Renault R5 Turbo 3E: un show car experto en drifts

27 septiembre, 2022

JORGE FERNANDEZ

50 aniversario del Renault 5

Con este Renault R5 Turbo 3E, la marca del rombo quiere homenajear a las míticas versiones más potentes del Renault 5, mostrando una visión actual, potenciada y totalmente «eléctrica» a mayor gloria de los Renault 5 Turbo y Maxi Turbo que deleitaron a los aficionados de los rallyes entre 1983 y 1986 enmarcados en el grupo B.

El Renault 5 Prototype de 2021 fue el aviso de que algo se iba a cocer en el segmento B empleando la nostalgia como gancho para su adquisición. Este año 2022 se cumplen 50 años del mítico Renault 5 y la marca prometió a principios de año que habría sorpresas todos estos meses para celebrarlo, y lo está cumpliendo. De momento hemos podido disfrutar de varios eventos en los que ha participado, como el Rally Monte-Carlo histórico, Le Mans Classic, Rétromobile o ClassicMadrid. También se presentó el Renault 5 Diamant, un show-car 100% eléctrico decorado con joyas.

En esta ocasión, Renault nos trae un impresionante modelo, también eléctrico, preparado para el drift denominado Renault R5 Turbo 3E, haciendo alusión a la serie consecutiva en el tiempo al Turbo 2 y la E de eléctrico. El diseño de este Renault R5 Turbo 3E es cuanto menos llamativo, con un enorme alerón y referencias al mundo de los videojuegos. La carrocería es transparente en algunos puntos, dejando ver la mecánica eléctrica, y cuenta con varios elementos pintados de amarillo. La toma de aire del capó – otra referencia a Renault 5 Turbo 2 – incorpora la tapa de acceso a la toma de carga de la batería. Por último, situadas en las aletas traseras, hereda las míticas entradas de aire de Renault 5 Turbo 2, llegando a una anchura de 2,02 m (25 cm más que un Turbo 2).

Los faros delanteros son cuadrados, como el original, aunque ahora están formados por 16 módulos LED cada uno. Mientras, las luces traseras están formadas por bandas de color amarillo, azul y rosa y que parpadean y cambian de forma al derrapar, un guiño a los videojuegos de los 80 y los 90. Mientras, para las ruedas se han elegido unas apropiadas llantas lenticulares típicas de los modelos de rally de los años 80.

En el interior tenemos asientos tipo bucket Carbon Fiber Racing Seat, desarrollados junto con Sablet, con tapicería de diseño tartán con rosa y amarillo en combinación con el gris y negro típico de los 80. La enorme palanca del freno de mano típica de los modelos de drift está bien a mano sobre la consola central amarilla. Y si el logotipo aparece iluminado en el lado derecho del volante, la instrumentación se muestra en diez pantallas individuales que recuerdan a los diez relojes circulares del Renault 5 Turbo 2. Para arrancar el coche hay que pulsar el botón “free play”, y dispone del modo de conducción “turbo” para el drift, “track invader” para una conducción más normal, o “donut”, para hacer giros de 360°, habilitado para ello gracias a que dispone de un ángulo de giro de las ruedas superior a 50°.

Si bien se trata de un coche real, que alcanza 200 km/h de velocidad máxima y acelera de 0 a 100 en solo 3,5 segundos (3,9 segundos en modo drift) gracias a su altísima potencia de 280 kW (380 CV) y un par motor máximo de 700 Nm, también existe su versión digital, que puede utilizarse e videojuegos, y que también cuenta con su propia colección de NFT. Su primera aparición en público será en el concurso de elegancia Chantilly, y más tarde se podrá ver en el Salón del Automovil de París 2022 entre los días 17 y 23 de octubre.

Galeria de fotos