Los distintivos medioambientales, ya a la venta en Corrreos

1 diciembre, 2017
J. GETE
A partir de hoy, Barcelona podría restringir la circulación

A partir de hoy 1 de diciembre de 2017, los titulares de vehículos que tengan un vehículo catalogado como B, C, ECO o 0 emisiones y que no dispongan del distintivo medioambiental correspondiente a la clasificación realizada por la DGT, podrán adquirirlo en oficinas de Correos.

De esta manera se facilita el control y aplicabilidad de las distintas medidas que en materia de calidad del aire se vienen acordando, como es el caso de las medidas que el Ayuntamiento de Barcelona tiene previsto establecer a partir de hoy en caso de episodios de alta contaminación y por la que no podrán circular por la zona de bajas emisiones de Barcelona los vehículos que no dispongan de la etiqueta medioambiental de la DGT.

Los cuatro modelos de etiquetas medioambientales ya se pueden adquirir en 30 de las oficinas de correos de Cataluña a un precio de 5 euros, si bien, a partir del 15 de diciembre se ampliará la venta a 70 oficinas y en las oficinas principales de Correos de cada provincia. La colocación del distintivo es voluntaria, salvo para aquellos vehículos afectados por alguna medida relacionada con los mismos que así lo establezca.

Sin embargo, y dado que facilita la rápida identificación de los vehículos menos contaminantes, se recomienda que se adhiera en el ángulo inferior derecho del parabrisas delantero, o en su defecto, en cualquier sitio visible del vehículo. En todo caso, las administraciones competentes podrán acceder en tiempo real al registro de vehículos de la DGT y conocer la clasificación ambiental y el tipo de etiqueta que corresponde a cada vehículo. Además, el ciudadano que quiera conocer que distintivo ambiental corresponde al vehículo de su titularidad, puede consultarlo en www.dgt.es.

La clasificación de los vehículos se deriva del Plan Nacional de Calidad del Aire y Protección de la Atmósfera 2013-2016 (Plan Aire) en el que se afirma que tanto las partículas como el dióxido de nitrógeno (NO2) tienen en el tráfico rodado la principal fuente de emisión en las grandes ciudades y propone la clasificación de los vehículos en función de los niveles de contaminación que emiten, según criterios europeos

Esta medida tiene como objetivo discriminar positivamente a los vehículos más respetuosos con el medio ambiente, y ser un instrumento eficaz para establecer políticas municipales, como la puesta en marcha por el Ayuntamiento de Barcelona, que sea útil en episodios de alta contaminación, permita establecer zonas de bajas de emisiones en los centros urbanos y contribuya al mismo tiempo a la promoción de vehículos propulsados por energías alternativas.

Cada autoridad con competencias en fiscalidad del automóvil, movilidad o medio ambiente podrá decidir en cada momento qué incentivos ofrece a los vehículos más limpios. Por ejemplo, la DGT permite ya circular en el carril bus VAO a vehículos “Cero emisiones”.

La clasificación ambiental de la totalidad del parque matriculado en España es la siguiente: