Ford Focus

22 marzo, 2011
MOTOR MUDIAL

Si las dos generaciones precedentes habían aportado interesantes alternativas frente a sus mejores rivales, esta última dispone de los atributos suficientes para demostrar su superioridad. El Ford Focus siempre ha significado para la marca del óvalo dinamismo en forma compacta, y en ésta su tercera generación lo complementa además con la última tecnología disponible en el mercado. Emplea la plataforma C global, que como su nombre indica, comparte para el resto de mercados y que dará lugar a 10 versiones/modelos más (familia C-MAX incluida). Esta nueva plataforma mide 2,65 m de batalla (1 cm más que la anterior), y la carrocería es 2 cm más larga (4,36 m) y estrecha que antes (1,82 m), ofreciendo unas cotas de habitabilidad similares. Sin embargo es 3 cm más alto (1,48 m) y tiene prácticamente el mismo ancho de vías de 1,54 m (+1 cm en el eje delantero).

En el interior se ha perdido ligeramente habitabilidad, pero sólo en las plazas traseras. Concretamente pierde 8 cm de espacio a la altura de los hombros que limitará la ocupación de la plaza central, mientras que en el espacio para piernas pierde unos pocos cm, a pesar del ligerísimo aumento de la distancia entre ejes. Si bien, en la práctica y con ocupantes en las plazas traseras de más de 1,80 m, no resulta especialmente incómodo ni angosto.

En cuanto al maletero, alcanza en capacidad máxima (con kit antipinchazos de serie) 363 litros, que son 22 litros menos que antes, aunque hay disponible una rueda de emergencia por 70 euros que restringe 47 litros la capacidad. Pero es en el refinamiento donde se ha dado el “do de pecho”, con calidades de plásticos mullidos de buena apariencia y tapicerías textiles de buena calidad y hasta combinada con cuero en el acabado Titanium. El salpicadero equipa dos pantallas (una en el cuadro de instrumentos) de gran tamaño, pudiendo pasar de 5 a 8 pulgadas (opcional) en la consola central.

El puesto de conducción es muy ergonómico y todo está al alcance de las manos, con un tacto de volante agradable y asientos que recogen bien el cuerpo. Si bien el freno de mano es algo voluminoso aunque no es molesto (no hay posibilidad de freno eléctrico) y la palanca de cambios manual está retrasada ligeramente quedando muy al alcance de la mano. Y si con la generación anterior se ganó en espacio y en dinamismo, con esta tercera se ha perseguido conseguir un Focus más refinado pero manteniendo el carácter deportivo del modelo. Las suspensiones son una evolución de la generación anterior que mejora su comportamiento y responden a un eje delantero MacPherson con barra estabilizadora, mientras que para el trasero se recurre al conocido multibrazo “Control Blade” con barra estabilizadora conectada a los brazos de los muelles.

En la práctica el perfecto tarado de la amortiguación impide oscilaciones de carrocería excesivos y permite conservar el confort interior, incluso con llantas de 17 pulgadas. Por su parte, la nueva dirección asistida completamente eléctrica (EPAS) logra niveles de fricción reducidos para aplicar la fuerza necesaria correcta en todo momento, optimizando la energía y por tanto el consumo, lo que se traduce en una correcta información de lo que pasa en el eje delantero.

Combinado con el nuevo control activo del par, que frena la rueda interior de la curva para mejorar el agarre, se consigue una óptima transmisión del exceso de fuerza a las ruedas delanteras.

Esta especial característica del nuevo Focus la pudimos experimentar sobre las versiones más potentes –de momento– en gasolina con el 182 CV y diesel TDCi de 163 CV con caja PowerShift, transmitiendo fielmente la posición de las ruedas sin pérdidas motrices, aunque en autopista la dirección se vuelve algo más sensible. Estos motores tienen la característica especial de transmitir su elevado par de forma gradual, muy progresivos y sin pérdidas de tracción, con el consiguiente agarre en los apoyos dando gas y sin subviraje.

El gasolina responde con energía desde 1.500 rpm (como si de un diesel se tratase) hasta 6.500 rpm, con un bonito sonido deportivo del motor y con una sexta velocidad algo larga, orientada hacia el ahorro. En esta versión las suspensiones están ligeramente endurecidas pero conservan el confort necesario. Si el EcoBoost monta una caja manual de 6 relaciones, el 2.0 TDCi es el único que puede ofrecer la caja de doble embrague PowerShift (con 140 ó 163 CV). Esta combinación es cómoda, bastante silenciosa y emite poquísimas vibraciones, además de disponer la caja de dos modos de uso, normal “D” o deportivo “S”, permitiendo esta última subir más de régimen antes de cambiar a una marcha superior.

Si queremos pasar al modo manual, debemos accionar un pulsador en el lateral izquierdo de la palanca (arriba o abajo), no estando disponible las levas en el volante.
La gama de motores parte en gasolina con los atmosféricos 1.6 TiVCT de 105 y 125 CV, para culminar con los más potentes 1.6 EcoBoost de 150 y 182 CV. En diesel se ofrece la conocida familia Duratorq TDCi de 1.6 (95 y 115 CV) y 2.0 litros, este último declinado en 115 (sólo con PowerShift), 140 y 163 CV, con lo que va bien servido. Y en los motores 1.6 TDCi y 1.6 EcoBoost con cajas de cambio manual se incluye de serie el dispositivo de arranque parada Start & Stop, homologando consumos combinados reducidos para los TiVCT de 5,9 (105 y 125 CV) y 6 litros (EcoBoost de 150 y 182 CV), mientras que en diesel bajan a 4,2 (95 y 115 CV) y 5 litros (140 CV) todos con cajas manuales, logrando 5,3 litros con la caja PowerShift (140 y 163 CV).

En el nuevo Ford Focus encontramos una gama simplificada a sólo dos acabados (Trend y Titanium), contando desde el primer nivel con un completo equipo de serie con faros antiniebla, aire acondicionado, volante en cuero, ordenador, control de crucero y radio CD MP3. En el Titanium se añade el climatizador bizona, pilotos con tecnología Led, arranque por botón, sensores de aparcamiento, Bluetooth + USB, ayuda al arranque en pendiente, llantas de aleación de 16”, luces automáticas y sensores de lluvia y presión de neumáticos entre otras cosas. Además, como promoción de lanzamiento, se ofrece sin coste un paquete adicional (valorado en 900 euros) en el nivel Trend con climatizador, sensores de lluvia y luces, retrovisor autocrómico, llantas de aleación de 16” y consola central, mientras que en el Titanium se añaden el asistente de aparcamiento activo, retrovisores abatibles eléctricamente, cristales oscurecidos y llantas de 17” (valorado todo en 710 euros).

Será comercializado en 120 países compartiendo hasta un 80% de componentes, lo que ha permitido abaratar el coste de nuevos dispositivos tecnológicos, más habituales de segmentos superiores premium. Este es el caso de los sistemas electrónicos de seguridad activa como el control de permanencia en el carril con avisador (vibración modulable en el volante), el detector de ángulos muertos, el City Safe Mode que frena e incluso detiene el vehículo ante un obstáculo a una velocidad de hasta 15 km/h, el práctico sistema de reconocimiento de señales, el control automático de luces largas y hasta un monitor de conducción segura que detecta por los movimientos de volante el cansancio del conductor y le alerta de la situación de riesgo. Todos estos dispositivos se ofrecen dentro de un paquete tecnológico opcional para el acabado Titanium por sólo 1.150 euros.

A partir del mes de abril llegan a nuestro mercado las carrocerías 5 puertas y sedán 4 puertas , partiendo de 17.700 euros la berlina con motor gasolina 1.6 TIVCT de 105 CV con acabado Trend, para alcanzar los 25.950 euros con la variante sedan equipada con el motor diesel 2.0 TDCi de 163 CV, acabado Titanium y caja PowerShift. A partir de mayo también estará disponible el nuevo Focus con carrocería familiar Sportbreak (4,56 m, casi 9 cm más que el Wagon anterior) por unos 700 euros más que la berlina, no estando previstas variantes de carrocería 3 puertas ni coupé-cabrio. La nueva gama Focus se beneficia de un descuento de lanzamiento de 1.500 euros en diesel y hasta 2.500 euros en gasolina, pudiendo acceder, como curiosidad, a un Ecoboost de 150 CV al mismo precio que un TDCi de 95 CV a igualdad de equipamiento, una vez aplicado los descuentos correspondientes. Toda una declaración de intenciones de la que daremos mayor información en la próxima revista de abril.

Versiones del modelo: 'Focus'

Ford
Ford

Tno. 91 714 51 00
Garantía: 2 años sin límit