El 30% de los neumáticos que pisarán la carretera esta Semana Santa están en mal estado

9 abril, 2022
GERARDO ROMERO-REQUEJO M.
Incremento del riesgo de sufrir un accidente

La Asociación Nacional de Distribuidores e Importadores de Neumáticos (ADINE) advierte que a 3 de cada 10 conductores no les preocupará el estado de los neumáticos de su vehículo durante esta Semana Santa, circulando con ellos en mal estado.

La DGT anuncia una previsión de 14,6 millones de desplazamientos de largo recorrido por España en las dos próximas semanas, lo que supone solo un 2,10% menos de los que se produjeron en la Semana Santa de 2019. Esta operación salida que comenzó ayer viernes, prevé que solo durante este primer fin de semana se produzcan 3,7 millones de desplazamientos.

Es por ello que debamos recordar a los conductores que el elemento fundamental que une al vehículo con el asfalto es el neumático. Las prisas por querer salir rápido no deben inhibirnos de realizar unas sencillas comprobaciones que garantizarán nuestra seguridad y la de los demás. Es por ello que desde la Asociación se recomienda que antes de salir a la carretera de viaje, los conductores lleven a cabo cuatro sencillas comprobaciones:

1. Revisar la presión: según un estudio reconocido, más del 50% de los vehículos circula con neumáticos sin la presión adecuada. Un neumático puede parecer suficientemente hinchado a simple vista, pero lo cierto es que la moda de llevar llantas sobredimensionadas hacen que los perfiles de los neumáticos sean en ocasiones bajos o muy bajos, no deformando su flanco por falta de presión, signo evidente de alarma.

Es por ello que debemos de revisar la presión de los neumáticos siempre en frío, sin haber rodado más de 3 km, aplicando la indicada por el fabricante del vehículo. Si no es posible y lo tenemos que hacer con el neumático caliente, debemos de añadir hasta 0,3 bar a la presión para compensar la lectura errónea del manómetro (el aire se dilata con el calor y por tanto incrementa su presión).

2. Comprobar el dibujo del neumático: si alguna vez has hecho aquaplaning, ya sabes que la pérdida total del control del vehículo crea una sensación nada agradable y que nos puede inducir a sentir pánico y a tener un accidente al pisar instintivamente el freno. Es por ello que para evitarnos problemas en la evacuación correcta del agua de la calzada, nuestros neumáticos deben de tener una profundidad superior a 1,6 mm (límite legal establecido), siendo aconsejable sustituir los neumáticos cuando la profundidad del dibujo se encuentre por debajo de 3 mm.

Además, ADINE nos recuerda que circular con neumáticos por debajo del límite legal conlleva una sanción de 200 euros, e incluso nos pueden llegar a inmovilizar el vehículo si los agentes determinan que el desgaste del neumático es peligroso.

3. Comprobar visualmente que tanto en la banda de rodadura como en los flancos no hay daños significativos como cortes, deformaciones, u otros signos de deterioro.

4. Si disponemos de una rueda de repuesto, debemos comprobar que está en óptimas condiciones de uso y con la presión correcta (con el tiempo también van perdiéndola), lo que podría dejarnos tirados en la carretera.

Comprobar la presión de los neumáticos es una tarea sencilla que podemos realizar en cualquier gasolinera o con un compresor de aire portátil. Pero si queremos estar más tranquilos del resto de puntos a comprobar, ADINE recomienda acudir a un taller especializado antes de realizar un viaje para que realice las comprobaciones oportunas y nos aconsejen las posibles soluciones antes problemas imprevistos.

Un correcto mantenimiento del vehículo y de los neumáticos garantizan una circulación segura. Circular con neumáticos en mal estado o con una presión defectuosa, además de aumentar el consumo de combustible y las emisiones de CO2, disminuye la adherencia del vehículo, aumentando la distancia de frenado, poniendo en peligro a los ocupantes del mismo y a otros vehículos o peatones.