Cerrar

Aprobado el Plan MOVALT

8 noviembre, 2017
J. GETE
Incentiva la compra de vehículos de energías alternativas

El nuevo plan aprobado ayer por el Gobierno que reemplaza al MOVEA se llama MOVALT, e incentiva la compra de vehículos de energías alternativas y la instalación de puntos de recarga eléctrica para administraciones, empresas públicas y privadas.

El Gobierno, por medio del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, a través del IDAE, va a destinar un presupuesto de 35 millones de euros para actuaciones dirigidas a fomentar una movilidad alternativa y eficiente, incentivando con 20 millones de euros la adquisición de vehículos de combustibles alternativos (GLP, gas natural, eléctricos y pila de combustible) y con otros 15 millones de euros la instalación de infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos. Las ayudas a la compra de vehículos oscilarán entre 500 y 18.000 euros, en función del modelo elegido.

El estímulo que se da desde este plan para la instalación de nuevas infraestructuras destinadas a la recarga de los vehículos eléctricos incentiva además de la carga en vía pública y en la red de carreteras, los puntos de recarga de uso privado en zonas de estacionamiento de empresas, así como los de uso público no residencial (hoteles, centros comerciales, etc), aspecto primordial para favorecer la movilidad alternativa.

Desde la patronal de los concesionarios Faconauto, GANVAM (Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor) y asociaciones de fabricantes como ANFAC, se valora positivamente el nuevo Plan MOVALT, sin embargo Faconauto considera poco ambicioso su presupuesto y echa de menos que se vincule a la renovación en general del parque. Desde la patronal de los concesionarios consideran esencial que las Administraciones estén dando continuidad en el tiempo a estos incentivos oficiales, ya que, sin ellos, la necesaria expansión de los vehículos de bajas emisiones por parte de empresas y particulares será más lenta, en un mercado que empieza a dar señales de estar maduro.

Tampoco GANVAM considera que el Plan Movalt logre una movilidad sostenible, ya que sacrifica la demanda real en detrimento de la potencial al no apoyar los motores tradicionales y no facilitar el achatarramiento de los coches más viejos. En opinión de GANVAM, también sería necesario apoyar a los motores de combustión tradicional, que suponen más del 95% de las matriculaciones. En 2021 se estima que los c,oches de más de diez años alcanzarán el 63% del parque, con el consiguiente impacto negativo para la siniestralidad y el medio ambiente.

Ganvam propone un plan sólido de incentivos que, con continuidad apoye a los modelos nuevos o usados jóvenes de última generación, ya sean de combustión tradicional o alternativa. De esta forma, al dar continuidad y seguridad a las ayudas, se disipará también la incertidumbre que frena dar el salto a las nuevas energías, propiciando que la entrada en el parque de los modelos de “cero emisiones” sea más ágil.

ANFAC opina que la transición hacia una movilidad baja en carbono necesita del impulso de las administraciones hasta que ésta adquiera el adecuado ritmo, con lo que ven necesario mantener en el tiempo los planes de estímulo a la movilidad con vehículos de energías alternativas para que este tipo de vehículos logren una adecuada velocidad de crucero en sus matriculaciones. Además espera que esta transición hacia una movilidad baja en carbono se acompañe de otras medidas por parte de la Administración, tales como la modificación de la actual figura del Gestor de Carga para que se favorezca el despliegue de la infraestructura de recarga de una manera eficiente, ágil y flexible.

Por último, no se debe de olvidar que muchos de los vehículos alternativos que están a la venta hoy se fabrican en España (algunos de ellos se hacen aquí en exclusiva para todo el mundo), con el consiguiente beneficio para la industria española. En las plantas españolas se ensamblan en la actualidad más de una decena de vehículos alimentados por energías alternativas. Así, se producen cuatro modelos diferentes que utilizan exclusivamente electricidad para mover su motor. Además, encontramos siete turismos y un vehículo industrial que pueden alimentarse por gas.