El parabrisas Aeroscreen se estrena en la IndyCar

12 junio, 2020
J.FERNÁNDEZ
Mayor seguridad para los monoplazas

Finalmente y como hito histórico, el vanguardista parabrisas Aeroscreen se ha estrenado en la IndyCar en la primera carrera del año, celebrada en Texas el pasado 6 de junio.

En verano del año pasado ya presentamos el vanguardista parabrisas Aeroscreen, desarrollado por Red Bull Advanced Technologies y concebido para mejorar la seguridad de los pilotos de monoplaza y evitar impactos de piezas de otros coches contra el piloto, así como proteger en caso de vuelco.

Ha comenzado la nueva temporada en la IndyCar y lo hace añadiendo este novedoso (para un monoplaza) elemento de seguridad, que se estrena en una competición, lo cual aplaude el especialista en lunas para vehículos Carglass, como avance para la seguridad de los pilotos. Los mismos pilotos han declarado su satisfacción. Simon Pagenaud ha afirmado que se siente más seguro y que se alegra mucho de ver un salto tan grande en seguridad. Por otra parte Will Power comentaba que después de pilotar con el Aeroscreen en su monoplaza, se sentiría desnudo si pilotara sin él.

Otro punto a destacar es la inexistente perdida de visibilidad por parte de los pilotos. Cuenta con un elemento calefactor que no permite que se empañe, además de una lámina antirreflectante situada en el interior del Aeroscreen y que evita los deslumbramientos. El parabrisas en sí está fabricado con tecnología aerospacial por PPG en un material denominado policarbonato laminado balístico y que se usa en naves espaciales. Pesa solo 7,8 kilos, mientras que el marco de titanio fabricado por Pankl tiene un peso de 12,6 kg. El parabrisas puede aguantar el impacto de un objeto de 1 kg a 350 km/h, mientras que el marco es capaz de soportar 15.400 kg de carga. Este policarbonato laminado balístico no se puede usar en coches de serie porque, a pesar de ser ultrarresistente, es menos transparente que el cristal y se estropea fácilmente.

De momento la Fórmula 1 seguirá usando el Halo, que protege a los pilotos de impactos de objetos grandes, pero no evita el impacto de pequeños objetos que pueden perforar el casco, como ocurrió en el accidente de Felipe Massa en el Gran Premio de Hungría del año 2009.

Galeria de fotos