Acuerdo de libre comercio EU-Japón: prosiguen las dudas

4 abril, 2013
JUAN ROBREDO

Pese a que llevan ya tiempo discutiéndolo, las autoridades de Bruselas y las japonesas no acaban de ponerse de acuerdo para lograr el mismo en torno al comercio de vehículos entre ambas áreas. El precedente del acuerdo en 2011 con Corea del Sur, que supuso un duro golpe para muchos constructores europeos pesa en el ambiente. Entonces la CE sacrificó los intereses de la industria europea para abrir el mercado coreano a otros productos, y ahora no desea repetir este agravio comparativo con Japón, quien por otra parte ya se benefició para sus exportaciones del desarme arancelario de 1997 y de la supresión de los cupos de importación para las mismas. Los caballos de batalla de la CE son dos; de un lado, abrir las restricciones a la exportación europea de microcoches en Japón (el 40% de las ventas totales de turismos nipones), que están muy protegidos (pueden aparcarse en la calle sin exigir la propiedad de una plaza de garaje) y de otro, la armonización de la legislación de seguridad y emisiones entre Europa y Japón para homologar los coches (aún hay reglamentaciones diferentes) que permita una normativa común que beneficie a los coches de ambos mercados.