Los Audi e-tron S y e-tron Sportback S

28 abril, 2020
J. ROBREDO
Con tres motores eléctricos

Ya los conocíamos con su motorización eléctrica doble con 408 CV (Audi e-tron 55 quattro), pero ahora añaden un tercer motor: dos en el eje trasero y uno en el delantero, que hacen de los nuevos Audi e-tron S los primeros coches eléctricos del mundo con tres motores, disponibles tanto en la carrocería e-tron como en la e-tron Sportback, con una potencia total conjunta de 503 CV.

Todavía mostrados con un ligero camuflaje, la imagen exterior de estos nuevos Audi e-tron S cambia poco: mantienen sus anchos pasos de rueda, parrilla “singleframe” octogonal acabada en gris brillo y 4 líneas horizontales en los faros de diodos con la firma luminosa diurna identificativa de los Audi e-tron. También se distinguen por sus marcados paragolpes, con un difusor trasero en el posterior que cubre casi toda la anchura de los coches. Las medidas externas se mantienen (4,90 m de largo, 1,94 de ancho y 1,63 de alto), bajando poco más de 1 cm la altura del e-tron S Sportback.

En el interior, una visera en arco conecta las pantallas de los retrovisores digitales con la cubierta del cuadro Virtual Cockpit. El salpicadero está orientado hacia el conductor y la consola del túnel central sobre soportes laterales abiertos, luciendo el anagrama S en los umbrales de puertas y el volante, mientras que los asientos deportivos van tapizados en piel con un dibujo de rombos (en negro, gris Rotor o rojo Aras), calefactados y ventilados. El maletero mantiene los 555 litros de capacidad, contando además con los 60 litros extra del pequeño maletero bajo el capó delantero. La aerodinámica sigue siendo bastante buena, tanto en e-tron S normal como en la carrocería Sportback (con un Cx de 0,26 en el primero y 0,25 en el segundo con el paquete exterior S line, que incluye suspensión neumática, llantas de 20” y retrovisores exteriores por cámara).

A nivel de chasis no hay variaciones de importancia. La suspensión independiente mantiene el diseño de 5 brazos en ambos ejes, con una amortiguación reforzada y barras estabilizadoras de mayor diámetro para reducir aún más el balanceo en curva. El equipo normal de llantas es de 20” de diámetro en aleación forjada, con 5 radios en V, aunque en opción pueden subir a 21” y hasta 22” de diámetro, calzando neumáticos más anchos (285 mm) en las tres medidas. Unas pinzas de freno negras con 6 pistones y un rombo rojo en forma de S, actúan sobre los discos delanteros de freno, de 400 mm de diámetro. A destacar la dirección deportiva progresiva, más directa a medida que aumenta el ángulo de la dirección.

Ambos e-tron S pueden equipar faros digitales de diodos Matrix LED, de haz luminoso variable que se controla con gran precisión, lo que facilita nuevas funciones como la luz de carril y de orientación. En áreas estrechas, por ejemplo, muestra la posición del coche en el carril, ayudando al conductor a permanecer en el centro.

Audi e-tron S Sportback

Novedosa propulsión eléctrica

Su propulsión se basa en un concepto eléctrico distinto, con dos motores síncronos diferentes, aprovechando el concepto modular de diseño de los Audi e-tron desde su inicio. Así, el motor eléctrico principal, que hasta ahora actuaba sobre el eje trasero en los e-tron 55, pasa a montarse en el eje anterior, configurado para ofrecer 124 kW en modo normal (169 CV) y hasta 150 (204 CV) en el modo “boost” (máxima potencial puntual durante un tiempo limitado). Por su parte en el eje trasero se montan ahora dos motores eléctricos, como versiones modificadas del anterior motor delantero, uno en cada rueda, proporcionando entre los dos 196 kW (98 kW cada uno) que son 267 CV que suben hasta los 264 kW (359 CV) en modo “boost”. O sea que la potencia total conjunta llega a alcanzar los 503 CV, y la autonomía sube ahora hasta los 446 km (según el tráfico), ya que en condiciones normales sólo funcionan los motores traseros, y si el conductor requiere más potencia, entra en acción automáticamente el motor delantero, que también se conecta de forma preventiva si el sistema detecta una disminución de la adherencia al piso.

La conducción de los Audi e-tron S impresiona por su nivel de dinamismo, agilidad y tracción. En el modo S de la transmisión, ambos modelos aceleran de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos, de forma suave y casi sin ruido, pudiendo alcanzar una velocidad máxima autolimitada de 210 km/h. Gracias a su potente refrigeración, el motor llega a dar una potencia total de 370 kW (503 CV) y casi 100 mkg de par durante 8 segundos en cada caso, aunque el valor nominal con la transmisión en modo D, sin activar del modo “boost”, es de 320 kW (435 CV) y 82,4 mkg, que sigue siendo un nivel impresionante. Y todo con un comportamiento excepcional, en cuanto a agilidad y tracción, acelerando en curva como un deportivo, con una respuesta que favorece el protagonismo del eje trasero. Con el control de estabilidad ESC ajustado en modo “Sport” y el programa Dynamic del Audi Drive Select elegido, ofrece un alto nivel de respuesta dinámica transversal y, si se desea, también de derrapes controlados.

Audi e-tron Sportback S

Pero además de este carácter trimotor, la tracción eléctrica a las 4 ruedas se beneficia de otra innovación técnica: la vectorización eléctrica del par, que permite aplicar a la tracción eléctrica las ventajas de los diferenciales deportivo autoblocantes y del reparto selectivo del par en curva. A través de una transmisión independiente, cada uno de los motores eléctricos traseros envía el par motriz a la rueda correspondiente, sin la necesidad de un diferencial mecánico. El resultado son reacciones más ágiles y mayor capacidad autodireccional, que permiten una mayor velocidad de paso por curva, además de una mayor motricidad variable en función del piso; así,durante la aceleración, si una rueda trasera toma contacto con una superficie con bajo valor de fricción –por ejemplo, hielo o un pavimento deteriorado– el par se reparte rápidamente entre los dos motores, siendo mayor de forma gradual a la rueda que más agarra, mientras que la que se agarra menos sigue girando casi sin par motriz.

Como en todo eléctrico, el factor tiempo de recarga es decisivo, así como los puntos destinados a tal efecto. Los Audi e-tron S se pueden recargar con hasta 150 kW de potencia en corriente continua (DC), por ejemplo, en la red europea de Ionity, lo que significa una carga al 80% en alrededor de media hora. Un factor importante para ello es el elaborado sistema de gestión térmica con una bomba de calor (de serie), que enfría y calienta la batería, el interior y los motores eléctricos con 4 circuitos.

También se puede cargar en puntos públicos de corriente alterna (AC) hasta 11 kW. El servicio Audi e-tron Charging Service garantiza un cómodo acceso a más de 140.000 puntos de carga públicos en 24 países europeos, previa solicitud con solo una tarjeta de carga. En el primer año, Audi cubre la cuota básica de la Tarifa Transit, que también ofrece acceso a puntos de carga de alta potencia.

Pequeño spoiler en el Audi e-tron Sportback S

No hay precios todavía, y dado el parón que sufre la industria europea del motor por culpa del coronavirus, presumiblemente no los habrá hasta la segunda mitad del año, con una previsión que podría partir de los 90.000 euros. Su comercialización tampoco se prevé para antes de fin de año o comienzos de 2021.

Galeria de fotos

Audi
Audi

Tno. 93 402 89 67
Garantía: 2 años sin límit