AYRTON SENNA, 20 AÑOS DE UN MITO

1 mayo, 2014

PEPE VALENCIANO

www.pepevalenciano.com

–       Se cumplen 20 años del fatídico accidente que costó la vida de Ayrton Senna, en la curva de Tamburello, en Imola.

–       Un día antes, Roland Ratzenberger fallecía también en la curva “Villeneuve”.

 

Un accidente anunciado.

Senna-GP Brasil-1988

En 1989 el piloto Gerhard Berger (BMW) sufría un brutal accidente en la curva Tamburello del Circuito de Imola. Por suerte para él, sólo sufrió algunas heridas. Berger comenta al semanario italiano “SPORTWEEK”       que «Tras mi accidente, Ayrton me llamó para preguntar por mi estado y le dije que alguien se mataría en ese lugar, porque el muro está demasiado cerca de la pista», a lo que Ayrton Senna contestó: «Tienes razón», dijo  Senna, quien fue acompañado por Berger un mes después a Ímola para analizar esa curva y ver si se podía hacer algo para evitar accidentes. Fue cuando el piloto paulista dijo a Berger: “Si no cambiamos esta curva, alguien va a morir aquí”. Dice Berger que  «Nos asomamos y nos dimos cuenta que estaba el río. Senna murió cinco años después exactamente en ese punto», termina diciendo Gerhard Berger. Efectivamente, cinco años después, el 1º de mayo de 1994, Ayrton Senna, tricampeón del Mundo de Fórmula Uno, perdía la vida en la maldita curva de Tamburello. Berger y Senna fueron muy buenos amigos, algo insólito en la actual Fórmula Uno, y desde el inicio conectaron rápidamente. Recuerda Berger en esta entrevista en “SportWeek”, que «Mi química con él era fabulosa: misma organización, mismo espíritu e iguales intereses. El único problema es que en el coche era un monstruo. Simplemente puedo decir que me hizo mejorar», reconoce Berger. Conviene recordar que fueron compañeros de equipo en McLaren. Y añade: “Compartimos vacaciones, confidencias… Él cuidaba mucho su imagen. Si había que ver a mujeres el día antes de una carrera, yo lo hacía por la puerta principal del hotel, pero él lo hacía por la trasera». ¿Se imaginan a Fernando Alonso y Lewis Hamilton, compañeros en McLaren (2007), compartiendo vacaciones?. Resalta Berger anécdotas de Senna como una negociación con Ron Dennis, patrón de la escudería de Woking: «Un verano intentamos engañar a Ron Dennis, deportivamente hablando. Me preguntó que cuánto dinero debía pedirle anualmente y yo le respondí que, siendo el mejor, siete millones irían bien. Pidió quince, aunque finalmente lo dejaron en uno por carrera. Así era Ayrton». Berger no tiene reparos en reconocer la superioridad de Senna en la pista y fuera de ella: «A nivel de resultados, él era el maestro y el resto sus sombras. Incluido Prost. Mi amistad con el brasileño nace cuando ya nos retábamos en F.3. Era rápido y, sobre todo, completo: concentrado, inteligente, duro físicamente y con gran fortaleza mental».

El accidente.

 Senna-primer Mundial

Lo había avisado cinco años antes, pero el destino de Senna estaba marcado. “Si tengo un accidente prefiero morir”, había sentenciado el piloto brasileño en una de sus famosísimas frases de las que daremos cuenta más abajo en este artículo. Eran las 14:17  horas de un día soleado del primer día de mayo de 1994 en la República de San Marino, cuando los monoplazas disputaban el Gran Premio en el Circuito de Imola. El monoplaza de Ayrton Senna, un Williams FW16, volaba a casi 300 km/ hora cuando tomó la curva de Tamburello y haciendo un incomprensible recto, chocaba frontalmente contra el muro. La tragedia estaba servida. Un silencio horroroso se apoderaba del circuito. Las imágenes denostaban que el impacto era brutal, grave, muy grave. Tanto  que la barrar de suspensión atravesaba la visera de su casco.  Ayrton Senna era trasladado al Hospital de Bolonia donde al poco de llegar se certificaba su muerte clínicamente hablando. Eran las 18:40 cuando el corazón del piloto brasileño dejaba de latir.  Dentro de su mono había una bandera austríaca para sacarla en el podio si llegaba entre los tres primeros, para homenajear a Roland Ratzenberger, quien recién llegado a la Fórmula Uno había muerto el día antes, en las vueltas de clasificación, también en Imola, a bordo de su monoplaza Simtek S941-Ford. Tras perder el deflector delantero, su coche se descontroló en la rápida curva de Giles Villeneuve, estrellándose a 280 km/h. Sus graves heridas cerebrales acabaron con su vida. De nada sirvieron los masajes cardiacos y los intentos de reanimación del piloto austríaco.  Como recuerda el fisioterapeuta de Senna, Josefe Leberer, austriaco, “La muerte de mi compatriota le entró en el alma. Senna Fue un filósofo tímido y lleno de pasión». Tras el accidente, un conmocionado Senna pidió a los comisarios que lo llevasen al lugar del accidente. Tras ver lo ocurrido, las lágrimas de Senna aparecieron en su rostro, sus últimas lágrimas pues al día siguiente él mismo encontró la muerte. Y no sólo este accidente antes del de Senna. También Rubens Barrichello chocó brutalmente contra las vallas en los entrenamientos, en la Variante Basa, sin más consecuencia que el coche destrozado, eso sí, tras varias vueltas de campanas y posterior pérdida de conocimiento del piloto, también brasileño. La carrera debió suspenderse tras la muerte del austriaco Ratzenberger. Pero no. El negocio emergente de la televisión no podía pararse. Ya en la salida del GP de San Marino, hubo un choque, entre Letho y Lamy, con heridos incluso entre el público.

 Ayrton_Senna_1988_Canada

Pero la carrera continuó…. La suerte estaba echada en el fin de semana más trágico que se recuerda en la Fórmula Uno. Hasta una vidente brasileña, Adelaide Scritori, mandó un fax a Senna advirtiéndole de que no liderase la carrera porque  veía “una tragedia a bordo del automóvil”. Fue el propio Senna quien tuvo también la visión de que esa carrera no debía disputarse. Se lo dijo a su novia, Adriana Galisteu, que un mal presentimiento le rondaba la cabeza. Tanto es así que todavía se recuerdan los movimientos de cabeza a un lado y a otro, como negándose a sí mismo que no, que no había que salir, de la cabeza de Senna justo mientras se ponía el casco, su último casco. Incluso Senna mandó un insólito mensaje por radio a su eterno enemigo, Alain Prost, quien no participaba en la carrera y que actuaba de comentarista para la televisión. Senna le dijo: «Un saludo especial para mi querido amigo Alain. Te echo en falta Alain». ¿Fue el presagio de una despedida?. Son muchas coincidencias, demasiadas. Tantas que incluso fue el propio Senna quien le manifestó a su novia que no quería correr pero que estaba obligado. Lo mismo le contestó a su médico personal, Sid Watkins quien intentó persuadir a su pupilo que no corriese esa carrea marcada ya por varios accidentes.

 Senna-GP Europa 1993-vuelta histórica-5º a 1º en 10 curvas

Quiso Senna suspender la carrera por el accidente mortal del día anterior. Pero su destino estaba escrito. Ese destino elevó de golpe a los altares de la historia a un mito que todavía hoy se venera en todo el mundo y en especial en Brasil. Su tumba en Morumbí es un lugar de peregrinaje constante. Nunca antes un piloto, y nunca después, ha sido objeto de tanta admiración. Su vida se cortó de raíz cuando estaba lanzado a romper todos los registros habidos y por haber. Su destino más inmediato estaba ya escrito en Ferrari, como reconoce ahora Luca Cordero de Montezemolo, Presidente de La Scuderia. “Siempre aprecié el modo de correr de Ayrton. Como todos los grandes campeones, también él tenía un enorme deseo de ganar, nunca se cansaba de perseguir la perfección e intentaba mejorar constantemente. Era extraordinario en clasificación, pero también un gran luchador en carrera, siempre con el cuchillo entre los dientes”, afirma Montezemolo, quien añade: “Quiso venir a Ferrari y yo quería que viniera al equipo. Cuando estuvo en Italia, para disputar el Gran Premio de San Marino, nos reunimos en mi casa de Bolonia un miércoles 27 de abril. Me dijo que apreciaba mucho la posición que habíamos adoptado contra el exceso del uso de las ayudas electrónicas para el pilotaje, que no dejaban ver realmente el valor real de cada piloto. Hablamos durante un buen rato y me dejó claro que quería terminar su carrera en Ferrari, después de haber estado cerca de unirse a nosotros unos años antes. Quedamos en volver a reunirnos pronto, para intentar averiguar cómo podríamos superar las obligaciones contractuales que tenía en ese momento. Ambos estábamos de acuerdo en que, para un piloto como él, Ferrari sería el sitio ideal para continuar con su carrera, hasta ese momento ya brillantísima, incluso única”.

El fichaje acordado de Ferrari.

Montezemolo-Ferrari 

Pero el destino le robó a Ferrari a Senna, como explica Monezemolo: “Por desgracia, el destino nos robó a todos a Ayrton y a Roland Ratzenberger en uno de los fines de semana más tristes de la historia de la Fórmula 1. De Senna, recuerdo su gentileza y su sencillez, casi timidez, en absoluto contraste con el Senna piloto, un luchador siempre decidido a sacar el máximo”. Cabe recordar que en esos momentos un jovencísimo Michael Schumacher asomaba la cabeza para recaer pronto en Ferrari. De no haber sido el accidente de Senna, ¿qué habría logrado el brasileño?. Cierto es que hasta 2000 Ferrari no empezó a ganar con Schumacher, para logar luego cinco años ininterrumpidos de dominio hasta la aparición estelar de ‘El Indomable’ Fernando Alonso. ¿Habría conseguido Senna que Ferrari ganase carreras antes del año 2000?. Nunca lo sabremos, obviamente. Pero nadie duda de que sabía sacarle a cada coche que tocaba un jugo especial, imposible para otros. ¿Les suena este análisis?. Parecido a lo que ha hecho Alonso con Renault y con su Ferrari en los últimos cuatro años. Y perdónenme ustedes, no trato de comparar a un genio consagrado, Senna, con otro aspirante a ello, Fernando Alonso, quien a buen seguro lo logrará también en el futuro.

Ayrton Senna VS Alain Prost: duelos de gigantes.

 02-Senna y Prost

Si algo caracterizó la brillante carrera de Ayrton Senna, fue sin duda su particular duelo con su compañero de McLaren, Alain Prost. El más fantástico duelo que jamás se ha visto en la Fórmula Uno. Si acaso, si Alonso y Hamilton hubiesen seguido juntos, se podría haber repetido la historia, pero sólo coincidieron juntos un año. Ni tan siquiera el duelo James Hunt-Niki Lauda, tan de moda ahora por la película Rush, se asemeja. Eran el binomio más antagonista que se recuerda. Su rivalidad nunca ha sido igualdad. Si Senna era el rápido, Prost era el pillo, el estratega, el cerebral. Cuando Senna murió, una parte de Prost también murió: «Cuando murió, yo dije que una parte de mi también había muerto, debido a lo ligadas que habían estado nuestras carreras», reconoció Alain Prost. Quien apunta hasta qué punto rivalizaba con Senna: «Él no quería ganarme, quería destruirme, ésa fue su motivación desde el primer día». Alain Prost fue la obsesión que mantenía vivo el espíritu competitivo de Senna, tanto que cuando el francés se retiró el propio Senna reconoció que le faltaba motivación en las carreras.  Su rivalidad empezó ya desde su incorporación a McLaren, fichaje que el propio Alain Prost aprobó. Pero no las tenía todas consigo. Comenta Prost que «En el primer test de pretemporada, en Río, estábamos probando neumáticos solo con un coche. Yo hice las primeras vueltas, y luego era su turno. Entré en boxes y los mecánicos empezaron a cambiar las ruedas. Decidí quedarme dentro del coche un poco más. Se puso furioso, diciéndole a todo el mundo ‘¡No es justo, no es justo!’ Entonces salí del coche riendo, pero él no se reía…». Con todo, aquel año se respetaron, si bien hubo un momento de mucha tensión en Portugal, cuando Senna cerró a Prost cuando éste lo iba a adelantar, enviándolo casi contra el muro. «No me gustó nada, y se lo dije, pero en cierto sentido no puedo culparle por hacerlo, porque siempre se salía con la suya. ¿Cuántas veces en su carrera le sancionaron por este tipo de cosas? Nunca. Al menos se disculpó».

 Senna y Prost

Posteriormente, en 1989 la chispa saltó definitivamente y fue precisamente en Imola. Resulta que en el equipo había un pacto por el cual, cuando salían los dos desde la primera fila, el primero que llegase a la primera curva, sería el que ganase la carrera, y así lo tenían pactado. En efecto, Senna llegó primero a la primera curva pero la carrera se abortó por un accidente de Gerard Berger. Al relanzarse la carrera, fue Prost quien llegó primero a la primera curva. Pero Senna entendió que lo que contaba era la primera y no la segunda salida, así que se lanzó en tromba a por el triunfo. Prost lo cuenta así: «Después de esto, dije que ya se había acabado. Continuaría trabajando con él en lo referente a aspectos técnicos, pero por lo que hacía a nuestra relación personal, hasta ahí había llegado. Y el ambiente en el equipo, obviamente, empeoró mucho». La rivalidad siguió hasta explotar definitivamente en Suzuka cuando el brasileño fue descalificado tras un accidente  entre ambos pilotos. El título mundial 1989 fue para el francés, que se marchó a Ferrari. Ya en 1990, otra vez en Suzuka y de nuevo accidente entre ambos, solo que esta vez el título fue para Senna. Con Prost en Ferrari y Senna en McLaren, el francés se marchó a Williams, y el brasileño pactó su llegada a Williams, sólo que fue vetada por Prost quien había pactado que si él (Prost) llegaba a Williams, Senna no podría entrar al menos en el primer año. No llegaron a coincidir porque cuando Senna se incorporó a Williams, Alain Prost rescindía su último año de contrato y se retiraba definitivamente (ya lo había hecho una vez y volvió a Williams para ganar). De esa forma evitaba coincidir con Senna. Tras coincidir ambos en la última carrera de 1993, en Australia, los dos pilotos se abrazaron como nunca antes. Prost, sorprendido, dijo: «Sí, me sorprendió. Y también me decepcionó un poco, francamente. En nuestro camino hacia el podio me dijo: ‘¿A qué te vas a dedicar ahora?’ Me quedé muy sorprendido. Le dije: “Aún no lo sé”- “Vas a engordar”, me dijo. Y sonrió”. Así era Senna, genio y figura en cualquier momento, en cualquier circunstancia.

Senna, genio y figura: sus frases más célebres.

 Senna_imola89

El piloto brasileño tricampeón del Mundo, del que se conmemora hoy el vigésimo aniversario de su muerte, fue un líder carismático dentro de la pista pero también fuera de ella. Tanto es así que de él nacieron frases y palabras que se quedaron en la memoria colectiva de sus seguidores, amigos y detractores, que también los hubo. Con una inteligencia especial, fue un visionario del automovilismo, que parecía entrar en trance cuando se subía a un monoplaza, especialmente en sus apoteósicas carreras de Mónaco donde todavía hoy tiene un récord no superado por nadie: haber ganado seis veces en la carrera de las carreras. Donde Dios se le aparecía, según el mismo Senna decía. Como decíamos, de su boca salieron frases que quedan ya para el recuerdo vivo de un piloto inigualable al que durante estos veinte años, el resto de pilotos uno a uno han idolatrado. Como muestra, un botón de Gerard Berger, quien dijo de Senna: «A nivel de resultados, él era el maestro y el resto sus sombras. Incluido Prost. Mi amistad con el brasileño nace cuando ya nos retábamos en F.3. Era rápido y, sobre todo, completo: concentrado, inteligente, duro físicamente y con gran fortaleza mental».  Estas son algunas de sus famosas y célebres frases para la historia.

Senna en Mónaco

http://youtu.be/rh6bwZ4ooTI

– «El segundo es el primero de los perdedores.»

– «No sé conducir de otra forma que no sea arriesgada. Cuando tengo que sobrepasar, sobrepaso. Cada piloto tiene un límite. El mío es un poco arriba del de los otros.»

– «A 273 km/h te sales en una curva, pero a 271 km/h te pasa el segundo.»

– «Tengo miedo de la muerte y del dolor, pero convivo con eso. El miedo me fascina.»

– «Seas quien seas, sea cual sea su posición social, alta o baja, ten siempre mucha fuerza y mucha determinación y hazlo todo con mucho amor y con mucha fe en Dios, que un día llegarás a tu meta».

– «Yo no tengo ídolos, lo que admiro es la dedicación, el trabajo y la competencia».

– «¿Mi mayor error?, pienso que aún no lo he cometido…» (1991)

– «¿Dejar de correr porque es peligroso? También puedo ser atropellado» (1991)

– «Cuando Dios quiere algo, nadie se le puede oponer» (a unos periodistas después de la victoria en Interlagos en 1991)

– «Yo corro para ser campeón, no para ganar dinero…» (ante la oferta de Ferrari para correr para ellos, 1992)

– «Para Williams incluso correría gratis» (1992)

– «No es un piloto, es un idiota» (en referencia a Eddie Irvine por el incidente en Suzuka 1993)

– «Quiero salir de este hoyo en el que me encuentro. Creo que podré correr hasta el año 2000. Podría llegar incluso al pentacampeonato, como Fangio» (1994)

– «Ganar una carrera es un desafío mucho mayor que ganar un millón de dólares» (1994)

– «Ceccoto, De Angelis, Dumfries, Nakajima, Berger, Andretti, Hakkinen: nunca tuve ningún problema con ninguno de ellos. Solo he tenido problemas con un piloto» (1994)

– «Díganle a Alain (Prost) que aquí lo extrañamos mucho…» (a unos periodistas antes del trágico GP de San Marino, 1994)

– «Alain, vuelve, te echo de menos» (últimas palabras de Senna por la radio en la carrera de Imola ’94, en referencia a Alain Prost, su antiguo rival y en ese entonces comentarista de la televisión francesa tras su retirada)

– «Si me dan a elegir, Alain sería mi compañero de equipo, es la única forma de demostrar que soy mejor que él.»

– «Si tengo un accidente, prefiero morir, soy una persona demasiado activa para pasar el resto de mi vida en una silla de ruedas.»

– «Lo importante es ganar. Todo siempre. Esa historia de que lo importante es competir no pasa de ser demagogia.»

– «Todos los años hay un campeón, pero no siempre hay un gran campeón.»

– «En un día dado, una circunstancia dada, piensas que tienes un límite. Y entonces vas por este límite y tocas este límite, y piensas, ‘Bueno, este es el límite’. En cuanto tocas este límite, algo pasa y de repente puedes ir un poco más allá. Con el poder de tu mente, tu determinación, tu instinto, y la experiencia también, puedes volar muy alto.»

– «Tenía solo ocho años y la mayoría de los otros tenia 15, 18 e incluso 20. Las posiciones en la parrilla se determinaban por sorteo. Ponian unos papelitos con números dentro de un casco. Por ser recién llegado, fui el primero en coger un papel al azar. Saque el número 1».

– Si una persona no tiene sueños no tiene razón de vivir, soñar es necesario aún cuando el sueño va más allá de la realidad, para mí soñar es uno de los principios de la vida”.

Su palmarés. Sus datos.

 Senna-GP España 1990-50 poles

Ayrton Senna nació en Brasil el 21 de marzo de 1960 y murió a los 34 años el 1 de mayo de 1994 en el Circuito de Imola en San Marino.

–       Equipos: Toleman, Lotus, McLaren y Williams

–       Carreras disputadas: 161

–       Campeonatos del Mundo: 3, en 1988, 1990 y 1991

–       Victorias: 41

–       Podios: 80

–       Poles: 65

–       Vueltas rápidas: 19

–       Primera carrera disputada: GP Brasil de 1984

–       Última victoria: Gran Premio de Australia de 1993

–       Última carrera: Gran Premio de San Marino de 1994

El final

Al día siguiente, tras el fatal accidente, el médico de Senna, Sid Watkins narró el último momento de Senna tumbado en Tamburello: “Suspiró y su cuerpo se relajó. Pensé que su espíritu salía de su cuerpo”. Y vaya que sí lo hizo: el espíritu de Ayrton Senna habita en todos los que amamos la Fórmula Uno. Vive Senna todavía, en todos nosotros, en pilotos en activo, en los que se retiraron, en todos los equipos sin excepción, en los profesionales que informan de este singular mundo de la Fórmula Uno, y por encima de todo, su espíritu habita de forma perenne en los aficionados que nunca olvidarán a un hombre convertido en mito: Ayrton Senna.

Tributo a Ayrton Senna: simplemente el mejor

 

(FOTOS: Google Images; Vídeos: YOU TUBE)