Peugeot 508 (Primera prueba)

27 junio, 2018
J. ROBREDO
Un auténtico gran coupé

La marca del león estrena buque insignia, el nuevo Peugeot 508, que sale ya a la venta con el mismo numeral de su antecesor, como alternativa al auge de los SUV que ha hecho particular mella en este segmento. Accesible desde un precio de 27.250 euros, ya se puede solicitar en los concesionarios de la red del león con las primeras entregas previstas para octubre y con la variante familiar SW recién presentada.

Más compacto que su predecesor, es 8 cm más corto (4,75 m), 2 cm más ancho (1,84 m) y 6 cm más bajo (1,40 m), con una batalla ligeramente acortada (2,79 m, 2,5 cm menos), con la mira puesta en rivales como los Volkswagen Passat y Arteon, aunque su competencia más directa está también en los Ford Mondeo, Opel Insignia y Renault Talismán.

El uso de la plataforma EMP2 le ha hecho más ligero (hasta 70 kg menos de promedio) y ha mejorado su comportamiento dinámico, gracias también a la amortiguación variable (Active Suspension Control) disponible en algunas versiones, y que de serie equipa al 508 GT de 225 CV. Su carrocería es ahora más aerodinámica (Cx de sólo 0,26, con un Cd -Scx- de 0,57) y también está mejor aislada (lunas laterales 1 mm más gruesas, aunque no sean de cristal laminado), habiendo sido aligerada mediante el empleo de aluminio en elementos como el capó delantero o las aletas, y de plástico (portón trasero).

La estilizada línea del nuevo Peugeot 508 tiene una caída de auténtico coupé

Diseño coupé de 5 puertas

Peugeot ha tratando en esta ocasión de recuperar la esencia de lo que debe ser una berlina media/alta, práctica y familiar pero con estilo y deportiva a la vez. Para ello se ha inspirado en el “concept” Exalt de 2014 junto al Instinct de 2017 (luces diurnas verticales), lo que se nota desde la zaga al frontal, tanto en faros y grupos ópticos como en el diseño general del coche, con un frontal que estrena faros de diodos muy perfilados, nuevos detalles cromados y una nueva parrilla baja y ancha.

Ante todo, hay que reconocer que se trata de un diseño muy logrado, con sus puertas sin marco y su estilizada zaga con los grupos ópticos unidos en una banda horizontal. Fabricado en la planta alsaciana de Mulhouse y con los motores 1.5 BlueHDI y 1.6 PureTech procedentes de las factorías de Douvrin y Trémery, este 508 es un auténtico “made in France”, dispuesto a conquistar Europa con la mira puesta tanto en sus rivales naturales generalistas como en los “premium”, en especial en el Audi A5 Sportback cuyas medidas comparte.

Su ligero recorte de medidas, en especial de voladizos, mejora radicalmente su maniobrabilidad (10,8 m de radio de giro entre aceras, metro y medio menos que el anterior 508), algo muy necesario ya que desde el 407, los voladizos de esta gama no han hecho más que crecer (sobre todo el delantero). Y como se ha buscado mantener su habitabilidad, no se ha perdido apenas en anchura interior útil (un par de cm) mientras se ha ganado un poco en espacio posterior para piernas (1 cm). Sólo se nota el descenso de altura en las plazas traseras (que sí pierden algún cm de altura libre al techo) y en la ligera reducción del maletero (487 litros brutos, que vienen a ser unos 450 VDA, frente a los 545 actuales, que son 515 VDA). Pero con los asientos traseros abatidos tiene casi lo mismo, 1.537 litros brutos hasta el techo, por 1.580 ahora) y presenta un buen umbral de carga, algo más bajo que antes.

El nuevo Peugeot 508 cuenta con un muy aprovechable maletero de 487 l de capacidad

De este modo, el 508 aparece ahora más bajo y ancho que antes, y apenas algo más corto, con una preponderancia exterior de las líneas horizontales, reforzando su imagen de coupé con un diseño que lo hace más ancho y bajo que su predecesor. Como detalle curioso tenemos el logo 508 sobre el capó delantero, justo por encima de la parrilla, en un guiño a modelos legendarios de la marca en este segmento como los 404, 504 y 504 coupé, mientras que por detrás, los grupos ópticos de diodos en 3D evolucionan en su aspecto al estilo de los SUV de la marca, como los 3008 y 5008. Peugeot ha buscado un diseño más deportivo, con un lateral donde el tercer volumen se disimula suavizando la caída del techo y del pilar “C”, compensado en parte por el recurso de las ventanas de las puertas sin marco, un detalle que también emplean otros modelos como el BMW Serie 4 Gran Coupé para subrayar su distinto enfoque, al tiempo que se suprime la antena de techo, ahora integrada en el mismo mediante una serigrafía.

La nueva plataforma EMP2 no ha implicado variaciones en el diseño de la suspensión, salvo una ligera modificación del puente posterior multibrazo, para que ahora incorpore en el mismo la amortiguación variable ACS (Active Suspension Control), que viene de serie sólo en el nivel GT (en los demás es opcional, salvo en el nivel básico donde no se ofrece). Las llantas de las unidades de la presentación no bajaban de las 18” y 19”, aunque de serie viene con llantas de 16” a 18”, según niveles, quedando las de 19” en opción, salvo en el GT.

Motores gasolina, diésel e híbrido

En la parte motriz, no tuvimos oportunidad de probar el motor básico diesel (1.5 BlueHDI de 130 CV) sino el 180 CV y los del 1.6 PureTech de 180 y 225 CV, y todas las unidades montaban el cambio automático EAT8 de origen Aisin (con 8 relaciones), estando el manual sólo reservado a los 508 Active con el motor 1.5 BlueHDI 130 CV. Este cambio EAT8 ofrece levas al volante y una palanca para uso manual secuencial que actúa por impulsos electrónicos, sin desplazamientos, aunque resulta un poco lento (salvo en modo Sport).

Los asientos delanteros pueden contar con hasta función de masaje

Todos son motores turbo de inyección directa y todos “stop & start” y Euro 6, montando los diésel catalizador SCR además del filtro de partículas. Más adelante se esperan incluso versiones tricilíndricas en gasolina a base de los 1.2 PureTech y sobre todo, un 508 híbrido enchufable gasolina de 225 CV a partir del motor 1.6 PureTech de 180 CV más otro eléctrico de 105 CV, que llegará para finales de 2019. No damos datos de consumos y prestaciones, pendientes de las nuevas homologaciones WLTP.

Hemos conducido este nuevo 508 por tierras galas y monegascas, y nos ha producido un buena impresión general, aunque dentro de una sensación de menor amplitud que antes. En el interior encontramos un salpicadero muy horizontal al estilo de el de los 3008/5008, con el cuadro digital de 12,3” (el i-Cockpit para Peugeot) con configuración variable, y la pantalla multimedia ligeramente orientada al conductor (de 8” en el nivel básico Active, y en 10” y formato 8/3 desde el nivel Allure).

El máximo nivel GT trae ya la suspensión trasera ACS, con los asientos anatómicos con reglaje lumbar y masaje (hasta 5 programas), bastante necesario dado que los asientos de serie no acaban de prestar suficiente apoyo a la espalda. La anchura del túnel central también contribuye a encoger un poco el espacio útil interior (ahora ligeramente más estrecho), perjudicando la tercera plaza central trasera. La caída del techo y la menor superficie acristalada aumenta la ligera sensación claustrofóbica de las plazas posteriores, aunque es el precio a pagar por un coupé de 5 puertas… Por lo demás la funcionalidad no ha sido descuidada, con hasta 32 litros de volumen extra en huecos portaobjetos repartidos por todo el habitáculo, tomas USB (4), de 12V (2), soporte para carga inalámbrica de móviles, equipo hi-fi Focal, tapicería en cuero napa y Alcántara, etc.

Las plazas traseras priorizan el confort en los asientos exteriores

El sistema de teclado auxiliar bajo la pantalla (tipo “piano”) nos parece práctico, para no depender tanto de la pantalla táctil, aunque exige aprenderse bien su reparto de funciones. Menos nos convence el sistema de lectura del cuadro, por encima del volante, según la moda del i-Cockpit de la marca, que obliga a un volante más pequeño de lo normal y achatado por arriba y por abajo , con la única ventaja de facilitar el uso de las levas del cambio.

Acabados y niveles de seguridad ampliados

El equipamiento de los niveles ha sido ligeramente reajustado a fin de ofrecer una tarifa más competitiva. Aún así el nivel básico Active ofrece llantas de aleación de 17”, lunas traseras supertintadas, apertura y arranque sin llave, pantalla táctil de 8”, retrovisor interior electrocrómico y el sistema de frenada de emergencia. Además hay un nuevo nivel de acceso para flotas -Active Business- más racional (vuelve a las llantas de 16”) y con mayor equipamiento en seguridad (trae navegador de serie). La conectividad viene de la mano del Peugeot Connect, que incluye navegación 3D conectada con TomTom Traffic, además de compatibilidad con MirrorLink, Android Auto y Apple CarPlay. Para facilitar la maniobra de aparcamiento pueden llevar en opción el Full Park Assist o la visión de 360º.

Pero para tener un equipamiento a la altura de la competencia hay que subir a los niveles Allure y GT Line. Son dos niveles similares, más de confort el Allure, más deportivo el GT Line. El Allure viene de serie con la pantalla táctil de 10”, el navegador Tom Tom, tapicería mixta y asientos delanteros con ajuste lumbar eléctrico, molduras interiores y exteriores, sensores de aparcamiento, y las ayudas a la conducción del Pack Safety Plus (sistema activo de control de presencia en ángulo muerto, alerta por fatiga de conducción, encendido y cambio automático de luces, lector de señales de tráfico, freno autónomo de emergencia con detección de peatones y ciclistas, control de crucero inteligente y asistente de mantenimiento de carril (LPA, Lane Position Assist), cámara de visión trasera…

Espectacular salpicadero i-Cockpit, también con volante reducido y doblemente achatado

En opción queda el sistema de visión nocturna Night Vision (por unos 1.200 €), novedad en su categoría (por cámara de infrarrojos y visión en el cuadro, detectando seres vivos por delante del coche en malas condiciones de visibilidad en hasta 250 m). El GT Line por su parte añade las llantas de 18” y los faros integrales de diodos, y el GT (sólo para el motor 1.6 PureTech de 225 CV) remata con las llantas de 19”, equipo hifi Focal y la suspensión con amortiguación variable ACS.

En resumen, un sedán amplio y deportivo que es en realidad una berlina de 5 puertas pareciendo un coupé de 4, con similar capacidad a la de su antecesor pero una estampa más dinámica y lograda, y con motores suficientemente potentes pese a su menor cilindrada. Un coche elegante y atractivo para todos aquellos que no comparten la tendencia SUV en los altos de gama, con una oferta de precios muy racional tanto en diésel como gasolina.

Los precios del nuevo Peugeot 508:

Versión P.V.P. (€)
Diésel
508 Active BlueHDi 130 S&S 5P 30.250
508 Active BlueHDi 130 S&S 5P EAT8 32.250
508 Business Line BlueHDi 130 S&S 5P 31.800
508 Business Line BlueHDi 130 S&S 5P EAT8 33.800
508 Allure BlueHDi 130 S&S 5P 32.850
508 Allure BlueHDi 130 S&S 5P EAT8 34.850
508 GT Line BlueHDi 130 S&S 5P 35.150
508 GT Line BlueHDi 130 S&S 5P EAT8 37.150
508 Allure BlueHDi 160 S&S 5P EAT8 36.500
508 GT Line BlueHDi 160 S&S 5P EAT8 38.800
508 GT Line BlueHDi 180 S&S 5P EAT8 40.900
508 GT BlueHDi 180 S&S 5P EAT8 44.900
Gasolina
508 Active PureTech 180 S&S 5P EAT8 33.100
508 Allure PureTech 180 S&S 5P EAT8 35.700
508 GT Line PureTech 180 S&S 5P EAT8 38.000
508 GT PureTech 225 S&S 5P EAT8 44.300
508 First Edition PureTech 225 S&S 5P EAT8 47.200

Versiones del modelo: '508'

Galeria de fotos

foto: Peugeot 508 2018_01.jpgfoto: Peugeot 508 2018_02.jpgfoto: Peugeot 508 2018_03.jpgfoto: Peugeot 508 2018_04.jpgfoto: Peugeot 508 2018_05.jpgfoto: Peugeot 508 2018_06.jpgfoto: Peugeot 508 2018_07.jpgfoto: Peugeot 508 2018_08.jpgfoto: Peugeot 508 2018_09.jpgfoto: Peugeot 508 2018_10.jpgfoto: Peugeot 508 2018_11.jpgfoto: Peugeot 508 2018_12.jpgfoto: Peugeot 508 2018_13.jpgfoto: Peugeot 508 2018_14.jpgfoto: Peugeot 508 2018_15.jpgfoto: Peugeot 508 2018_16.jpgfoto: Peugeot 508 2018_17.jpgfoto: Peugeot 508 2018_18.jpgfoto: Peugeot 508 2018_19.jpgfoto: Peugeot 508 2018_20.jpgfoto: Peugeot 508 2018_21.jpgfoto: Peugeot 508 2018_22.jpgfoto: Peugeot 508 2018_23.jpgfoto: Peugeot 508 2018_24.jpgfoto: Peugeot 508 2018_25.jpgfoto: Peugeot 508 2018_26.jpgfoto: Peugeot 508 2018_27.jpgfoto: Peugeot 508 2018_28.jpgfoto: Peugeot 508 2018_29.jpgfoto: Peugeot 508 2018_30.jpgfoto: Peugeot 508 2018_31.jpgfoto: Peugeot 508 2018_32.jpgfoto: Peugeot 508 2018_33.jpgfoto: Peugeot 508 2018_34.jpgfoto: Peugeot 508 2018_35.jpgfoto: Peugeot 508 2018_36.jpgfoto: Peugeot 508 2018_37.jpgfoto: Peugeot 508 2018_38.jpgfoto: Peugeot 508 2018_39.jpgfoto: Peugeot 508 2018_40.jpgfoto: Peugeot 508 2018_41.jpgfoto: Peugeot 508 2018_42.jpgfoto: Peugeot 508 2018_43.jpgfoto: Peugeot 508 2018_44.jpgfoto: Peugeot 508 2018_45.jpgfoto: Peugeot 508 2018_46.jpgfoto: Peugeot 508 2018_47.jpgfoto: Peugeot 508 2018_48.jpgfoto: Peugeot 508 2018_49.jpgfoto: Peugeot 508 2018_50.jpgfoto: Peugeot 508 2018_51.jpgfoto: Peugeot 508 2018_52.jpgfoto: Peugeot 508 2018_53.jpgfoto: Peugeot 508 2018_54.jpgfoto: Peugeot 508 2018_55.jpgfoto: Peugeot 508 2018_56.jpgfoto: Peugeot 508 2018_57.jpgfoto: Peugeot 508 2018_58.jpgfoto: Peugeot 508 2018_59.jpgfoto: Peugeot 508 2018_60.jpgfoto: Peugeot 508 2018_61.jpgfoto: Peugeot 508 2018_62.jpgfoto: Peugeot 508 2018_63.jpgfoto: Peugeot 508 2018_64.jpgfoto: Peugeot 508 2018_65.jpgfoto: Peugeot 508 2018_66.jpgfoto: Peugeot 508 2018_67.jpgfoto: Peugeot 508 2018_68.jpgfoto: Peugeot 508 2018_69.jpgfoto: Peugeot 508 2018_70.jpgfoto: Peugeot 508 2018_71.jpg
Peugeot
Peugeot

Tno. 91 347 10 00
Garantía: 2 años sin límit