Audi Q5 2017 (Primera prueba)

10 abril, 2017
G. ROMERO-REQUEJO M.

Muy refinado y tecnológico

La segunda generación del Audi Q5 llega como el SUV medio “premium” más refinado y capaz del mercado, aligerado, con mejores prestaciones y consumos, y posibilidad de montar una alta carga tecnológica en ayudas a la conducción. Ya está a la venta en tracción delantera con el motor 2.0 TDI de 150 CV y cambio manual desde 40.550 euros.

Este nuevo Q5 es ligeramente más grande, ligero y funcional, y nos llega desde la nueva factoría de Audi en México, realizado sobre la nueva plataforma MLB Evo del grupo VW (la misma del Audi A4, A5 y Q7). Con una batalla de 2,82 m (1,2 cm más), tiene una leve mejora del espacio interior, dentro de una longitud bastante contenida (4,66 m de largo, por 1,89 de ancho y 1,66 de alto), siendo 3,4 cm más largo, un cm más ancho y 3 cm más alto que el Audi Q5 de primera generación. El maletero de 550 litros de volumen oficial con 5 plazas, cubica 10 litros más, subiendo a 1.550 litros con los respaldos traseros abatidos (se abaten por partes 40/20/40 de serie). Su volumen se aprovecha mucho dada su forma cúbica, y aparte de las anillas de sujeción, red sujetabultos (y de separación) y piso de doble cara (goma y moqueta), puede llevar también unos raíles donde fijar y desplazar los elementos de sujeción del equipaje.

El gusto por la perfección.- Dentro encontramos la funcionalidad ya conocida y bien estudiada del primer Q5. Entre los asientos delanteros y tras la palanca de cambio hay dos posavasos y un hueco portaobjetos donde colocar el soporte de recarga inalámbrica de móviles y conectarse a la antena del coche para mejorar la señal. Las plazas traseras son bastante amplias, llevan dos anclajes Isofix para asientos infantiles y la central repite la incomodidad del túnel central de la transmisión. La consola acoge las salidas centrales de la climatización, con sus botones de ajuste y climatizador de tres zonas (opcional por 835 €, o de serie en el nivel Design) y una toma de corriente a 12 V. La verdad es que las cotas internas apenas varían, pero ahora se cuenta opcionalmente con el ajuste longitudinal de la banqueta trasera (12 cm), así como de inclinación de respaldos, elevando su capacidad total con 5 plazas hasta un máximo de 610 litros. La nueva plataforma ha permitido una rebaja de peso de hasta 90 kg y pese a ser algo más alto, ve mejorada su aerodinámica (Cx de 0,30 frente al anterior de 0,33). La reducción de peso es fruto también del empleo de aceros de alta resistencia en chapas de distinto espesor, junto a un depósito de combustible con 10 litros menos (65 en vez de 75).

Audi anuncia nada menos que 14 colores de carrocería para este Q5, con tres niveles de equipamiento (Advance, Design y S-Line) y tres paquetes opcionales (S-Line exterior, S-Line deportivo y Design Selection). Además, hay otro paquete especial limitado a su lanzamiento con carrocería en gris Quantum, protecciones de plástico en gris Manhattan y retrovisores negros, con llantas de 20” ó 21”. Por fuera el coche se asemeja mucho al Audi Q7, pero con proporciones más comedidas; el frontal es muy similar, con su parrilla “single frame” metalizada y los faros con los bordes conformados por las tiras de diodos de la luz diurna, son de xenón en el nivel de acceso y por diodos en los niveles medio y alto (Matrix Led), incorporando este último también luces “dinámicas” de intermitencia, con encendido progresivo hacia un lado u otro, según el giro de volante).

Por dentro el Q5 es ahora más silencioso y su rodadura muy refinada, consecuencia de su mayor aislamiento (con cristales laminados -opcionales- en las ventanillas delanteras) y mejor aerodinámica. También mejora el equipamiento básico en la versión de acceso (faros de xenón, retrovisor interior fotosensible y apertura y cierre automático de portón, con la apertura “manos libres” opcional).

Un colchón por suspensión.- La principal novedad técnica de este segundo Q5 es la de disponer (en opción, por 2.385 €) de suspensión neumática, vinculada a la tracción integral “quattro ultra” y al selector de modos de conducción Drive Select. La suspensión normal de serie es por muelles helicoidales, ahora con 5 brazos por rueda, con la opción de la amortiguación variable Magnetic Ride (1.195 €), mientras que con la neumática los amortiguadores son igualmente regulables pero además podemos variar la altura libre al suelo en hasta 5 niveles, con dos especiales (unidos al Drive Select, los lift/offroad y allroad) para rodar en tierra. Igualmente permite jugar también con el nivel de firmeza de la amortiguación, además de bajar la altura de la carrocería al máximo en parado para facilitar la carga de objetos pesados. Así se puede bajar más la altura en autopista para mejorar la aerodinámica y subirla para rodar en tierra (en los modos de conducción “allroad y offroad”, llegando a tener en este último una altura libre al suelo de 23 cm, 2,3 cm más que con la suspensión de muelles).

Y es que aunque al propietario del nuevo Q5 le cueste psicológicamente meter al vehículo en conducción por campo, podemos asegurar que se desenvuelve más que bien por pistas de media dificultad e incluso por caminos enfangados y pequeños ríos de caudal medio-bajo, gracias a su generosa altura al suelo (21 cm con la suspensión estándar y 23 con la neumática) y a su nueva tracción quattro ultra. Situada a la salida de la caja de cambios, esta última está dotada de un embrague multidisco que acopla si es necesario el eje de transmisión a las ruedas traseras. En principio es muy similar al sistema Haldex que Audi utiliza en otros modelos de motor transversal, pero aquí lleva un engranaje en el diferencial trasero para desacoplar los palieres, lo que hace cuando se suelta el embrague multidisco, evitando que las ruedas traseras tengan que arrastrarlos disminuyendo el consumo 0,3 l/100 km de media.

Audi también ha introducido en el nuevo Q5 la dirección eléctrica del A4, con desmultiplicación variable (opcional) y en las versiones más potentes, el diferencial deportivo posterior activo LSD con reparto selectivo del par a cada rueda según el apoyo del coche en curva, lo que permite en su conjunto llevar al nuevo Q5 como un auténtico deportivo, pese a su peso y las inercias que pudiera generar.

En el interior, encontramos un nuevo climatizador más eficiente (en dos niveles) y un nuevo volante multifunción de tres radios (que puede ir calefactado), así como asientos de nuevo diseño opcionalmente con función de masaje, así como otros “gadgets” de menor utilidad (como los 30 colores disponibles de iluminación interior en el nivel Design Selection). El sistema de conectividad MMI trae pantalla táctil multifunción de 8,3”, pero en la versión superior MMI Navigation Plus (con navegador) se añade el MMI Touch, con una superficie táctil entre los asientos para introducir órdenes con los dedos (destinos en el navegador, cambios de escala o de mapa, etc). El MMi Navigation Plus también puede crear una red “wifi” para conectar hasta 8 dispositivos (si se instala antes la preceptiva tarjeta SIM). De todos modos, el MMI mantiene la conectividad dual en los entornos Android Auto y Apple Car Play, y las plazas traseras disponen también de acceso a los mismos mediante “tablets”. Como en los últimos Audi, el cuadro digital virtual (Virtual Cockpit) es siempre opcional, y si se pide el cuadro pasa a ser una pantalla de 12,3” de configuración variable, unido a la extensión del Audi Connect (con control por voz integrado, asistente de navegación predictiva -memoriza indicaciones y las recuerda, señalando retenciones y rutas alternativas-, datos de servicios por Internet (restaurantes, gasolineras, tráfico, información del tiempo, etc). También en opción tenemos sistemas auxiliares como el Head-Up Display, asistente de aparcamiento semiautomático, apertura y cierre eléctricos de portón mediante sensor, etc.

Motores disponibles.- El nuevo Q5 llega a España por ahora con cuatro propulsores, tres diesel TDI y un TFSI de gasolina, todos de dos litros de cubicaje y 4 cilindros, con inyección directa y turbocomprimidos. El único gasolina disponible es el 2.0 TFSI biturbo de inyección dual (directa e indirecta), que sobre el bloque clásico de 4 cilindros y 1.984 cc logra extraer 252 CV, con un consumo oficial de 6,8 lts/100 km (154 grs/km de CO2). Los diesel parten todos del clásico 2.0 TDI de 4 cilindros y 1.968 cc, en tres niveles de potencia; 150, 163 y 190 CV. En julio, además de aterrizar el TDI 190 CV vendrá el V6 3.0 TDI, con 286 CV y 63,2 mkg de par, con tracción quattro y cambio Tiptronic de 8 velocidades. Y ya que hablamos de cambios, de momento todos vienen con el automático S tronic de doble embrague y 7 marchas, salvo el 2.0 TDI de 150 CV que debe conformarse con el cambio manual de 6 velocidades, además de ser el único sin tracción total. Para más adelante la oferta en gasolina se completará con el SQ5, con el motor V6 3.0 TFSI con 354 CV y 51 mkg de par y ya para final de año, también se espera el Q5 híbrido enchufable.

Audi engloba las ayudas a la conducción opcionales en los paquetes Tour, City y Parking, incorporando el primero el asistente predictivo de eficiencia, el programador de velocidad activo (con asistente de conducción en atascos, el “Audi Traffic Jam Assist”), la alerta de tráfico posterior transversal (Audi Cross Traffic Assist Rear), la alerta por cambio involuntario de carril… El City incluye casi todo lo que falta, desde el aviso de proximidad de un vehículo (por testigo luminoso interior de puertas) por el lado donde se abren las puertas (Audi Exit Warning), a la alerta por presencia de peatones y vehículos delante, capaz de frenar de forma autónoma si es necesario (Audi Pre Sense City), dejando como única opción el aparcamiento automático en línea y batería (Audi park assist) para el paquete Parking.

Ni que decir tiene que entre los tres niveles de acabado Advance (2.800 €), Design (5.300 €) y S Line (8.300 €) más los tres paquetes de equipamiento (los dos S Line y el Design Selection) más los otros tres de seguridad (Tour, City y Parking), el precio final de este nuevo Q5 puede irse muy por encima de los precios oficiales anunciados por la marca.

Precios (€)
2.0 TDI 150 CV 40.550
2.0 TDI 163 CV quattro ultra S tronic 46.800
2.0 TDI 190 CV quattro ultra S tronic 49.500
2.0 TFSI 252 CV quattro ultra S tronic 55.850

Versiones del modelo: 'Q5'

Galeria de fotos

foto: 01 Audi Q5 2017.jpgfoto: 02  Audi Q5 2017.jpgfoto: 03  Audi Q5 2017.jpgfoto: 04  Audi Q5 2017.jpgfoto: 05  Audi Q5 2017.jpgfoto: 06  Audi Q5 2017.jpgfoto: 07  Audi Q5 2017.jpgfoto: 08  Audi Q5 2017.jpgfoto: 09  Audi Q5 2017.jpgfoto: 10  Audi Q5 2017.jpgfoto: 11  Audi Q5 2017.jpgfoto: 12 Audi Q5 2017.jpgfoto: 13  Audi Q5 2017.jpgfoto: 15  Audi Q5 2017.jpgfoto: 16  Audi Q5 2017.jpgfoto: 16 b Audi Q5 2017.jpgfoto: 16 c Audi Q5 2017.jpgfoto: 16 d Audi Q5 2017.jpgfoto: 16 e Audi Q5 2017.jpgfoto: 16 f Audi Q5 2017.jpgfoto: 16 g Audi Q5 2017.jpgfoto: 16 h Audi Q5 2017.jpgfoto: 16 i Audi Q5 2017.jpgfoto: 16 j Audi Q5 2017.jpgfoto: 16 k Audi Q5 2017.jpgfoto: 16 m Audi Q5 2017.JPGfoto: 17  Audi Q5 2017.JPGfoto: 18  Audi Q5 2017.jpgfoto: 19  Audi Q5 2017.jpgfoto: 20  Audi Q5 2017.jpgfoto: 21  Audi Q5 2017.JPGfoto: 22  Audi Q5 2017.JPGfoto: 22 b Audi Q5 2017.JPGfoto: 23  Audi Q5 2017.JPGfoto: 24  Audi Q5 2017.JPGfoto: 25 Audi Q5 2017.jpgfoto: 26 Audi Q5 2017.jpgfoto: 26 b Audi Q5 2017.jpgfoto: 27 Audi Q5 2017.jpgfoto: 28 Audi Q5 2017.jpgfoto: 29 Audi Q5 2017.jpgfoto: 30 Audi Q5 2017.jpgfoto: 31 Audi Q5 2017.jpgfoto: 32 Audi Q5 2017.jpgfoto: 33 Audi Q5 2017.jpgfoto: 34 Audi Q5 2017.jpgfoto: 35 Audi Q5 2017.jpgfoto: 36 Audi Q5 2017.jpg
Audi
Audi

Tno. 93 402 89 67
Garantía: 2 años sin límit