Nuevo Audi A7 Sportback

12 noviembre, 2010
J. ROBREDO

El A6 más deportivo

Audi se adelanta al Salón de París con la presentación estática de su A7 Sportback, situado entre las berlinas A6 y A8, con 5 puertas, que rescata la carrocería con portón para el segmento alto de las berlinas, enmascarada eso sí, como “coupé de 4 puertas”, como manda la moda.

Con casi 5 metros de largo, 4 puertas y portón, 4 plazas y 4 potentes motores V6 (dos diesel y dos gasolina), he aquí un elegante y dinámico coupé/berlina destinado a una clientela de alto poder adquisitivo, como lo confirma un precio de salida de la versión básica en torno a los 56.000 euros. Con el A7, Audi busca ante todo ampliar el segmento del mercado de lujo con una nueva oferta entre el A6 y el A8 (como hace dos años hiciera con el A5), y nada mejor para ello que recurrir a sus carrocerías Sportback de 5 puertas. Grande y elegante, combina el carácter emocional de un coupé, el confort y el prestigio de una berlina y la funcionalidad cotidiana de un familiar Avant, reuniendo todo ello bajo un estilo refinado, una presencia contundente y un gran poder de atracción.

Su imagen es muy Audi, con su largo capó y la parrilla “singleframe” modificada que ha estrenado recientemente el A8, menos maciza y pesada que antes. Los faros adoptan una nueva interpretación, con la luz de cruce por diodos formando un dibujo personal, buscando siempre dar sensación de anchura, a lo que también contribuye el diseño de las anchas y planas tomas de aire en la parte inferior del morro. Pero sin duda, una de sus vistas más atractivas está en el lateral, que mantiene el “ADN” de Audi, con una relación de dos tercios de chapa por uno de superficie acristalada, bajo unas proporciones que le hacen parecer un coupé al tiempo que la puerta trasera y la tercera ventanilla de custodia se integran con naturalidad en su línea, aligerando el aspecto de la zaga. Todo ello rematado por unos grandes pasos de ruedas para poder alojar llantas de 18 a 20 pulgadas de diámetro, con neumáticos 235/55, con los retrovisores externos fijados sobre las puertas.

Por detrás, el techo desciende suavemente hasta llegar a la línea de cintura de la carrocería, jugando con la proporción de formas para que la línea de coupé no se vea alterada. El portón de accionamiento eléctrico ofrece un gran ángulo de apertura, y la carga se efectúa con facilidad, dada la reducida altura del borde de la carrocería; además, lleva un alerón retráctil que se eleva cuando el coche alcanza los 130 km/h y desaparece al bajar a menos de 80 km/h. Finalmente, por abajo asoman dos tubos de escape ubicados en las esquinas, que aumentan la sensación de anchura, y entre ellos el difusor de efecto suelo pintado en el color de la carrocería.

En conclusión, un coche escultural y llamativo de 4,97 m de largo, con una batalla de 2,91 m, 1,91 m de anchura y 1,42 m de altura, así como unas vías de 1,64 y 1,63 m. Y muy aerodinámico (su Cx es de sólo 0,28) a la vez que no demasiado pesado, ya que para ayudar a la máxima eficiencia, su carrocería emplea hasta un 20% de aluminio (las 4 puertas, capó delantero, portón, etc) así como aceros de última generación. Valga como ejemplo que el A7 3.0 V6 TDI de 204 CV con cambio Multitronic pese sólo 1.693 kg, 25 menos que su hermano pequeño, el A5 Sportback de igual motor y transmisión.

El elemento más característico del interior del A7 Sportback es el denominado “wrap around”, una línea horizontal que envuelve al conductor y acompañante y que proporciona sensación de seguridad. Cada detalle del amplio y lujoso habitáculo se ha realizado con mucho esmero, con materiales elegidos con sumo cuidado y la calidad de acabado no entiende de concesiones y se sitúa a un ni-vel artesanal. El A7 Sportback ha sido concebido como un 4 plazas, con los asientos delanteros montados en una posición baja, al más puro estilo deportivo, ajustables de serie en diez posiciones (y en opción hasta en 14, si se eligen los asientos deportivos).

En la segunda fila encontramos dos cómodos asientos individuales, con un muy generoso espacio para las piernas gracias a la larga batalla del coche, incluso para personas de gran estatura, además de con un cómodo acceso al vehículo. Y gracias a su portón, el A7 es un automóvil muy versátil, con un amplio maletero revestido de una elegante moqueta, con 535 litros de capacidad -un volumen muy notable si tenemos en cuenta el escaso voladizo posterior-, que aumenta hasta los 1.390 litros abatiendo el respaldo dividido de los asientos traseros.

El puesto de conducción, fuertemente orientado hacia el conductor, consta del cuadro de instrumentos, los difusores de aire y los elementos de mando. El acabado en aluminio hace que los mandos giratorios destaquen de manera especial. Tanto la corredera del cambio como la tecla Start-Stop se presentan iluminadas desde el interior en un discreto color rojo. El monitor de a bordo de (6,5”) va empotrado en el centro del salpicadero y al conectar el encendido emerge rápidamente.

El cuadro de instrumentos también va orientado hacía el conductor, incorporando la unidad de mando del climatizador automático y otras teclas secundarias. El resto de funciones se manejan a través del control MMI (Multimedia Interface), que se encuentra sobre el ancho túnel central, que forma un componente individual sin conexión con la consola central. En el aspecto mecánico, el A7 Sportback se ofrece de entrada con cuatro motores de 6 cilindros en V, dos de gasolina y dos de gasóleo, todos alimentados con inyección directa y sobrealimentación.

El primer motor de gasolina es el 2.8 FSI de 204 CV a 5.250 rpm y un par máximo de 28,6 mkg de 3.000 a 5.000 rpm. Va asociado a una caja de cambios S tronic de 7 velocidades con tracción total quattro, pudiendo acelerar de 0 a 100 km/h en 8,3 segundos (235 km/h de velocidad máxima), con un consumo combinado de 8,0 l/100 km y 187 g/km de CO2. Le sigue el motor 3.0 TFSI (300 CV de 5.250 a 5.500 rpm, y 44,9 mkg de par entre 2.900 y 4.500 rpm). Este es el único de los cuatro motores que lleva doble sobrealimentación por separado, primero por un compresor volumétrico, y después por un turbocompresor. Con tal potencial, el cambio S tronic y la tracción quattro, el coche acelera de 0 a 100 km/h en sólo 5,6 segundos, con su velocidad máxima autolimitada a 250 km/h, arrojando un promedio combinado de consumo de 8,2 l/100 km (190 grs/km de CO2).

Los dos V6 diesel montan el 3.0 TDI, bien con 204 CV entre 3.750 y 4.500 rpm, que es sin duda el más ecológico (139 grs/km de CO2 y un consumo homologado de sólo 5,3 l/100km), o bien con 245 CV (entre 4.000 y 4.500 rpm, y un par máximo de 51 mkg de 1.400 a 3.250 rpm. Este último lleva el cambio S tronic y tracción total quattro, lo que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos con una velocidad máxima limitada a 250 km/h, y un consumo ponderado de 6,0 l/100 km (158 grs/km de CO2), aunque en esto último le bate el 3.0 TDI de 204 CV, con tracción sólo delantera y cambio Multitronic, que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 8,1 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 234 km/h. El tren de rodaje es el deportivo, con eje delantero de 5 brazos y trasero de brazos trapezoidales con control de vía, garantía de confort, configurando una suspensión independiente a las cuatro ruedas. Si se desea una suspensión más refinada, se puede pedir en opción la suspensión neumática, con tres niveles de regulación electrónica de altura.

La dirección de asistencia electromecánica responde a un nuevo desarrollo, sin consumo de energía cuando circula en línea recta. Los cuatro frenos de disco de grandes dimensiones van autoventilados, y la tracción quattro es de última generación, que sustituye el diferencial central Torsen por otro llamado central de corona (más pequeño), manteniendo en opción el diferencial trasero autoblocante. El par se reparte 40/60 delante/detrás y puede enviar hasta el 70% al eje delantero y 85% al trasero.

Impresiona ver la cantidad de elementos de seguridad que incorpora el A7, como el Adaptative Cruise Control con función Stop&Go, (para mantener distancia de seguridad frente al vehículo que nos precede), el sistema MMI (para configurar dinámicamente el comportamiento del vehículo en tres opciones de funcionamiento), y luego otros más como el aviso de salida de carril, detector de limites de velocidad mediante lector de señales, asistente de visión nocturna por cámara termográfica, sistema externo de precolisión, asistente de aparcamiento con volante activo e inteligente con sensores ultrasónicos, así como sistema opcional “head-up display”, que proyecta los datos más importantes en forma de símbolos y cifras sobre el parabrisas. En suma, todo un concentrado de tecnología sobre ruedas cuyas primeras entregas a los clientes se iniciarán en el próximo mes de noviembre, desde un precio inicial de unos 56.000 euros.

Versiones del modelo: 'A7'

Audi
Audi

Tno. 93 402 89 67
Garantía: 2 años sin límit