Hemos conducido el Nissan QASHQAI 2.0 dCi

30 mayo, 2007

Hemos conducido el Qashqai con este motor de entre los 4 disponibles (1.6 16V y 2.0 16V en gasolina, y 1.5 dCi y 2.0 dCi en diesel) y con tracción delantera (con este motor se ofrece con ella o total 4×4; los pequeños —1.6 16V y 1,5 dCi— sólo vienen con tracción delantera), versión considerada como la más comercial para España.

Menos alto que los SUV típicos (los asientos van 10 cm más altos de media que en un coche, pero menos que en un 4×4), una vez al volante, se aprecia la perfecta ergonomía de su puesto de conducción, su buena visibilidad y su suspensión de turismo moderno (independiente en ambos ejes) sobre ruedas de 6,5 x 16 pulgadas (neumáticos de 215/65 R16). Con un eje anterior Mac Pherson y un multibrazo posterior, el Qashqai se tiene muy bien para sus 4,32 m de largo y 2,63 de batalla, enfilando las carreteras secundarias sin problemas gracias a su buen filtrado, y a un ESP que entra en acción rápidamente cuando se le necesita.

Nissan_Qashqai_2.0_DCI_400

Fuera del asfalto se defiende bien gracias a sus 20 cm de altura libre al suelo, y pese a probar sólo el de tracción delantera, no nos ha defraudado en pistas forestales y caminos de tierra, aunque sus ángulos de ataque y salida no le permitan demasiadas alegrías «off road ». La dirección (eléctrica) es rápida y precisa, aunque quizá debería ser un poco más directa para reducir el excesivo manoteo del volante en rutas sinuosas. Pero da gusto como afronta las curvas enlazadas con la precisión de un turismo, y como maniobra en ciudad (10,6 m de diámetro de giro).

Los frenos (4 discos de casi 30 cm, ventilados delante) cumplen bien y son eficaces para detener su tonelada y media.

El motor 2.0 dCi de origen Renault empuja con fuerza desde abajo y no se deja oír mucho, sólo al apurarlo cerca de las 4.000 rpm de su potencia máxima (150 CV).

Nissan_Qashqai_2.0_DCI_401

Pero con sus 32,7 mkg de par permite usar muy poco su preciso cambio de 6 marchas, de manejo muy grato y cortos recorridos. Lástima que unos desarrollos exageradamente largos diluyan dema-siado sus 150 CV (alcanza la velocidad máxima en ¡4ª!, con una 5ª mixta aún muy poderosa en carretera y una débil 6ª sólo para llanear en autovía). Eso sí, a cambio de un gran silencio y un mínimo consumo (sólo 6,6 litros/100 km rodando a buen ritmo). Cómodo, fiable y diferente, este Qashqai surge como una berlina 5 puertas de estilo monovolumen e imagen SUV. Una mezcla que debería servir para que Nissan venda las 10.000 unidades previstas para un año completo, dado que su precio, entre los 18.680 euros del más barato 1.6 16V 4×2 Vista a los 29.380 del más caro 2.0 dCi 4×4 Tekna con cambio automático, con 28.380 para nuestra unidad de ensayo (2.0 dCi Tekna, 4×2 con cambio manual de 6 marchas), no resulta desproporcionado.

Versiones del modelo: 'Qashqai'

Nissan
Nissan

Tno. 93 290 70 08
Garantía: 3 años ó 100.000