-22,6-30,6-42,2
SUSPENSIÓN
Delantera: Independiente por eje pseudo Mac Pherson con triángulo inferior auxiliar, muelles helicoidales, amortiguadores hidráulicos telescópicos y barra estabilizadora.
Trasera: Semiindependiente, por traviesa torsional con barra estabilizadora, muelles helicoidales y amortiguadores hidráulicos telescópicos.
FRENOS: Disposición doble circuito En diagonal (x)
Servofreno – Antibloqueo ABS + ESP Sí-Sí+Sí
Delanteros (diámetro en mm) Discos ventilados (266)
Traseros (diámetro en mm) Discos macizos (249)
DIRECCIÓN: Tipo (asistencia) De cremallera (sí)
Diámetro de giro (m) –Vueltas de volante 11,8 – 2,9
RUEDAS: Llantas (medida en pulgadas) Aleación (7 x 17)
Medida neumáticos 215/50 HR17
Marca neumáticos Hankook Kinergy 4S M+S
CARROCERÍA: Tipo (nº de puertas) Berlina dos volúmenes (5)
Longitud – anchura – altura (m) 4,15 – 1,76 – 1,60
Batalla – Vías delantera/trasera (m) 2,60 – 1,51 / 1,49
Peso en vacío (kg) 1.234
Capacidad depósito – maletero (lit.) 45 – 410-520 / 1.289
PRESTACIONES
Procedencia de datos Motor Mundial Oficial
Velocidad máxima (km/h) 179 185
Aceleración (seg.)
De 0 a 100 km/h 10,8 10,2
400 m. salida parada 15,8
1.000 m. salida parada 31,9 31,8
Recuperación (seg.)
Desde 40 km/h en 4ª
400 m. 16,7
1.000 m. 32,3
Desde 50 km/h en 5ª
400 m. 19,2
1.000 m. 34,4
CONSUMOS
Datos oficiales de la marca
Urbano 5,9
Extraurbano 4,6
Mixto 5,0
Emisiones CO2 (grs/km) 115
Datos de Motor Mundial
Promedio a 90/100 km/h 5,5
Promedio a 120/130 km/h 6,6
Ciudad 7,7
Medio 6,60
PRECIO DE VENTA AL PÚBLICO: 20.000 euros
GARANTÍA: 2 años sin límite de kms

Versiones del modelo: 'C3'

Galeria de fotos

foto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_01.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_02.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_03.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_04.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_05.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_06.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_07.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_08.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_09.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_10.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_11.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_12.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_13.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_14.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_15.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_16.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_17.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_18.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_19.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_20.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_21.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_22.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_23.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_24.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_25.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_26.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_27.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_28.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_29.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_30.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_31.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_32.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_33.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_34.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_35.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_36.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_37.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_38.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_39.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_40.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_41.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_42.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_43.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_44.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_45.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_46.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_48.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_49.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_50.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_51.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_52.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_53.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_54.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_55.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_56.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_57.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_58.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_59.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_60.JPGfoto: Prueba Citroen C3 Aircross 1.2 puretech 110 Shine_61.JPG
Citroen
Citroen

Tno. 91 585 11 00
Garantía: 2 años sin límit