Híbridos con GLP: ¿Son seguros?

5 marzo, 2014

Hace poco leí que un taxi híbrido de Barcelona (un Toyota Prius) tuvo un grave accidente en el que llegó nada menos que a explotar, lo cual me ha preocupado ya que tengo decidido que mi próximo coche sea un híbrido. Al parecer la explosión se produjo porque el motor de gasolina del coche no funcionaba con gasolina sino con gas. Mi pregunta es: ¿es más peligrosa la instalación de gas para estos coches que para los coches normales no híbridos?
Victor Ferrer (Valencia c. e.)

<img src="http://www.motormundial.es/wp-content/uploads/2014/02/Prius-explota.jpg” alt=”Prius-explota” width=”300″ height=”172″ class=”alignnone size-full wp-image-45172″ />

Respuesta.–La verdad es que el accidente con explosión que Vd. menciona ha causado cierta alarma entre los usuarios del Toyota Prius, alarma atendida por la marca mediante dos comunicados (el 6 y el 8 de noviembre) donde afirma que es “técnicamente imposible que un Toyota Prius de serie y sin modificaciones explote en las condiciones apreciadas en las imágenes a las que hemos tenido acceso”. Toyota envió a un ingeniero propio para inspeccionar el vehículo y emitir un dictamen técnico, pero dejó bien claro que desaprobaba “la modificación de cualquiera de nuestros vehículos, híbridos o no, mediante la instalación de GLP, ya que la misma modifica sustancialmente las condiciones de funcionamiento de los mismos e incumplen los requisitos que Toyota exige para su aprobación técnica”.
Lo anterior, sin dejar de ser un modo de curarse en salud por parte de la marca (ya que todos los motores de gasolina actuales pueden transformarse para funcionar con GLP sin problema, otra cosa es con metano –gas natural–), ha sido un modo de desaprobar una instalación presuntamente incorrecta, a la que Toyota es ajena.
El segundo comunicado de la marca confirma que la explosión tuvo lugar en el maletero del vehículo, que había sido modificado por un tercero ajeno a Toyota para alimentarse con GLP. Para tranquilizar a los usuarios, Toyota insiste en que pese a localizarse las baterías de tracción a escasos cm del punto de inicio del estallido, su estructura resistió intacta sin registrarse pérdidas de electrolito. Y remacha afirmando que “el resto de elementos y componentes del sistema híbrido del vehículo permanecían en perfecto estado, salvo los daños ocasionados como consecuencia de la deflagración”, concluyendo que la misma “no guarda la más mínima relación con los componentes originales del vehículo”.
Por nuestra parte, transformar un vehículo a GLP, sea híbrido o no, es perfectamente posible y seguro siempre que se realice bajo las normas homologadas por la propia Administración de Industria para ello. Hoy, con depósitos de seguridad presurizados y conductos a prueba de choque, una alimentación por GLP es tan fiable y segura como la original de gasolina.