Prueba: Kia Stonic 1.0 T-GDI 120 Drive

4 mayo, 2018
FRANCIS FERNANDEZ
Atractivo, práctico y competitivo
A FAVOR EN CONTRA
Look atractivo Suspensión algo dura
Equipamiento de serie Plásticos mejorables
Comportamiento rutero Accionamiento cambio
Dirección agradable  Maletero algo justo
Precio competitivo  –

El nuevo Kia Stonic con el motor gasolina 1.0 T-GDI de 120 CV se posiciona en lugar destacado como una interesante alternativa dentro del segmento B-SUV, es decir, el de los todocaminos pequeños también llamados urbanos, últimamente tan en boga.

Prácticamente todas las marcas generalistas han traído el suyo, para quitar una parte del pastel a los franceses Renault Captur y Peugeot 2008, líderes de este segmento, donde los coreanos Hyundai Kona y Kia Stonic aportan su aire juvenil y grandes garantías, además de un físico atractivo y sus cualidades dinámicas.

En sus solo 4,14 m de longitud (hay competidores que apuran hasta los 4,30 m), lo primero que destaca del Kia Stonic es el diseño exterior, juvenil y atractivo, con personalidad en el diseño y profusión de carrocería bitono que le confieren un estilo por lo menos original y una imagen enormemente personalizable, gracias a la posibilidad de combinar los colores exteriores con los acabados de interior. Ofrece hasta 20 diferentes combinaciones, lo que no está mal.

Prueba Kia Stonic: diseño desenfadado

Con un frontal que gana en personalidad y su perfil, más estilizado de lo que es habitual en un SUV, solo la zaga resulta un poco más anodina, aunque forman un conjunto que, cuando se adorna con las combinaciones de colores más o menos llamativos, consigue plenamente el efecto buscado, que no es otro que presentarnos un coche para un público más joven y activo.

Su interior mantiene los mismos parámetros. Tiene un diseño desenfadado pero correcto, sin estridencias, con una zona central bastante lograda, justo en la que se encuadra la pantalla del navegador, que además puede destacarse por un borde de color, lo mismo que la consola central. Los plásticos del salpicadero no han sido elegidos para destacar demasiado. Los costes obligan, pero no hubiera estado de más haber mejorado su aspecto con un plástico de mayor presencia. Todo esto no es nada que no afecte también a otros rivales, pero el empaque ganaría muchos enteros con solo modificar este detalle, adoptando un plástico más blando con mejor presencia y acabado.

Sin embargo no puedo ocultar que el interior del Kia Stonic me ha gustado, mostrándose perfectamente conjuntado con el concepto que nos pretende trasladar su línea exterior. Lo mismo puede decirse del interior en aspectos de pura habitabilidad. Por anchura interior no se le deben poner pegas, aunque las plazas posteriores en cuanto a espacio para las piernas y altura son algo limitadas. Su maletero de 352 litros sin la rueda de repuesto, permite colocar la bandeja inferior en dos alturas, pero no puede presumir demasiado, está en la línea con sus rivales. Por ejemplo un Citroën C3 Aircross llega a los 410 litros, con plazas traseras más amplias, y siendo solo 1 cm más largo. Resumiendo, dado el tamaño contenido de este Kia Stonic, su interior no es un prodigio de espacio, pero quiero pensar que nadie se quejará en este sentido. Se encuentra situado en el término medio de la virtud.

Prueba Kia Stonic: sensaciones al volante

Puestos al volante lo primero que destaca es que la posición una vez sentados, no es tan alta como en un SUV convencional, pero esto no afecta a la facilidad con que se consigue la mejor postura. El Kia Stonic está producido en Corea, pero ha sido “pensado” y desarrollado en todos sus detalles por mentes que piensan en Europa, para satisfacer al cliente europeo y cubrir sus necesidades. Los asientos delanteros son muy cómodos y suficientemente envolventes, sujetan muy bien las piernas y la zona baja de la espalda, aunque dejen un poco desasistidos los hombros. En las plazas traseras se sentirán bien únicamente dos pasajeros, que tampoco tendrán un espacio para las piernas superlativo. Los respaldos se abaten en dos partes, dejando una superficie no del todo plana. Y en cuanto a los tapizados también me han gustado y parecen resistentes para aguantar el trote al que puede ser sometido.

La unidad de pruebas disponía del acabado Drive, el que parece más se va a vender y sin duda el que mejor combina dotación con precio final.
El motor de tres cilindros de mayor potencia, 120 CV, obtenidos a través de tres cilindros convenientemente sobrealimentados, es el tope en la paleta de motores de gasolina y va unido a un cambio manual de seis relaciones, por cierto excesivamente duro en la selección de marchas. Al lado de otras cajas de cambio manuales, la selección de marchas no es suave y no es un problema de la unidad de pruebas, ya que durante la presentación ya tuvimos esta misma sensación. Este modelo, a diferencia del Hyundai Kona con el que comparte plataforma, no tiene posibilidades de instalar la tracción integral en parte para tratar de situarlos en distintos escalones y que en definitiva no se hagan en exceso la competencia.

Otro atisbo de dureza se encuentra en las suspensiones, muy probablemente pensadas para un coche de sus características, aunque también podría ser que se ha querido reducir en lo posible el balanceo y primar la agilidad. En este sentido cumple de sobra estas dos intenciones. No inclina demasiado en las curvas, más bien poco diríamos, y encadena curvas con mucha rapidez, cambiando de dirección de forma muy diligente. Sus apoyos se consiguen de una vez y no hay que andar con correcciones en medio de la curva. La dirección es precisa y bastante suave y los frenos la verdad es que pasan desapercibidos, lo que puede considerarse como un hecho positivo. En definitiva, el Kia Stonic alcanza un buen compromiso, no es incómodo aunque apuesta principalmente como hemos visto por un comportamiento estable por encima de todo.
También me ha gustado el comportamiento del motor. Es voluntarioso y, aunque los valores de par sean limitados, unos escasos 172 Nm, se consiguen a muy bajas revoluciones, 1.500 rpm, con lo que se evita que tengamos que ir continuamente trabajando sobre el cambio, lo que, como ya adelanté antes, no resulta excesivamente agradable. Y en cuanto al funcionamiento del motor, hay que comentar que es bastante elástico, aunque si apuramos las 6.000 rpm marcadas como régimen de potencia máxima, nos llega claramente el clásico sonido a motor de tres cilindros, hosco y menos agradable. Seguramente el ruido es difícil de disimular a nivel de motor, pero quizás el Kia Stonic peca de no ir excesivamente insonorizado, como una de las muchas cesiones a exigencias económicas.

El motor no consume demasiado, aunque de los 5,0 litros de media oficial, nosotros hemos pasado a los 7,0 litros a poco que no vayamos haciendo una conducción eminentemente económica y nos desplacemos exclusivamente por carretera. En este sentido el Kia Stonic no se sitúa entre los mejores de su segmento.

Prueba Kia Stonic: importante pilar para Kia

En conjunto el Kia Stonic bastante bien diferenciado de su primo el Hyundai Kona, añade una carta importante a la baraja que Kia se ha planteado en el segmento SUV, aunque como ha quedado visto durante la prueba, la competencia es feroz y existen rivales que con diferencias muy escasas, tanto a favor como en contra, le van a poner las cosas muy difíciles a nivel comercial. Su estilo, aunque discreto, le ayuda, su comportamiento le permite un buen nivel de seguridad en todo tipo de trazados y su precio le coloca en una buena posición frente a sus rivales. Este último se sitúa en 20.400 euros, que se puede rebajar en 4.180 € si se financia con la marca, situándose en unos muy interesantes 16.220 euros.

Galeria de fotos

foto: Prueba_Kia_Stonic_01.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_02.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_03.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_04.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_05.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_06.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_07.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_08.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_09.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_10.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_11.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_12.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_13.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_14.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_15.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_16.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_17.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_18.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_19.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_20.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_21.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_22.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_23.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_24.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_25.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_26.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_27.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_28.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_29.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_30.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_31.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_32.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_33.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_34.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_35.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_36.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_37.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_38.JPGfoto: Prueba_Kia_Stonic_39.JPG
Kia
Kia

Tno. 91 579 64 66
Garantía: 7 años o 150.000 km