Cerrar

Seat Ibiza

2 junio, 2008
MOTOR MUNDIAL

Lección de diseño y calidad

La cuarta generación del Ibiza se perfecciona a si misma con una apariencia sorprendente, apostando como caballo ganador que es por las tres notas básicas de su fórmula magistral: diseño, calidad y seguridad. Con carrocería 5 puertas ahora (y también de tres más tarde), motores gasolina y diesel de mínimas emisiones y con ESP de serie en toda la gama, el nuevo Ibiza llega al mercado dispuesto a arrasar.

El Ibiza es un modelo clave para Seat , todo un icono que representa el éxito y la continuidad de la marca española, sumando casi la mitad de todas sus ventas mundiales (el 45%). Desde su primera generación de 1984, se han fabricado casi cuatro millones de unidades, y de ellos, más de tres de las dos últimas generaciones, desarrolladas sobre plataforma Volkswagen (Golf) desde 1993.

Esta quinta generación Ibiza estrena una nueva plataforma (la nueva A0 compacta del grupo VW), que estrena y mejora aún más sus cualidades dinámicas, con 2,47 m de batalla, vías más anchas (3 y 3,3 cm más) y una nueva puesta a punto del reputado «chasis ágil» del modelo que mejora la precisión de la conducción.

Fabricada en exclusiva en la planta de Martorell, Seat ha logrado acortar su plazo de desarrollo y puesta a punto, realizado en sólo 23 meses (14 meses menos que el actual Ibiza). A la venta ya con carrocería 5 puertas (desde 12.900 euros), la de 3 llegará al mercado en julio con una carrocería más baja y estilizada que Seat llamará Sportcoupé.

SEAT_IBIZA_400

Marcar la diferencia.— Sin renunciar a su esencia, Seat ha insistido en una evolución de su diseño en flecha («Arrow Design»). Luc Donckerwolke, el padre flamenco de este diseño español, ha buscado unos perfiles más marcados, con un estilo más deportivo aunque siempre equilibrado y homogéneo. Los faros se hacen más rasgados y la parrilla frontal se ensancha, desde el anterior escudo en «nariz». La toma de aire inferior central se hace más agresiva, encuadrada por un perfil que desciende desde el borde de los faros, y queda flanqueada por los marcos en negro de los antinieblas, aumentando el aspecto de «punta de flecha».

Por detrás, el protagonismo de la línea dinámica se plasma en la caída de la luneta, con los grupos ópticos centrados en las esquinas, sin montar en el portón, como ahora, y no demasiado grandes, los «hombros» sobre el arco de los pasos de rueda traseros y un portón bastante horizontal, con el escudo/manilla en el centro y la matrícula por abajo, en el paragolpes. Pero lo que centra la gracia de su diseño es sin duda sus dos perfiles laterales contrapuestos, uno que nace del borde de los faros y se proyecta hacia atrás y hacia abajo, al centro de los pasos de rueda posteriores, para morir antes de llegar a ellos, y otro que sube en cuña desde las manillas de puerta delanteras hasta los pilotos traseros.

Sus medidas finales se resumen en 4,05 m de largo, 1,69 de ancho y 1,45 de alto, con una batalla muy levemente ampliada (7 mm más) que sin embargo permite bajar el peso y aumentar el espacio interior del habitáculo y también el maletero, que con 292 litros de volumen supera en 25 litros al del actual Ibiza, aprovechando al máximo el incremento de 10 cm en el largo total del coche. Según los distintos niveles de acabado, en sus costados puede llevar una red portaobjetos, otro hueco y hasta una cinta de fijación para el repuesto de lámparas.

En la tapa se ha aprovechado el recubrimiento de la cerradura para obtener un hueco útil, así como un sistema de fijación para los triángulos de emergencia, y en el piso puede llevar hasta 4 anillas de sujeción para la red sujetabultos.

SEAT_IBIZA_401

Detallista y deportivo.— El puesto de conducción tiene ahora un carácter netamente deportivo, sin apenas relieve para la consola central, los aireadores circulares (dos al centro y uno en cada extremo) y el cuadro de instrumentos compuesto por dos grandes relojes y un minidisplay auxiliar central. La posición al volante (regulable en altura y profundidad) es ahora más baja, al rebajarse 2 cm la altura de las caderas en los asientos delanteros, espacio que se gana en altura al techo, que llega ya a casi el metro libre (99 cm), ganándose además 6 cm para las cabezas en la zona en que unen techo y puertas (1,5 más que antes). Los revestimientos ganan en textura y firmeza, con un tacto más blando en algunas zonas (en todos los modelos de la gama), y los tonos claros alegran y aumentan la luminosidad interna, con insertos metalizados (en manillas, volante, etc) y distintas combinaciones en negro y gris según los distintos niveles de acabado.

Una interesante novedad de este nuevo Ibiza es la preinstalación en la zona central del salpicadero, sobre los aireadores, de un punto de ubicación de un navegador portátil. De este modo, si el usuario decide incorporar dicho navegador, puede hacerlo sin recurrir al soporte por ventosa al parabrisas ni a la alimentación por cable al mechero, de modo mucho más limpio y funcional, y visualmente accesible tanto al conductor como al acompañante.

SEAT_IBIZA_409

Además, en la zona inferior existe la opción de un conector combinado USB / Aux-in compa-tible con iPod, lectores MP3 y otros dispositivos de almacenamiento de datos. El iPod se puede regular a través de los mandos de la radio (ahora también en la columna de la dirección, por vez primera en Seat ) en volumen, sintonización, reproducción CD, acceso al menú de funciones (Mode), etc. Todas las opciones pueden buscarse mediante una pequeña rueda giratoria al centro de la columna de la dirección, de uso muy intuitivo. Y hasta el iPod dispone de un alojamiento ex profeso en la parte anterior de la consola, junto a una toma de corriente de 12V.

Y hablando de la consola, su botonera frontal lleva los mandos de climatización, tecla de «warning », bloqueo de puertas, ESP, presión de neumáticos, control de asientos calefactables, desconexión de airbag de acompañante, etc… Y cuenta además con tres portaobjetos, todos susceptibles de alojar al cenicero, otro hueco lateral posterior (para por ejemplo, el teléfono móvil). Hay un hueco a la izquierda del conductor, debajo del mando de luces, y debajo de la guantera puede llevar en opción un cajón integrado en el revestimiento inferior aislante (pensado para un paraguas y el chaleco antirreflectante obligatorio). Y además, bolsas en la base de los pilares delanteros, bolsillos en respaldos, cajones bajo los asientos… Y como toque especial, el apoyabrazos central delantero, opcional en todas las versiones, forrado en tela y con un portaobjetos interno, amén de plegable verticalmente.

Con carácter pero ahorrativo.— En cuanto a sus motorizaciones, el nuevo Seat Ibiza va a contar, como su antecesor, con una amplia oferta en diesel y gasolina, con motores de 3 y 4 cilindros y versiones tan potentes como las hoy conocidas. Pero en su primer arranque oficial, se presenta de momento con tres motores de gasolina y uno diesel que bajan un 10% sus consumos y emisiones.

SEAT_IBIZA_405

La motorización de acceso corre a cargo del bloque tricilíndrico 1.2. Este motor es la versión de 3 cilindros del 1.6 de 4, con sus mismas cotas, y alimentado por inyección secuencial indirecta logra sacar a sus 1.198 cc 70 CV a 5.400 rpm, con un par máximo de 11,4 mkg a 3.000 rpm, señal de su gran elasticidad. Con 4 válvulas por cilindro ofrece un rendimiento nada desdeñable, logrando los 163 km/h de velocidad máxima, y acelerando de 0 a 100 km/h en 15 segundos. Su consumo medio combinado queda por debajo de los 6 litros/100 km (5,9), emitiendo un promedio de 139 gr/km de CO2.

La motorización media en gasolina se centra en el bloque de 4 cilindros y 1.390 cc. Rinde 85 CV a 5.000 rpm, extrayendo 13,5 mkg de par a 3.800 rpm, un rendimiento lo bastante brillante como para anunciar 175 km/h de velocidad punta y 12,2 segundos en el 0-100 km/h. Sin duda, un motor muy homogéneo que constituirá el núcleo de ventas en gasolina, con su consumo mixto oficial de 6,2 litros/100 km, emitiendo 10 grs más por km de CO2 que el 1.2 16V.

Finalmente la versión más potente –por ahora— en gasolina es el 1.6 16V de 105 CV, el 4 cilindros de 1.598 cc, que da sus 105 CV a 5.600 rpm y su par máximo de 15,6 mkg a 3.800. Pese a mantener un consumo igualmente ajustado (6,6 lts/100 km en el promedio combinado), sus prestaciones son ya muy notables, con 187 Km/h de velocidad máxima y 10,5 segundos de 0 a 100 km/h. Su emisión de CO2 es de 157 gr/km, lo que le permite mantenerse por debajo de la barrera de los 160 gr, o sea dentro de la primera franja impositiva del 4,75% en el nuevo impuesto de matriculación.

En diesel de momento sólo se ofrece el celebérrimo 1.9 TDi de 1.896 cc, el bloque de 4 cilindros y 1.896 cc protagonista del prestigio diesel del grupo Volkswagen. Con turbocompresor fijo, refrigerador más grande del aire de admisión (intercooler) y en posición frontal, culata de 8 válvulas e inyección directa por bomba/inyector, da sus consabidos 105 CV a 4.000 rpm con 24,5 mkg a 1.900 rpm.

Es la «locomotora» diesel de la gama (186 km/h de punta y 10,6 segundos de 0 a 100 km/h), pero esta vez mucho más «verde» que en anteriores ediciones, al lograr mantenerse por debajo de los 120 gr/km en CO2 y contar de serie con filtro de partículas (DPF). Todo un ejemplo de diesel de considerable cilindrada (1,9 litros) capaz de emitir sólo 119 gr/km de dióxido de carbono y gastar 4,5 lts/100 km de gasóleo en el promedio combinado. Luego, más adelante, vendrá el tricilíndrico 1.4 TDi, con 80 CV y un nivel de emisiones de sólo 114 gr/km, además de una versión 90 CV del 1.9 TDi, ambos también con filtro de partículas.

También llegará antes de final de año el Ibiza Ecomotive con motor 1.4 TDI de 80 CV y emisiones por debajo de los 100 gr/km.

Seguro de sí mismo.— Pero si hay algún elemento destacado de esta nueva generación Ibiza, ese es sin duda el cuidado puesto por Seat en potenciar su seguridad, activa y pasiva. Además y pese a ser un modelo más grande que el anterior, la marca española ha logrado rebajar su peso final un 5%, con 47 kg menos de media, al tiempo que ha logrado subir su re-ciclabilidad al 95% de sus componentes.

La reducción de peso se ha conseguido gracias al empleo de chapas de acero de alta y muy alta resistencia (+5% sobre el Ibiza actual), con materiales estampados en caliente, perfiles laminados y soldaduras láser (no sólo en techo y costados, sino también en la unión de los pilares A al parabrisas).

La rigidez a la torsión se ha mejorado en un 15% y en otro 10% a la flexión. Se ha mejorado mucho el aislamiento acústico, y e m -pleado pinturas con base al agua y lacas de dos componentes para mejorar la resistencia al exterior, al tiempo que se ha reducido el uso (2,6 kg menos) de PVC. Con todo ello, la garantía contra la corrosión superficial es de 3 años (y de 12 contra la perforación).

SEAT_IBIZA_412

Siguiendo con la seguridad pasiva, el nuevo Ibiza trae de serie en toda su gama dos airbags frontales adaptativos más otros dos laterales de cabeza/tórax, quedando en opción un equipamiento alternativo con airbags laterales de pelvis/tórax, más airbag de cortina para las cabezas. Trae también de serie avisadores acústicos de cinturón desabrochado (delanteros) y dos fijaciones posteriores Isofix para sillas de niños, así como un tercer punto opcional denominado Top Tether que impide la rotación de la sillita en caso de choque. La columna de la dirección es nueva y más segura, así como su palanca de ajuste (lateral ahora), los refuerzos laterales de la carrocería son de acero de alta resistencia, y capó y parachoques se han diseñado para minimizar los daños corporales en caso de atropello, tanto en piernas como en cabeza.

Pero quizá lo mejor lo tengamos en el apartado de la seguridad activa: porque el nuevo Ibiza trae de serie en toda su gama elementos como el ABS + EBA en los frenos (de disco en las 4 ruedas, y mayores ahora en el 1.9 TDi). El servofreno doble pasa ahora de 8,5 a 10 pulgadas, favoreciendo así una mayor potencia de la frenada, la dirección EHPS mantiene mejorada su asistencia electrohidráulica en función de la velocidad, y en el tarado de la suspensión se ofrecen dos niveles, uno normal (Confort) y otro más deportivo, con un reglaje más firme de amortiguación (de acción variable con la velocidad), un tarado de muelles un 25% más rígido y una barra estabilizadora de 19 mm de diámetro (18 en el nivel Confort), siempre sobre el eje delantero, mientras que el trasero lleva un reglaje un 15% más duro de su eje torsional, con distintos silentblocs de anclaje a la carrocería.

Todos los Ibiza pueden elegir uno u otro nivel de suspensión, pero de serie, los niveles de acabado Reference y Stylance montan el ajuste Confort de suspensión, mientras que el Sport, como su nombre indica, monta el Sport. Las ruedas son como mí-nimo de 15 pulgadas (185/60 R15), o bien de 16 (Sport) en 215/45 R16, pudiendo en opción montar llanta 17 (215/40 R17).
Y sobre todo, el control dinámico de estabilidad, el ESP, forma parte del equipo de serie de todos los Ibiza, junto con el control de tracción TCS, una mejora radical del «chasis ágil» de Seat que contribuye de manera sustancial a la seguridad dinámica del nuevo modelo, que por lo demás mantiene el mismo esquema de suspensiones conocido, con el eje anterior independiente pseudo Mac Pherson, y el posterior semitorsional, que sin embargo han sido modificados en función de los nuevos cambios de ancho de vías. Por último, el conjunto muelle amortiguador delantero lleva un distinto guiado marcado por sus nuevas pletinas de posición.

SEAT_IBIZA_414

Pero la incorporación del ESP de serie en toda su gama sitúa al nuevo Ibiza a la altura de las más avanzadas berlinas europeas de su segmento. Y por si fuera poco añade además otras innovaciones igualmente de serie, como el asistente de ayuda al arranque en cuesta (Hill Hold Control) o la luz estática de giro («cornering», de serie en los niveles Stylance y Sport).

El «Hill Hold Control» sujeta al vehículo en pendiente durante dos segundos desde que se suelta el pedal del freno, dando tiempo suficiente a que el conductor meta la marcha y acelere, sin que el coche se mueva ya sea hacia atrás como adelante, convirtiéndose en una ayuda muy útil a la hora de maniobrar en rampas y pendientes. Y la iluminación estática de esquina («light cornering») constituye una interesante ayuda en conducción nocturna para quienes no deseen llegar al nivel de los faros AFS (faros bi-xenon con focos direccionales, unidos a la luz de cruce diurna).

En efecto, la luz estática de giro emplea los faros antiniebla como alumbrado direccional alternativo, que enciende el del lado al que se va a girar en ángulos pronunciados por debajo de 40 km/h. El sistema actúa al poner el intermitente o al superar un cierto ángulo de giro, encendiéndose automáticamente la luz del lado correspondiente.

Y bien vestido.— Un conjunto de avances sustanciales, que se suman al registrado en equipamiento, con un nivel básico Reference muy completo: 4 airbags, ESP + TCS, testigo de presión de neumáticos, ayuda al arranque en cuesta —Hill Hold Control— radio CD con lector MP3, asientos delanteros regulables en altura y volante en altura y profundidad, llantas de 15 pulgadas, rueda de repuesto, cierre centralizado con telemando, elevalunas eléctricos delanteros, accionamiento eléctrico de cierre de portón… En realidad sólo le falta el aire acondicionado (opcional) y el mando eléctrico de ajuste de retrovisores.

SEAT_IBIZA_413

Luego hay dos niveles superiores prácticamente iguales (Stylance y Sport), ya que comparten todo lo que falta (faros antiniebla con encendido de efecto direccional «cornering» cuando se lleva encendida la luz de cruce, llantas de aleación, aire acondicionado, ordenador de a bordo, faros de doble foco, elevalunas traseros eléctricos…) salvo en dos detalles: el Stylance lleva climatizador automático de aire acondicionado mientras que el Sport trae acondicionador manual, montando además asientos deportivos y la suspensión deportiva con llantas de 16 pulgadas y neumáticos de 215/45 R16 (por 15 en el Stylance, con neumáticos de 185/60 R15). Ello explica que, lo uno por lo otro, el precio de ambos niveles sea prácticamente el mismo a igualdad de motor.

Y finalmente, este nivel de equipamiento se puede completar con una amplia lista de elementos opcionales, que van desde los faros bi-xenon AFS (en los niveles Stylance y Sport) a los retrovisores externos por mando eléctrico y el aire acondicionado (para el nivel Reference), aparte de otros comunes como la desconexión del airbag de acompañante, los airbags laterales, apoyacodos delantero central, preinstalación de navegador, diversas variantes de conexión (USB, Bluetooth…), alarma antirrobo, pintura metalizada (y la lacada rojo emoción), cristales oscuros, espejos plegables eléctricamente, techo eléctrico practicable, etc…

En resumen, un nuevo Ibiza cargado de fuerza, estilo y color, destinado a perpetuar la asociación idílica de Seat con la isla mediterránea y con suficientes atributos para ser un turismo para todo, un compacto polivalente deportivo para todo uso del que más adelante veremos una versión tres puertas más diferenciada (recuerden el «concept Bocanegra» del último Salón de Ginebra) con versiones superdeportivas FR y Cupra.

Toda una rotunda promesa encarnada en un coche ganador, atractivo y vigoroso, con calidad probada y un precio competitivo, destinado a colocar a Seat en el lugar que se merece dentro del mercado europeo.

Versiones del modelo: 'Ibiza'

Seat
Seat

Tno. 93 487 88 55
Garantía: 2 años sin límit