Cerrar

NUEVO JEEP WRANGLER (Contacto)

30 junio, 2007
G. ROMERO-REQUEJO M.

Espíritu libre

Es el heredero directo de los Willys de la segunda Guerra mundial, y en esta su última generación mejora el confort y la habitabilidad, amplía el rango de uso con una versión diesel por primera vez en su historia, y comercializa la variante de batalla extendida con 4 puertas Unlimited.

Convertido en icono americano, el Jeep Wrangler ha demostrado durante generaciones que los límites del automóvil no terminaban por carreteras y caminos, permitiendo nuevas posibilidades de uso fuera de ellos. Ahora la sexta generación estrena nueva plataforma un 100% más rígida a la torsión, crece 34 cm hasta los 4,22 m (con 2,42 m de batalla) y sin embargo la imagen exterior se mantiene bastante fiel al modelo anterior y al original (como no podía ser de otra forma). Con faros redondos, parrilla de 7 ranuras verticales y aletas sobredimensionadas (para alojar ruedas de hasta 18 pulgadas), desplaza los intermitentes justo debajo de los faros, integrando en el paragolpes los faros antiniebla. Mientras la trasera conserva las formas rectangulares con la rueda de repuesto colgada del portón.

Pero además de una nueva imagen, el nuevo Wrangler ofrece una variante 4 puertas denominada Unlimited (sólo con motorización diesel) inédita en nuestro país, pero ya introducida en el modelo precedente en el continente americano. Esta versión alarga la batalla hasta los 2,95 m (se añade un travesaño al chasis), para ofrecer 5 plazas reales (4 plazas con 2 puertas) y un maletero de 1.315 litros hasta el techo, con sus 4,75 m de longitud total (incluida rueda de repuesto).

La estrategia del nuevo Wrangler pasa por ofrecer un vehículo más amplio, más equipado y con idénticas o superiores capacidades todo terreno, reunido en dos carrocerías que permiten desmontar techo y puertas como equipamiento de serie. Y hasta plegar el parabrisas sobre el capó, todo un guiño a los amantes de la conducción relajada por el campo.

Exceptuando los acabados básicos Sport (con capota de lona), todos los Wrangler están equipados con un techo duro modular (de plástico) que permite ser desmontado en tres partes independientes; dos paneles en las plazas delanteras que pueden guardarse en el maletero, y una sección trasera —que integra ventanas laterales y luna trasera—, que necesariamente tendremos que «abandonar» en algún garaje.

Además se incrementa la seguridad con el control de estabilidad ESP (con dos modos de desconexión) con mitigación electrónica del balanceo (ERM), y la posibilidad de añadir airbag laterales (en los asientos delanteros) al doble airbag delantero de inflado progresivo de serie. Los frenos incorporan el asistente a la frenada de emergencia BAS y ABS.

La marca también vende la versión Rubicon (sólo en 2 puertas), orientada al «off road» más abrupto, y que endurece suspensiones, refuerza los ejes rígidos (ambos Dana 44) y las protecciones de los bajos, incorpora la reductora Rock-Trac (desmultiplicación 4:1), puede bloquear los diferenciales delantero y trasero —juntos o por separado—, y como novedad puede desconectar la estabilizadora delantera (mediante un motor eléctrico) ganando un 28% más de recorrido de suspensión.

Pero es en el apartado motriz donde surge la mayor novedad, con un nuevo motor diesel de 2.8 litros de cilindrada y 177 CV (de origen Detroit Diesel), más económico que la oferta gasolina comercializada hasta ahora. Este 4 cilindros con bloque de fundición y culata multiválvula de aluminio, entrega un par máximo constante de 40,8 mkg entre 1.600 y 2.800 rpm, pudiendo en la práctica sobrepasar la zona roja (4.000 rpm) hasta las 4.500 rpm en que actúa el limitador electrónico.

Nuevo _Jeep_Wrangler_401

La otra variante motriz disponible exclusivamente en carrocería 2 puertas, con caja automática de 4 velocidades y acabado Rubicon, es un V6 gasolina de 3.8 litros y 200 CV, y sus 32,1 mkg a 4.000 rpm de par máximo quedan en desventaja ante la versión diesel (con idéntica velocidad máxima de 180 km/h), si bien la cifra de consumo mixto le saca 2 litros de diferencia.

En cualquier caso, no tendrá un gran interés comercial en España. En nuestra primera toma de contacto pudimos comprobar que esta nueva incorporación diesel ha supuesto una mejora de la insonorización del habitáculo, incluso a altas revoluciones, pero los desarrollos escogidos resultan algo cortos con caja manual de 6 velocidades, lo que obliga a engranar rápidamente la sexta velocidad (60 km/h a 1.000 rpm), en carretera para circular más desahogados. Hay una caja automática de 5 relaciones opcional en los acabados superiores Sahara y Rubicon, que la marca asegura rebaja el giro del motor en 5ª velocidad.

En cuanto a la versión Rubicon de 2 puertas se mostró tremendamente eficaz por campo y con algunos rebotes no deseados por pistas bacheadas, debido sin duda a su escasa batalla y suspensión dura. También por asfalto rebeló ciertas carencias en la dirección, muy imprecisa a baja velocidad. Y por último la variante 4 puertas con acabado Sahara se mostró más dócil y cómoda en asfalto (con más aplomo), y muy manejable en todo terreno, superando casi los mismos obstáculos que su hermano de 2 puertas, a pesar de contar con menor ángulo ventral (20,9º) y la reductora Command-Trac (desmultiplicación 2,7:1) que llevan todas las versiones a excepción del Rubicon.

A la venta desde 27.290 euros, la gama queda configurada en cuatro acabados; Sport, Sport +, Sahara y Rubicon, aunque desde su acabado básico indica a las claras su condición más salvaje al no incluir ni aire acondicionado, ni elevalunas eléctricos, ni cierre centralizado, en su equipo de serie, y además con techo de lona, toda una declaración de intenciones.

Versiones del modelo: 'Wrangler'

Jeep
Jeep

Tno. 91 885 37 00
Garantía: 2 años sin límit