Motor Mundial
Citroen
Citroen

Tno. 91 585 11 00
Garantía: 2 años sin límit

Suscripción a Motor Mundial
Citroen    Novedades    

Citroën C4

Con un estilo general menos rompedor del que supuso en su día su antecesor y con sólo carrocería de 5 puertas, el nuevo Citroën C4 crece en tamaño (4,33 m de largo, 1,79 m de ancho y 1,49 de alto, por los 4,26 de largo, 1,77 de ancho y 1,46 de alto del actual, o sea 5 cm más de largo, 2 de ancho y 3 de alto), conforme a la tendencia general del segmento. No es un crecimiento espectacular, pero ya le sitúa entre los compactos más grandes del segmento “C” que presentan hoy el mismo formato que tenían los coches medios de hace una década.

La habitabilidad sin embargo, varía poco, lógico si tenemos en cuenta que la plataforma de 2,61 m de batalla sigue siendo la misma, con sus mismas suspensiones por eje MacPherson delantero y semitorsional trasero. Gana sin embargo algo en maletero (Citroën afirma que es nada menos que “el mayor de su categoría”) que anuncia ahora 408 litros con sus 5 plazas (antes 320 oficiales).

Curiosamente, 408 litros es lo que anunciaba en 1995 el Xsara, y eso midiendo menos de 4,2 m…
Estéticamente, el nuevo C4 se acerca más a la imagen del C5, en su parrilla y faros (ahora sin el “cuerno” hacia arriba), y gana más empaque y presencia. Sus proporciones están bastante equilibradas, y su frontal resulta agresivo y elegante a la vez. El equipamiento también mejora, contando todas las versiones con ESP y asistente a la frenada de emergencia, y además podrá contar con versiones “microhíbridas” (o sea con ayudas del tipo “stop & start”, neumáticos de baja resistencia al avance, etc) para poder ofrecer en alguna, en concreto la 1.6 HDI de 110 CV, hasta sólo 99 grs/km de emisión de CO2 (más adelante, porque de momento el C4 e-HDI de 110 CV, con cambio pilotado de 6 velocidades se mantiene en 109 grs/km, suficiente para verse libre entre nosotros del impuesto de matriculación).

Y ya que hablamos de motores, la oferta sigue siendo la ya conocida, tanto en diesel como gasolina. En los primeros, hay dos motores base -el 1.6 HDI con 90 y 110 CV, mejorado ahora a 112 este último, y el 2.0 HDI de 150 CV-, mientras que en gasolina la oferta se escalona desde el 1.4 de 95 CV al 1.6 turbo de inyección directa (el 1.6 THP) de 150 CV, ahora potenciado a 156 CV, con el 1.6 VTI de 120 CV en el medio (ofrecido con cambio manual de 5 marchas ó automático de 4, y hasta en una versión para GLP). La última moda es que ahora Citroën opta púdicamente por no declarar la cilindrada de los mismos (los denomina simplemente por su potencia, no sabemos si para seguir una especie de “downsizing” cosmético ocultando la progresiva sustitución de los 2.0 por los 1.6), en cualquier caso son los motores de siempre, algo mejorados los HDI (92 y 112 CV) dotados todos con filtro de partículas y emitiendo todos menos de 120 grs/km de CO2 (salvo el 112 CV con ruedas “gordas” -llantas de 17 y 18 pulgadas-, que se pasa en 2 grs).

La mayor innovación es el cambio robotizado sin pedal de embrague de 6 marchas que ahora también se ofrece en el 1.6 HDI 92 CV, contando con el manual de 6 marchas los 1.6 HDI 112 CV y 2.0 HDI 150 CV (con la opción del mismo cambio robotizado de 6 relaciones en el 112 CV). Pero el 1.6 HDI manual de 92 CV sólo tiene cinco. En gasolina no hay desgraciadamente cambio manual de 6 relaciones: el único que tiene 6 es el 1.6 THP, pero tiene que ser el robotizado sin pedal de embrague. Todos los demás tienen sólo cinco, excepto el de cambio automático convencional que se queda en sólo 4, algo que ya no es de recibo hoy día.

Como buen Citroën, el nuevo C4 estrenará algún “gadget” para poder presumir ante sus rivales, que se sumarán a los ya conocidos (alerta de cambio involuntario de carril, faros de xenon direccionales, freno de mano eléctrico…). Uno será el medidor de aparcamiento lateral (detector de hueco), otro el sistema de vigilancia de ángulo muerto, y también podrá montar un limitadorregulador de velocidad programable (con posibilidad de registrar varios topes de velocidad, según condiciones de tráfico) y faros antiniebla con iluminación estática en cruces.

En cuanto al confort del conductor, los asientos delanteros podrán llevar regulación lumbar eléctrica y hasta función de masaje, con un interior con múltiples posibilidades (cambio de color de iluminación en el cuadro, sonidos polifónicos de aviso, reglaje de climatización, etc). Y además, tendrá una toma de corriente muy especial (a 230V alterna, además de la ordinaria continua a 12V). Y lo mismo que los Peugeot, el navegador incluye el servicio de alerta en caso de emergencia (aquí llamado Citroën “eTouch”), con llamada automática de urgencia en caso de avería ó accidente, con asistencia localizada).

En resumen, una segunda generación C4 bien provista de alicientes para repetir el éxito de la primera (de la que se han vendido casi 300.000 unidades en sus seis y pico años de vida, de 2004 a 2010 -ambos inclusive-), para lo que contará con la ayuda de la competitiva tarifa de precios de la marca, más necesaria que nunca en los tiempos que corren. Con presentación oficial en octubre, dentro del Salón de París, el nuevo C4 llegará en noviembre a los concesionarios para estrenarse comercialmente.